Uncategorized

En el aniversario de los Derechos Humanos

derechos-humanos

Pienso que sobre todo tres cosas: rezar, no quedarnos callados, sino dar la máxima publicidad posible a lo que está pasando para que la gente se entere.

 A finales de 2016, se han cumplido sesenta y ocho años desde que la ONU promulgase su «Declaración Universal de Derechos Humanos», ciertamente uno de los documentos más importantes del siglo XX. Sobre él, el Beato Pablo VI, con motivo de su XX aniversario escribió: «En 1948, las Naciones Unidas, después de la trágica experiencia de la Segunda Guerra Mundial, publicó solemnemente su ‘Declaración Universal de los Derechos del Hombre’; y, durante los años pasados, este precioso documento ha sido presentado a toda la Humanidad como un ideal parta la comunidad humana».

 Actualmente los derechos humanos se ven amenazados sobre todo por el relativismo, la ideología de género… Si no sabemos distinguir el Bien del Mal, la Verdad de la Mentira y llegamos a afirmar que laLey Natural es una reliquia ideológica y un vestigio del pasado, es indudable que los derechos humanos están seriamente amenazados, que es lo que en realidad sucede hoy en día.

 Estas ideologías a las que hemos hecho referencia, no van a decirnos que están contra los derechos humanos, sino que nos hablarán de neoderechos, o nueva generación de derechos humanos, pero que en realidad se oponen frontalmente a los Derechos Humanos de 1948.

 Así el derecho a la vida (art. 5) se ve contradicho por el presunto derecho al aborto y la eutanasia…, a la familia (art. 16) se opone la ideología de género…, ante la libertad de conciencia y de religión (art. 18) nos encontramos con el no respeto a la objeción de conciencia…, a la libertad de opinión y de expresión (art. 19) se opone el adoctrinamiento escolar al que el Estado pretende obligar…, el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones (art. 26) es atacado por la obligación de enseñar la ideología de género…, el derecho de los médicos psiquiatras (también los psicólogos), a ejercitar libremente su profesión atendiendo a sus pacientes homosexuales que buscan libremente la heterosexualidad, se ven penalizados con cuantiosas multas (en Madrid de 20001 euros a 45000 euros según la Ley Cifuentes). En pocas palabras nos quieren imponer «ideológicamente» un «pensamiento único» que anule la libertad y el coraje de buscar la verdad de la persona humana.

 Ahora bien ¿qué podemos hacer? Pienso que sobre todo tres cosas: rezar, no quedarnos callados, sino dar la máxima publicidad posible a lo que está pasando para que la gente se entere, pues recuerdo lo que me decía a este respecto un médico de Madrid: «cuando se lo cuento a mis colegas médicos, no se lo creen, Les tengo que decir que lo he leído directamente en la Ley, en los artículos 70 c y 72-3 y mandarles la Ley por correo electrónico para que vean que no exagero».

Por último está el recurso al voto. El ideal democrático consiste en proteger y respetar los derechos humanos que posee el hombre por su dignidad intrínseca. Muchos de estos derechos son «valores fundamentales, como el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas. Estos valores no son negociables» (Benedicto XVI, Encíclica «Sacramentum caritatis» nº 83).

Actuar contra la Declaración Universal de Derechos Humanos, la original…, es no sólo ponerse del lado del Mal, sino vulnerar la democracia. Quien no defiende los valores fundamentales, no debiera contar con mi voto, tanto más que para muchos políticos, es el único lenguaje que entienden.

Pedro Trevijano (edit.), InfoC., Dic. 2016

Estándar
Uncategorized

Épocas del Hombre

Fábula

burro45

 Dios creó al burro y le dijo:

Serás burro, trabajarás incesantemente de sol a sol, cargando bolsas en el lomo, comerás pasto, no tendrás inteligencia y vivirás 50 años.

El burro contestó:

Seré burro pero vivir 50 años es demasiado para mí, dame solo 20 años. -Y Dios se lo concedió-.

 Creó Dios al perro  y le dijo:

Serás perro, cuidarás de la casa del hombre, serás su mejor amigo, comerás los huesos que él te dé y vivirás 30 años.

El perro  contestó:

Señor, seré perro pero vivir 30 años es demasiado para mí, dame 15 años. -Y Dios se lo concedió-.

 Dios creó al mono  y le dijo:

Serás mono, saltarás de rama en rama haciendo payasadas, serás divertido y vivirás 20 años.

El mono  contestó:

Señor,  seré mono pero vivir 20 años es demasiado para mí, dame 10 años.  -Y Dios se lo concedió-.

Finalmente Dios creó al hombre y le dijo:

Serás hombre, el único ser racional sobre la tierra, usarás tu inteligencia para destacar sobre los animales, dominarás el mundo y vivirás 20 años.
El hombre respondió :

Señor, seré hombre, pero vivir solo 20 años es muy poco para mí. Dame los 30 años que el burro rehusó, los 15 que el perro no quiso y los 10 que el mono rechazó.-Y así se lo concedió Dios-.

 … Y desde entonces el hombre vive: veinte años como hombre. Luego se casa y pasa treinta años trabajando como un burro. Después, cuando los hijos se marchan, vive quince como perro cuidando y “guardando”  la casa, para luego llegar a viejo y vivir diez años como mono, saltando de casa en casa y haciendo payasadas para divertir a los nietos.

Estándar
catolicos en el mundo, Uncategorized

El Marxismo Cultural

karl-marx1.jpg

¿Qué es exactamente el Marxismo Cultural, contra la que la mayoría silenciosa de la población Occidental parece que comienza a levantarse?

 Pues bien, el Marxismo Cultural, obra de la Escuela de Frankfurt, es la estrategia para debilitar y de hecho exterminar el cristianismo y la cultura occidental. Una estrategia que ha tenido un éxito arrollador en Occidente.

 A principios del XX muchos radicales marxistas y anarquistas vieron con rabia como las masas no se levantaban en revolución sangrienta y espontánea por toda Europa. El italiano comunista Antonio Gramsci decía que los obreros no se levantaban en revolución porque estaban impregnados de la cultura tradicional occidental en todas sus formas y síntomas: los hombres eran hombres y se comportaban como tales, las mujeres eran mujeres  y se comportaban como tales, la gente creía en Dios, los Europeos estaban orgullosos de su historia, los franceses seguían orgullosos de su imperio, los británicos seguían orgullosos de su imperio, los españoles seguían orgullosos de haber desarrollado un Nuevo Mundo, todos daban por seguro que la Cristiandad era la verdadera religión y las otras religiones falsas, y todos seguían defendiendo que el “todo” Occidental, desde Mozart a Da Vinci, de Copérnico a Cervantes, de San Alberto Magno a Mendel,  desde Pasteur hasta Tesla,  de Shakespeare a Volta y desde Wagner hasta Miguel Ángel, era superior a las otras culturas. Esto era, según Gramsci, el freno mayor, el impedimento y barrera que no dejaba avanzar la revolución en Occidente.

 Para contrarrestar esto, Gramsci decía que había por todos los medios que extirpar la cultura cristiana occidental en un “combate cultural”, al que él llamaba “camino largo” o “marcha larga”. Esta “marcha larga” debía dirigirse hacia todas las instituciones: universidades, escuelas, museos, iglesias, seminarios, periódicos, revistas, hoy día también televisión, cine, etc. desde donde se propague una anti-cultura que acabe con los cimientos y las convicciones de la cultura cristiana occidental para que la gente, una vez debilitada en sus convicciones, se adhiera a los ideales marxistas que antes habían rechazado de forma natural.

 Así pues nace la teoría (después puesta en práctica con increíble éxito como vemos hoy día) que hay que destruir todo (y a todos) lo que defienda o promueva el Cristianismo, la familia tradicional, el rol natural del hombre y la mujer, las etnias autóctonas europeas, la superioridad de la literatura, arte, y música europea, la creencia en Dios, el orgullo en la historia europea, el hetero-sexualismo, y en fin todo lo que componía la cultura y realidad Occidental Cristiana. Había de debilitar cual quinta columna desde dentro la cultural de occidente, debilitar la creencia en Dios, en la Ley Natural, en el Orden Natural de la sociedad y había que defender todo lo que fuera anti cristiano, anti Europa, anti Occidente.

 Así, en el 1923 nace en Frankfurt Alemania el Instituto para la Investigación Social o simplemente la Escuela de Frankfurt financiada por Félix Weil para diseminar y llevar a la práctica, la estrategia concebida por Gramsci. Sobre el objetivo de esta Escuela decía George Lukacs: “Vi la destrucción revolucionaria de la sociedad como la única solución para las contradicciones culturales de la época… Tal volteamiento mundial de valores no puede ocurrir sin la aniquilación de los antiguos valores y la creación de otros nuevos por los revolucionarios”.

Otros pensadores Marxistas se unieron al esfuerzo con dedicación: Adorno, Marcuse, Fromm, Benjamin, Horkheimer, etc. De inmediato la Escuela tuvo muchísimo éxito y tanto en el mundo académico como en el cultural se empezó a notar la puesta en práctica de la estrategia, algo muy reflejado en la decadencia de a finales de la década, o sea los ¨locos¨ años 20.

Sin embargo, tanto el trabajo como la influencia en la cultura del instituto se detuvo bruscamente por la gran Depresión primero y por la guerra mundial después. Muchos de los grandes arquitectos de la Escuela de Frankfurt se instalaron en la Universidad de Columbia de Nueva York y esperaron tiempos más favorables para impulsar de nuevo su revolución cultural. No fue sino hasta la década de los 60s cuando una nueva generación de adolescentes y jóvenes ingenuos que no conocían la depresión ni la guerra mundial tomo de nuevo el proceso revolucionario de la Escuela de Frankfurt. De ahí que la estrategia de la Escuela de Frankfurt “explotara” con rotundo éxito en los 60s por todo occidente.

Así, la obra “Eros y civilización” de Marcuse se convirtió en el máximo fundamento doctrinal de ll generación  hippie. También es Marcuse quien reenfoca los esfuerzos del Marxismo Cultural poniendo como máximo objetivo el ganarse y adoctrinar (lavar el cerebro) a los universitarios de clase media y alta.

Por su parte Max Horkheimer afirma en su “Teoría Critica” que la manera de destruir la civilización occidental era el ataque sistemático a todos sus valores asociados a esta, y así, por ejemplo, defendía la destrucción del matrimonio y la familia con hijos llegando a decir que el matrimonio puede ser cualquier tipo de unión donde intervenga la atracción sexual sin ningún fin concreto. De la misma manera Fromm decía que la masculinidad y la feminidad no eran reflejo de diferencias biológicas, sino que era imposición debida a la “opresión” que los heterosexuales ejercían en la sociedad.

Así, a la teoría y estrategia de la Escuela de Frankfurt, una vez puesta en práctica, esto es una vez que salió del salón de clase y empezó verdaderamente a destruir la cultura cristiana occidental, se le llamo Marxismo Cultural.

Según el Marxismo Cultural, las personas de cultura occidental son por definición una clase opresora y malévola por naturaleza. En contraste, la nueva clase oprimida y buena por naturaleza está constituida por todos los individuos de cultura, religión y etnias no occidentales o por las minorías que contradicen en sus acciones y pensamiento lo tradicional cristiano: todas las razas no blancas, homosexuales, inmigrantes del tercer mundo, feministas, ateos “científicos”, musulmanes, etc.

Entre las armas que usa este Marxismo Cultural producto de la Escuela de Frankfurt para la destrucción de la Cultural Cristiana Occidental esta la inmigración masiva de gentes del Tercer Mundo (básicamente de Asia y Africa), con religiones y culturas ajenas a la Europea, y la imposición de leyes de “discriminación positiva”  que favorezcan a todas las “minorías” (desde los homosexuales hasta todos los que practican religiones no Cristiana) y una fuerte imposición de leyes que atenten contra los derechos de todos aquellos que defiendan la Ley Natural Moral, la cultura occidental, el rol natural de los hombres y las mujeres, la familia tradicional, etc.

En su ensayo “Tolerancia Represiva”, Marcuse da nacimiento indirecto a lo que se convertiría después en el concepto de nuestros días de lo “Políticamente Correcto” o sea la dictadura del pensamiento que condena con el martillo del rechazo, la vergüenza e incluso la multa o la cárcel a todo aquel que se atreve a cuestionar los nuevos “dogmas” impuestos a golpes y lavado de cerebro por el Marxismo Cultural.

De ahí que entendemos que el propósito del Marxismo Cultural era destruir todo lo que hasta entonces había sido la Civilización Occidental: la cultura, la Ley Natural, el rol masculino en la sociedad, el rol femenino en la sociedad, la creencia en Dios, todo lo pro europeo, todo lo pro cristiano, la historia basada en la superioridad de una civilización e historia fundamentada en la verdadera religión cristiana.

De esa manera y después de la gran “explosión” del Marxismo Cultural en la década de los 60s, EEUU. y el resto de occidente lleva ya casi 50 años sufriendo bajo esta revolución cultural y social impuesta por los medios de educación y comunicación. Más aun, los últimos 8 años de Obama solo sirvieron para acelerar al máximo la profundidad y la devastación de esta.

Durante los últimos 8 años Obama impuso a martillazos y de manera radical la revolución de la Escuela de Frankfurt, y por supuesto, la Europa occidental siguió el ejemplo de su referente por excelencia (EE. UU) intentando copiar en todo a Obama para demostrar lo “modernos” que eran (como decimos en EE. UU, ¨monkey see, monkey do¨).

La Contrarrevolución

Por eso parece que está despertando una Contrarrevolución. Una Contrarrevolución que ha tardado 50 años en llegar pero que finalmente está aquí presente. El Brexit inglés es también síntoma de que la contrarrevolución ha comenzado. La gente se revela, la mayoría silencia empieza a hablar, y los engendros masónicos volterianos se empiezan a tambalear.

En EE. UU una mayoría silenciosa, oprimida, ignorada, burlada, por las elites de la CNN, ABC, MSNBC, HBO, Hollywood, NBC, etc. y el establishment de Washington DC, se revelo contra la dictadura de lo políticamente correcto apoyando, contra viento, marea y la mega colosal propaganda mediática que buscaba destruirlo a toda costa al candidato Republicano, que si bien no es todo lo deseable, presenta ciertas objeciones al  Marxismo Cultural reinante en todas las elites, desde Lady Gaga hasta Miley Cyrus, desde Katy Perry hasta Madonna (que ofrecía sexo oral a quienes votaran contra Trump), desde los reporteros de la CNN hasta los actores de cine de los Avengers (Vengadores). Se espera que con este nuevo gobierno, se pueda salvar la Corte Suprema de EE.UU.,  en EE. UU el Tribunal Supremo es poderoso, en muchas ocasiones los 9 jueces vitalicios del Supremo tienen más poder que el mismo Presidente y el Congreso. Solo el Tribunal Supremo de EEUU puede limitar el aborto, defender la familia cristiana, defender la verdadera libertad religiosa, interpretar las leyes y la Constitución, el nuevo presidente, prometió llenar las vacantes con jueces pro vida y pro familia y de hecho ya dio una lista con nombres de potenciales candidatos, todos defensores de la vida y la familia…

Roniel Aledo / militar de EEUU, ex analista de inteligencia (ctr.) de la CIA y oficial de operaciones del Pentágono que reside en España desde diciembre del 2015, trabaja para la empresa de Big Data Futurespace  y colabora con el Grupo GEES.

 

Estándar
Uncategorized

Cuando el Destino nos alcance

sem-destino

Si matando, persiguiendo a la Iglesia, torturando, robando y oprimiendo la posibilidad de que se nos otorgue la salvación eterna fuera exactamente la misma que orando, ayunando, sacrificándose y viviendo en pobreza, entonces el camino del Bien y la virtud sería un camino que llevaría al Cielo lo mismo que el camino del mal y del vicio.

 O dicho de otra manera, a la inversa, el camino del Bien y la virtud conduciría al infierno exactamente lo mismo que el camino del Mal y del vicio.

 No sé, pero tengo la sospecha de que la Biblia no dice exactamente eso, ni algo parecido, ni algo que lejanamente suene a eso. Si no recuerdo mal, ¿Jesús no nos habló de dos caminos, uno de los cuales llevaba a la salvación y el otro a la condenación?

 Si todo da lo mismo, como pretenden algunos, prefiero llegar al Cielo por el camino más cómodo posible. Pero no, no es así. Las cosas no son así, porque Dios no es así. Yo creo en el Dios de la Biblia, no en el Dios del buenismo. A los buenistas les da lo mismo todo, porque a su dios le da lo mismo todo.

 Sin embargo, os aseguro que al Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob NO le da lo mismo todo. Cada acción tiene sus consecuencias. Y hay acciones que tienen consecuencias eternas. Hay acciones que matan el alma. Hay actos que llevan al infierno.

 Jamás he afirmado que Fidel Castro esté en el infierno. Ni lo he dicho ni lo he escrito ni lo pienso. Sólo digo que Fidel Castro, después de toda una vida repleta de acciones gravísimas, acciones que llevan a la condenación eterna, sin que nos conste su arrepentimiento en ningún momento de su larga vejez, ha afrontado el juicio inapelable y riguroso de Dios. Sólo he dicho eso y nada más que eso. Nada sé del resultado del Juicio Divino acerca de esa alma en concreto. Pero del Juicio en general sé lo que nos ha dicho Dios: porque el juicio será sin misericordia para el que no ha mostrado misericordia (Santiago 2, 13).

 ¿Dónde está Fidel Castro ahora? Os lo voy a decir, o está en el lugar donde hará penitencia (El Purgatorio) y no saldrá hasta pagar, incluso la última pequeña moneda (Lucas 12, 59), o está en el lugar donde ya no tiene que hacer ninguna penitencia, porque la sangre de Cristo no fue derramada por él y su nombre no se encontró en el Libro de la Vida.

José Antonio Fortea C., pbro. / blog Nov. 2016 (edit.)

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Uncategorized

Catolicismo vs Protestantismo / Apple vs Microsoft

apple-vs-microsoft

Según cuenta la película “Piratas de Silicon Valley”, cuando Apple comenzó a diseñar el primer sistema operativo en modo gráfico (muy superior hasta el entonces reinante MS-DOS) el fundador de Microsoft, Bill Gates, engañó a Steve Jobs, fundador de Apple, para que le pusiera a su disposición prototipos de sus nuevos ordenadores. Le había dicho que quería crear aplicaciones para su nuevo sistema operativo, pero lo que hizo fue copiarlo dando a luz al conocido “Windows”.

 Cuando Steve Jobs vio que salían al mercado ordenadores compatibles con IBM precargados con Windows, un pseudo-sistema operativo que copiaba al calco casi todas sus funcionalidades, como el uso del ratón, ventanas, etc., se sintió traicionado, y luego de todos los reclamos que le hizo a Gates al final le espetó —Sabes que somos mejores—, a lo que este lacónicamente respondió —Es que tu no entiendes¡ESO NO IMPORTA!—, haciendo referencia a que sus productos aunque de inferior calidad pero más económicos y accesibles terminarían imponiéndose.

 Posteriormente Steve Jobs cayó en desgracia cuando el nuevo presidente de Apple, John Sculley le relegó de sus funciones como líder de la división de Macintosh, y Jobs terminó abandonando la compañía que él mismo había fundado.

 Apple se quedó sin su genio en la botella y comenzó a decaer.  Para tratar de salvarse comenzó a intentar parecerse a las empresas rivales ahora más exitosas como la propia Microsoft. Luego de varios años y a punto de quebrar, vuelve Jobs —que había triunfado con Pixar— y comenzó a levantar Apple de las cenizas recuperando su esencia y dejando de querer imitar a quienes en sus comienzos fueron sus imitadores.

 -¡No somos Microsoft! ¡Somos Apple!— Decía cuando veía la línea de productos que en ese entonces Apple desarrollaba y que no era fiel a su visión de productos más costosos pero de superior calidad. Es así, cuando Apple recuperó su esencia que apareció el iPod, el iTunes, el iPad, el iPhone, y la otrora empresa gloriosa, volvió a serlo.

Yo, aunque tengo una relación de amor-odio con estos productos, reconozco que tienen una enorme calidad y de hecho mis hijas todavía hacen sus labores con un iPad de la primera generación.

 ¡Una historia similar

Cuando recuerdo esta historia y a la vez la historia de la Iglesia Católica y el protestantismo me viene una sensación de Déjà vu. ¿Cómo es esto? Porque salvando las distancias hay ciertas semejanzas con el mundo empresarial.

 Es la Iglesia Católica, única fundada por Cristo, quien nos ha ofrecido el “producto original”, del que el protestantismo hizo una “copia” barata que adaptó e hizo accesible a todos los gustos a través de sus incontables divisiones denominacionales que abarcan distintos “segmentos de mercado”.

 —Si quieres, por ejemplo, hacerte rico, el protestantismo tiene denominaciones que te ofrecen la promesa de alcanzarlo a través de la “teología de la prosperidad”.

—Si quieres ser “exitoso” en la vida, hay denominaciones y pastores de mega-iglesias que te ofrecen eso. Miles de publicaciones de predicadores como Dante Gebel, Cash Luna, etc. inundan el mercado con sus libros y vídeos que se centran en lograr ese objetivo.

—Si lo que quieres es sentir emoción, arrojarte al piso convulsionando o riendo descontroladamente, allí tienes a los pentecostales.

—Si lo que quieres es “sobriedad” y vida austera vivir alejado del mundo, allí están los Amish.

—Si eres homosexual, y no quieres ser santo por la vía que enseña la Iglesia, por medio de la castidad, allí están las Iglesias Evangélicas Gay.

—Si lo que quieres es “compañerismo” y tener amigos que te traten bien, que te hagan los mandados y de los que puedas “aprovecharte”, allí tienes los testigos de Jehová (por lo menos mientras no te expulsen en cuyo caso nadie te volverá a hablar. De todos modos no te preocupes, mientras afirmes que el fin del mundo es inminente, que la Iglesia Católica es la peor y no tengas ningúna accidente que requiera una tranfusión de sangre, estarás bien)

 Y así sucesivamente, porque en el protestantismo para todo hay. Si le tienes fobia a las medicinas, encontrarás una denominación donde sea pecado o “falta de fe” usarlas, si no te gusta el café, también hay una para la que es pecado tomar café. Incluso si lo que quieres es participar en un suicidio colectivo seguro podrás encontrar alguna que se adapte a tu particular “necesidad”.

 Ante esta “hábil” estrategia la Iglesia Católica comenzó a perder “clientes” y parte de sus directivos se sintieron tentados por imitar a sus competidores. El modernismo, que infectó antes al protestantismo, infectó también a muchos católicos que lo abrazaron con la esperanza de “sobrevivir”, “adaptarse”.

 El problema

El problema es que cuando hacemos eso, al igual que Apple traicionamos nuestra “esencia”, nuestra “razón de ser”.

 Decía el inmortal Chesterton  “Explicar por qué soy católico es difícil: existen diez mil razones que suman una sola: QUE EL CATOLICISMO ES VERDAD.”

 Yo amo el catolicismo porque allí he encontrado la verdad, no porque sienta “bonito”, tenga más amigos, o las cosas sean exactamente como yo quisiera.

 Jesucristo dijo “el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”, y tan ciertas fueron esas palabras que luego de 2000 años el Evangelio sigue estando vigente. Nadie cree hoy en Zeus o Afrodita, ni cree que la relación pederasta entre Aquiles y Patroclo fue noble, pero el Evangelio sigue sobreviviendo la prueba del tiempo, y el catolicismo, que es la plenitud del mismo, seguirá siendo atrayente —aunque no para todos— mientras se mantenga fiel a su mensaje.

 No atraerá a los que buscan riqueza, ni emoción por sobre todas las cosas, pero seguirá siendo atrayente para quien busque la verdad, que para eso está.

 Así como los productos de Apple no son para todos, el Catolicismo, aunque abierto a todos, no es para todos.  Muchos son los llamados y pocos los escogidos. Querer diluirlo para hacerlo digerible a la mayoría es como pretender echar agua a una Cocacola esperando rendirla: al final no sabe a nada. Es como la sal de la que habla el evangelio que pierde su sabor y sólo sirve para pisotearla.

 Así, si hoy el mundo contemporáneo en uno de sus cíclicos retrocesos morales comienza a pensar que el aborto está bien, nosotros no tenemos por qué aceptarlo. Si aceptan que las relaciones homosexuales son algo natural, ¿por qué hemos de ceder? ¿Cedieron ya los luteranos y calvinistas? Allá ellos. Si se impone como moda la teología de género no tenemos que correr a aplaudirla.  Ser católico es lo único que libera al hombre de la esclavitud degradante de ser hijo de su tiempo(Chesterton).

 Ejemplos

Pero no me hagan caso a mí que sólo soy un católico de a pie. Miremos los hechos y como aquellas partes donde el catolicismo se ha infectado de modernismo languidecen, mientras que aquellas que se aferran a su esencia florecen.

 Vayamos por ejemplo a Alemania, la cuna de Lutero y sede de cardenales como Reinhard Marx, que aun llamándose católico niega que vivir en adulterio sea siempre pecado y valora el amancebamiento y las uniones homosexuales. Ha llegado incluso a decir que debemos pedir perdón a los homosexuales por afirmar lo que enseña el Catecismo de la Iglesia Católica.

 Como vemos en una noticia reciente de ReL, Hoy Alemania es una sociedad secularizada y sin fe. Pasó de ser un país que en 1963 ordenó  400 nuevos sacerdotes, a uno que en 1993 sólo 238, en 2013 cayó a 98 y en 2014 alcanzó un mínimo histórico de 58. La Iglesia Católica alemana ya ha cerrado 515 iglesias en la última década, mientras que la Iglesia Evangélica ha cerrado 340. El número de parroquias ha descendido de las 13.300 en 1995 a las 10.800 en 2015.

 Los alemanes han ido dejando la Iglesia Católica en masa. En 2015, 181.925 alemanes optaron formalmente por la apostasía. El número de bautizos infantiles también ha disminuido en un tercio, desde los 260.000 bautizados en 1995 a los 167.000 en 2015. La situación es aún más deprimente en lo relativo a los casamientos. Hace veinte años, se casaron 86.456 parejas por la iglesia. El año pasado, la cifra se redujo casi a la mitad: en un país de 80 millones de personas, sólo 44.298 parejas se prometieron amor eterno en una iglesia. La proporción de las personas que acuden a la iglesia ha bajado desde el 18,6 % en 1995 al 10,4 % en 2015.

 En el libro -entrevista “La sal de la tierra” al Cardenal Ratzinger, en ese entonces prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe, quien llegó a ser Benedicto XVI respondía a Petter Seewald: —En relación con las críticas a la Iglesia, usted dijo una vez que había un “canon de temas”: la ordenación de la mujer, los anticonceptivos, el celibato y el matrimonio de los divorciados. La lista es de 1984.

[…] Esta discusión parece seguir moviéndose fatigosamente en círculos. Quizás algunas clarificaciones nos ayudarían a salir de este punto muerto […].
Cardenal Ratzinger — Me gustaría señalar de nuevo que se trata de temas genuinos, pero también creo que estamos perdiendo el rumbo cuando los convertimos en cuestiones estándar y en las únicas preocupaciones del cristianismo.

Hay una reflexión muy sencilla en contra de esto (mencionada, por cierto, por Johann Baptist Metz en un artículo sobre la Petición del Pueblo de la Iglesia). Estos temas ya se resolvieron en el luteranismo, que, en estos puntos, ha tomado el otro camino. Está muy claro que con ello no ha resuelto el problema de ser cristiano en el mundo de hoy y que el problema del cristianismo, el esfuerzo por ser cristiano, sigue siendo tan dramático como antes.
Metz, si recuerdo bien, pregunta por qué tenemos que convertirnos en un clon del  rotestantismo.

De hecho, dice, es bueno que ya se haya hecho el experimento, porque muestra que ser cristiano hoy no se basa en esas cuestiones, que la solución de esos temas no convierte el Evangelio en más atractivo ni hace que ser cristiano sea más fácil.

Ni siquiera logra un acuerdo que favorezca la unidad de la Iglesia. Creo que debemos dejarlo muy claro: no es por estas cuestiones por lo que está sufriendo la Iglesia”.

(La sal de la tierra, Joseph Ratzinger y Peter Seewald 1996)

 Pero mientras en Alemania y otros países europeos las iglesias son vendidas, y utilizadas como bares o discotecas, el catolicismo tradicional florece y se revitaliza. Allí tienen por ejemplo a los lefebvrianos, que en poquísimo tiempo van a instalar su cuarto seminario en Estados Unidos, luego de que los anteriores se les quedaran pequeños, signo evidentísimo de vitalidad. Como comenta Paco Pepe en su blog, no gozan de la menor protección eclesiástica o civil sino lo que los fieles dan.

 Y estamos hablando de una fraternidad que hasta hace poco estuvo en cisma, y todavía no solventan completamente su situación irregular, pero incluso en aquella situación eran más católicos que algunos cardenales, obispos y sacerdotes que contradicen públicamente la fe católica, y no son reprendidos ni sancionados sino incluso alabados en las más altas esferas de la jerarquía.

 Con esto, no estoy diciendo que apoye el lefebvrismo, sino poniendo de manifiesto, que ante un catolicismo diluido y modernista, incluso el tradicionalismo lefebvrista es más católico y por ende más atractivo para quienes buscan la plenitud de la fe católica.

 Hoy estamos en una situación muy similar a la que estuvo Apple. O insistimos en imitar al Microsoft de aquella época, vendiendo productos económicos pero de inferior calidad para llegar a todo el mundo, o somos fieles a nuestra esencia y vendemos el producto original: el Evangelio que nos dejó Jesucristo, sin rebajas y adulteraciones, “para que no seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce engañosamente al error” (Efesios 4,14)

 ¿Adaptar el Evangelio al mundo, o transformar el mundo con la verdad del Evangelio? Para mí la elección es obvia.

José Miguel Arráiz / InfoC., 12-16

Estándar
Uncategorized

BBC admite que subestimó la oposición de la Iglesia Católica a Hitler

<> on November 12, 2012 in London, England.

El reportero, afirma la cadena británica: «No dio peso a los esfuerzos hechos por las instrucciones de Pío XII para rescatar a los judíos de la persecución nazi ni a las declaraciones públicas de los sucesivos papas, y perpetuó una opinión que está en desacuerdo con el balance de las pruebas».

(CH/InfoC.,10/12/16) El organismo de control interno de la BBC ha reconocido públicamente en una nota que acusó falsamente a la Iglesia Católica de «silencio» sobre el Holocausto en un programa.

 Después de la visita del Papa Francisco a Auschwitz en julio, el boletín de noticias de BBC One publicó un informe que decía:

«El silencio fue la respuesta de la Iglesia Católica cuando la Alemania Nazi demonizó al pueblo judío y luego intentó erradicar a los judíos de Europa».

 En respuesta, Lord Alton, miembro católico de la Cámara de los Lores, y el padre Leo Chamberlain, exdirector de Ampleforth, presentaron una queja oficial. Casi seis meses después, la unidad editorial de quejas de la BBC ha llegado a la conclusión de que el artículo era injusto. De acuerdo con la unidad, el reportero de la BBC: «No dio peso a los esfuerzos hechos por las instrucciones de Pío XII para rescatar a los judíos de la persecución nazi ni a las declaraciones públicas de los sucesivos papas, y perpetuó una opinión que está en desacuerdo con el balance de las pruebas».

 El papa Pío XII, que fue el pontífice durante la Segunda Guerra Mundial, ha sido acusado de haber guardado silencio durante el Holocausto en diversas publicaciones amarillistas, entre ellas una de las más conocidas está un libro de 1999 titulado «El Papa de Hitler», que provocó una gran controversia entre los historiadores. Su autor, John Cornwell, desde entonces se ha retractado de algunas de sus afirmaciones.

 Los hechos reales

En un blog criticando el informe de la BBC, Lord Alton señaló que varios historiadores habían elogiado los logros de Pío XII en la lucha contra el nazismo. Entre varios testimonios citó a Pinchas Lapide, historiador judío y diplomático israelí, que afirmó que Pío XII «ayudó a salvar de entre 700.000 y 860.000 judíos de una muerte segura a manos nazis».

 A través de su red diplomática, la Santa Sede bajo Pío XII ayudó a los judíos a viajar con seguridad fuera de Europa del Este. También emitió certificados bautismales a judíos húngaros para ayudarlos a escapar. Miles de judíos también fueron protegidos en el propio Vaticano.

 Lord Alton citó la alabanza de Pío XII por la Crónica Judía («Tales acciones siempre serán recordadas») y la observación de Albert Einstein en 1940 de que «sólo la Iglesia Católica se interpuso en el camino de la campaña de Hitler por suprimir la verdad… Me he visto obligado a confesar que lo que alguna vez desprecié, y ahora alabo sin reservas».

 Lord Alton también llamó la atención sobre los muchos católicos, clérigos y laicos, que se opusieron a Hitler, como el obispo Clemens von Galen de Münster, que denunció abiertamente el programa de eutanasia de los nazis, o Franz Jägerstätter, un agricultor austriaco ejecutado por negarse a luchar en la Wehrmacht. Ambos han sido beatificados.

 Gratitud por reconocer la falsedad de esa leyenda negra

Después de la decisión de esta semana, Lord Alton declaró a Catholic Herald: «La BBC tiene razón al reconocer que la leyenda negra de que los católicos no hicieron nada contra el nazismo es precisamente eso, una leyenda negra. Estoy agradecido a ellos por admitirlo».

 Agregó que la noción de que la Iglesia había permanecido en silencio era «una leyenda negra que se repite por pura ignorancia aunque los hechos no encajen en la historia».

 Lord Alton también señaló es irónico que parte del informe provenía de la celda de San Maximiliano Kolbe en Auschwitz. San Maximiliano, que murió tras tomar el lugar de otro preso, «había sido arrestado por publicar una denuncia de los nazis en su revista, Knight, que tenía una circulación de alrededor de un millón de personas». Poco silencio, entonces.

 También solicitó «un nuevo documental de la BBC que examine las pruebas y corrija las caricaturas distorsionadas y las medias verdades y falsedades perezosamente regurgitadas» que ha venido difundiendo la cadena.

 La unidad editorial de BBC dijo que el equipo de noticias responsable del informe había sido notificado, «para que cualquier cobertura futura pudiera ser más fiel a la histórica real».

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Uncategorized

La usura como pecado contra natura

usura-generico-72262

La más aborrecida de todas las formas de obtener dinero y con justa razón, es la usura, porque en ella, la ganancia procede del dinero mismo y no de los objetos naturales. El dinero estaba destinado al uso de intercambio, y no para incrementarse por medio del interés. El término interés que significa la creación de dinero a partir del dinero se le aplica también a su multiplicación. De todos los modos posibles de obtener riquezas este es el más contrario a la naturaleza (Política, Libro primero, Aristóteles).

 La usura es real

Hay gente hoy en día que no sabe que es la usura. Quizás no han escuchado jamás la palabra. Otros, incluyendo muchos católicos, piensan que la usura ha dejado de ser un problema actual. Ciertos católicos liberales, y neoconservadores, han argumentado que la Iglesia cambió su posición respecto a la usura, y usando esto como trampolín arguyen luego que del mismo modo debería cambiar su posición respecto a la anticoncepción.

 Esta conexión entre usura y pecado contra natura es lo que el polímata E. Michael Jones, editor de Culture Wars, ha iluminado en otra gran obra: Barren Metal: A History of Capitalism as the Conflict between Labor and Usury. Desde la segunda mitad del siglo XX, digamos a partir del CVII, los pecados de la carne se han vuelto menos relevantes. Asimismo los pecados de las finanzas también parecen haberse vuelto obsoletos.

 Si el llamado libre mercado fuera bueno y la usura no existiera, entonces el dominio global de las finanzas debería haber resultado en un mejoramiento de la condición humana. Algo que fuera de una distorsionada y mendaz burbuja macroeconómica, y ahora ni siquiera en ella, no ha sucedido.

 La usura siempre se ha opuesto al trabajo. El título del libro hace referencia al argumento de Aristóteles contra la usura, luego tomado por Shakespeare, basado en el hecho que el dinero es naturalmente estéril. En los 800 años de historia que abarca Barren Metal se expone claramente como con la usura el trabajador siempre termina en la miseria.

 Cuando uno menciona las miserias del trabajador se corre el riesgo de ser catalogado de socialista o marxista. Lo curioso es que Marx defendió la usura y la aplicación de interés al préstamo. Para Marx el problema no era la usura sino la propiedad del capital productivo. Después de todo el comunismo no es otra cosa que capitalismo pero con el estado como único propietario. Ambos usan las mismas herramientas financieras.

 A diferencia de (neo) conservadores y liberales bien pensant Jones sostiene que la usura existe, especialmente a través del capitalismo financiero. La usura existe en todo lugar donde alguien obtiene beneficio de algo que no posee. Fue la causa de la gran hambruna irlandesa de mitad de siglo XIX, y de muchas otras. La Iglesia ha sostenido que la propiedad debería ser privada y usada para el bien común. Los terratenientes ingleses de aquel entonces se saltearon la segunda parte. Los socialistas se saltean la primera.

 Como surgió el dinero

¿Qué es la moneda? Surgió como un sustituto del trueque. Este es útil pero a veces problemático ya que, como Aristóteles apuntó, si uno tiene una vaca y quiere cabras, no es posible cambiarla por tres cabras y media. La solución es encontrar algo que todos consideran valioso. Con el tiempo el oro y la plata cumplieron este rol. Ese fue el comienzo del dinero.

 Sin embargo era necesario un acto de fe ya que no se podía saber si era realmente oro, o una mezcla con otros metales; o si había que pesarlo. Finalmente el estado emitió monedas certificando que estas eran equivalentes a cierta cantidad de oro con el fin de incrementar la confianza y facilitar las transacciones. Esta es la base del patrón oro.

 Más adelante durante el medioevo se volvió evidente que no había suficiente oro para estar a la altura de una economía en expansión (e.g. la gran escasez del bullion en el siglo XV). La solución fue que los (proto)bancos comenzaron a recibir depósitos de oro y a emitir recibos a cambio. Siempre y cuando hubiera confianza este papel tenía el mismo valor que el oro. Este es el comienzo del patrón oro.

 Los banqueros se dieron cuenta rápidamente que podían emitir muchos más dinero (i.e. recibos) de lo que tenían guardado en oro ya que no todos iban a reclamar o usar el oro al mismo tiempo. En Italia se descubrió esto durante las cruzadas cuando los caballeros partían y dejaba su oro depositado. Los banqueros prestaban más de lo que realmente tenían. Mientras había confianza el sistema funcionaba. Cuando no había una corrida y el sistema colapsaba.

 De este modo se podía mejorar la economía si había confianza. La confianza está basada en la prudencia, una virtud moral. Mientras dicha moral predominara la economía mejoraría. Pero luego cundió la filosofía articulada por liberales como Adam Smith cuya premisa es que la moral no es necesaria; solo los instintos e intereses individuales, y la competencia. Sin moral el capitalismo destruye y eventualmente colapsa una y otra vez, siendo el de 2008 el más reciente colapso global.

 La Iglesia, alternativa a la usura

Desde el punto de vista económico hay dos maneras de entender el valor. Una es el trabajo del hombre, la opción cristiana que surgió de las ruinas del imperio romano de la mano de los benedictinos y su lema “Ora et Labora”. El imperio romano, especialmente en sus últimos tiempos decadentes, era profundamente dependiente de la usura. La usura es esencialmente el otro sistema alternativo al cristiano. Cuando la Iglesia es fuerte la usura es ilegal, por ejemplo durante el Sacro Imperio Romano Germánico. Cuando la Iglesia es débil, la usura prevalece y se vuelve norma, que es lo que sucede ahora.

 Savonarola y los Medici

En los albores de la economía monetaria, en la Italia del siglo XV, hubo un siglo de predicación de los franciscanos y dominicos contra la usura que culminó con la confrontación entre Savonarola y los Medici en Florencia. Estos últimos fueron expulsados de Florencia, y ese fue el momento en que la Iglesia pudo haber tomado el control. El dominico Savonarola y el franciscano Strutzi crearon una alternativa cristiana a la usura. Se llamó “Monte di Pietà” que esencialmente era una casa de empeño para los pobres que en ese entonces estaban expuestos a la usura de rapaces prestamistas, en su mayoría judíos, que cobraban hasta 43% de interés.

 Lamentablemente Savonarola se vio envuelto en la política de la Iglesia y atacó al Papa. Este contraatacó y Savonarola fue asesinado. Y el problema de la usura nunca se pudo resolver desde entonces. Basta ver la triste situación de Grecia hoy en día, de Alemania en la década del 20, de Rusia en los tiempos de Yeltsin, de Argentina en 2001, o de muchos otros países incluyendo EEUU donde tanta gente sobrevive refinanciando deuda de tarjeta en tarjeta. Sin duda que hubo intentos a lo largo de los siglos en diferentes países y regímenes de oponerse a la usura sistemática. Muchos no tuvieron éxito, otros fueron destruidos precisamente por tener demasiado éxito.

 La usura mata

Para entender cuan grotesco es el préstamo a interés compuesto si un dólar fuera prestado en los tiempos de Cristo a 5% de interés anual, en 1000 años el astronómico monto apagar es de 1.54e+21 dólares. En 2000 años es 2.39e+42 dólares. Esta es la naturaleza intrínseca del interés compuesto que destruye cualquier economía. No es natural, es contra natura. No hay modo de producir riqueza en el mundo que sea capaz de crecer cabeza a cabeza con el interés compuesto. Hasta Adam Smith lo reconoció.

 La forma matemática[1] del interés compuesto es tal que el interés que se gana se adiciona al principal y crece de manera geométrica con el tiempo. No hay nada en la naturaleza o en la economía real que crezca tan rápido. Este método perverso es viejo, tan viejo que no se sabe cuándo, ni donde, ni por quién fue inventado.

 La usura entonces precede por milenios al capitalismo. En términos modernos este último surgió en las ricas ciudades del norte de Italia en el siglo XV. Allí es donde la contabilidad de doble entrada (sistema de partida doble), los títulos de crédito, y otros instrumentos financieros fueron inventados. Pero lo que apunta Jones es que el capitalismo realmente nació cuando el estado decidió que iba a involucrarse en hacer cumplir contratos usurarios. Y esa es la definición del capitalismo actual: usura promovida por el estado. Bajo este paradigma el momento crucial ocurrió en Inglaterra en 1688 con la infame Revolución Gloriosa de los liberales (Whigs) que derrocó al católico James II y puso al capital sobre la ley. El estado pasó entonces a poner en vigor contratos usurarios y pronto se fundó el Banco de Inglaterra. Éste junto a los bancos centrales de casi todos los países hoy en día, incluyendo la Reserva Federal de los EEUU, es un banco privado que presta dinero al estado. Lo cual significa que un cierto grupo de gente (e.g. los Whigs en la Inglaterra de entonces) saca provecho de los pagos a interés.

 Acción y reacción

Ciertamente que no hay nada malo en el sano intercambio económico. Pero este capitalismo es intercambio económico pervertido, distorsionado para favorecer el interés de cierto grupo de gente: los usureros. La antítesis de lo que la verdadera economía es. El socialismo no es sino una reacción contra el capitalismo, es el pus que se forma cuando el cuerpo político se enferma con capitalismo. Más allá del bien conocido rol de ciertos banqueros de New York apuntalando la revolución marxista-bolchevique en Rusia, era una cuestión de tiempo.

 Marx estaba contra el capital, entendiendo por esto el robo de los capitalistas de la plusvalía (o plusvalor) generada mediante el trabajo de los asalariados. Pero no estaba contra la usura. Su teoría era que todo valor viene del trabajo. Algo que no es cierto ya que deja a la creación divina fuera de la ecuación. No es lo mismo trabajar un viñedo en Francia que en Islandia, y el producto final tampoco es igual…

 Precio justo

Sin caer en los errores comunistas es necesario algún tipo de sindicato, o una forma efectiva de protección a los trabajadores. De lo contrario los salarios terminan por el piso y la economía naufraga como ocurrió en Florencia en del siglo XV. El capitalismo fuera de control se apropia de la plusvalía en su totalidad llevando al trabajador a la miseria con salarios por debajo de la subsistencia. ¿Cómo se sabe cuándo se cruzó ese umbral? Cuando la clase trabajadora declina debido a no poder mantener una familia, que es precisamente lo que ocurrió en la Florencia de aquel entonces. Los Medici terminaron por matar la gallina de los huevos de oro. Poder mantener una familia es el último criterio para una sociedad exitosa y justa.

 Notamos aquí que importar trabajadores mediante inmigración masiva, como ocurre ahora en EEUU y Europa occidental, es otra treta del capitalismo especulativo (y de gobiernos liberales/masones anticristianos con intenciones de ingeniería social). Esto también ayuda a explicar el triunfo de Trump y la popularidad de Le Pen, Orban y tantos otros. Es un hecho que en varios países occidentales la población nativa está disminuyendo bajo la presión de la inmigración musulmana y sus efectos en el mercado laboral.

 El precio justo puede ser definido como el costo de la oferta. Parece una definición a ojo de buen cubero, pero reconocidos economistas como P.A. Samuelson y Wilhelm von Kettler pensaban así. Llegar al precio justo no implica la necesidad del “libre mercado”. Solo se necesita la voluntad moral de no cobrar de más. Ahí es donde el capitalismo tambalea y la razón por la cual precios altos y salarios bajos son el común denominador en la era capitalista. Todo el mundo más o menos reconoce esto, excepto quienes pretenden estar estudiando una “ciencia” como la física o la química en lugar de cuestiones mejor entendidas por principios morales. Es en realidad filosofía moral, porque en su esencia se trata de dos personas acordando un intercambio. Nada que ver con la física, sino con la voluntad del hombre de elegir el bien.

 Gesellschaft y Gemeinschaft

Ferdinand Tönnies dividió a las sociedades en dos tipos: las Gesellschaft son asociaciones de individuos y las Gemeinschaft son genuinas comunidades sociales. La “ciencia” económica trata de individuos e interés personal, como en una logia. La Iglesia católica trata de comunidades de personas relacionadas mediante el Logos. La economía de la Gemeinschaft está en el hogar, y para exportarla a la sociedad en su conjunto hace falta la voluntad de elegir el bien común en el mercado. La economía de Gesellschaft es la de individuos como Adam Smith o David Hume. Es la economía que enseña tanto la izquierda marxista como la derecha neoconservadora/liberal. Si la religión de la Gemeinschaft es el catolicismo, la de la Gesellschaft es la masonería.

 Barren Metal explica la creación y al desarrollo de la Gran Logia. Muchos se asocian a la Logia para mejorar sus oportunidades de hacer negocios, pero Jones no confunde el bosque con el árbol y ve más allá. En particular el rol de la masonería en contrarrestar a la Iglesia, por ejemplo en la supresión de las reducciones jesuitas en Paraguay. Ciertamente que la organización social y económica de las reducciones, una Gemeinschaft por excelencia, y su éxito, es algo que la Logia no estaba dispuesta a tolerar.

 Igualar capitalismo con masonería es una simplificación demasiado grosera, a pesar de que el individualismo prevalente en ambos facilita la conexión, y Jones no comete ese error. Simplemente se limita a apuntar hechos bien documentados sin especular acerca de las ulteriores intenciones de la Logia y sus seguidores. Lo que sí los caracteriza es una notable carencia de solidaridad y apreciación del largo plazo.

 Una constante del capitalismo financiero es la explotación del presente. Las burbujas especulativas son clásicos ejemplos de beneficio a corto plazo a expensas de una necesaria calamidad futura.

 Opciones de moneda

En estos tiempos de volatilidad financiera algunas voces han propuesto volver al orocomo moneda real. El oro tiene cierta fuerza filosófica y su comercio está estrechamente relacionado al valor del trabajo. El problema es cuán seriamente se puede tomar a la “teoría del valor-trabajo”, la cual considera que el valor de un bien o servicio está determinado por la cantidad de trabajo necesario para producirlo, más allá de su utilidad. Esta teoría fue bastante aceptada hasta el siglo XIX, y luego perdió favor ya que no pudo explicar la renta de tierras, el beneficio empresarial y la usura. Jones le da cierto crédito a la teoría del valor-trabajo, pero la rechaza en su formulación marxista ya que no puede obtener un precio basado en el monto de trabajo puesto en el producto.

 ¿Qué opciones hay? En general hay tres opciones de moneda: garantizada por metal, basada en deuda y dinero fiduciario (fiat). Por evidencia y lógica la primera opción es descartada en Barren Metal. El dinero fiduciario es emitido por el gobierno y su uso depende de la confianza que tenga la comunidad y de la moderación con que el gobierno imprima.

 La moneda basada en deuda es el sistema que ha venido a dominar las economías occidentales mediante los bancos centrales. Para muchos no es sino dinero fiduciario más caro. El gobierno puede pedir prestado tanto como quiera, lo que en general resulta en una cantidad de dinero tal que no es acorde con la economía real. Por cada peso recibido se debe pagar interés. Y este interés es sencillamente usura a nivel nacional. Sin controles serios el dinero basado en deuda tiende a la inflación, que es otra forma de degradación monetaria, y a una deuda nacional más grande.

 En este panorama dominado por las deudas y la usura que ésta conlleva, no es una sorpresa que el entusiasmo por el oro esté creciendo. Lamentablemente a lo largo de la historia este remedio ha sido a veces peor que la enfermedad.

 El problema con el oro, aparte de su degradación, es que una vez que el estado da su garantía la gente pierde interés en saber si se trata realmente de oro. Además con el papel moneda, originalmente creado como un recibo por cierta cantidad de oro depositada en lugar seguro, las posibilidades de hacer trampa se incrementaron enormemente. Emitir más “recibos” de lo que realmente estaba guardado mediante préstamos es una vieja treta y también una forma de degradación.

 La Iglesia y el islam

La Iglesia nunca renegó de sus enseñanzas sobre la usura. Sostuvo y sostiene que el préstamo a interés es pecado. Esto está en la encíclica “Vix Pervenit” de 1745. Este es un documento del magisterio, emitido por un Papa, y es lo que la Iglesia enseña. Nunca jamás ningún Papa la contradijo. Pero históricamente nunca fue implementada del modo en que el islam implementó su sistema bancario.

 Jones elogia al exitoso modo islámico de lidiar con la usura. El islam prohíbe la usura y esto se refleja en su sistema bancario. Hasta Benedicto XVI, crítico del islam en muchos campos, ha reconocido esta ventaja mahometana. De hecho la gran expansión musulmana, histórica y en nuestros días, se debe en parte a su abolición de la usura. Esto es lo que la Iglesia debería haber hecho, esto es lo que estaba en los libros pero nunca se logró implementar.

 ¿Cómo funciona el sistema bancario islámico? En suma, se puede cobrar una legítima tarifa por los servicios bancarios pero el préstamo a interés está prohibido. Esta tarifa se paga inicialmente y no hay una deuda que crece geométricamente con el tiempo.

 El judaísmo tiene un método tribal similar al islam, pero de una notoria duplicidad. Se prohíbe a los judíos usar la usura en el trato con otros judíos; sin embargo se les permite cobrar intereses sobre préstamos a quienes no son judíos.

 Falsas razones de los usureros

El capitalismo tiene sus méritos también, ya que provee los medios. Pero esta versión corriente definida por los especuladores de Wall Street, que tienen a políticos como Hillary Clinton (gracias a Dios ahora desactivada) en el bolsillo, es la peor posible.

 Se dice a menudo que los usureros –que se benefician con el préstamo a interés– merecen un pago por sus préstamos debido a las oportunidades que pierden al no usar el dinero de otra manera (lucro cesante). Pero eso asume que serían capaces de ganar dinero de otra manera. Más aun, asume que realmente tienen dinero para prestar. La verdad es que la mayoría de los prestamistas son incapaces de generar algo productivo para la sociedad por si mismos. Dependen totalmente de aquellos que saben como generar riqueza con trabajo, bienes y servicios reales. Peor aun, la gran mayoría de los préstamos son creados mediante artilugios financieros como el sistema contable de partida doble y la infame reserva fraccional. Es decir que los banqueros crean de la nada documentos Pagaré. Luego nos prestan sus Pagaréscomo si fuera dinero. Prestan algo que no tienen.

 La usura se compone de varios substratos que la presentan a primera vista como algo misterioso y complejo, pero en el fondo es solo un espejismo, una gran cortina de humo para confundir y amedrentar. Sea

a) el interés compuesto (pedir lo que no se puede devolver),

b) el sistema de reserva fraccional (prestar lo que no se tiene),

c) la creación de dinero ex nihilo por los mal llamados ”bancos centrales” que están en manos privadas (proyectar el problema a escala nacional y global),

d) los mal llamados “bancos de inversión“ al estilo Goldman Sachs (bancos puramente especulativos sin nigún vínculo con la economia real),

e) los “hedge funds” mejor conocidos como fondos buitres (cuya rapacidad especulativa envidiaría el mismo Shylock);

son todas facetas de la misma mentira usuraria. No por nada Henry Ford dijo “está claro que la gente no entiende nuestro sistema bancario y monetario, porque si lo entendiera, habría una revolución mañana por la mañana”. Y esto antes que existieran los fondos buitres.

 ¿Oponerse a la usura implica que si un amigo (o una caja de ahorros, o una cooperativa de crédito o un banco hipotecario local) tiene cien mil pesos ahorrados no me los puede prestar para que yo pueda ampliar mi casa? Por supuesto que no. ¿Significa que solo le tengo que devolver cien mil pesos y ni un centavo más? Sin duda que no. Pero las condiciones del préstamo y su devolución tienen que estar reguladas por otra concepción y modo de entender la sociedad y la gente, diferente de los mecanismos y entidades usurarias antes mencionadas.

 La usura es magia negra financiera. Una inversión de valores que destruye el orden natural. Un caos manufacturado que luego contagia otros campos de la sociedad. La conexión contra natura de la usura está muy bien personificada por sujetos como George Soros o Paul Singer. Este último jefe del fondo buitre Elliott Management Corporation, quien es al mismo tiempo un furioso promotor de la degeneración sexual y los “derechos” de la comunidad “LGBTQ”. Por un lado saquea desvergonzadamente las arcas de países endeudados al punto del default en África y Latinoamerica. Por otro hace lobby para que el “matrimonio homosexual” sea reconocido en el estado de Nueva York

 Conclusión

Detrás de todo sistema dependiente de mecanismos usurarios, que pretenden crear algo de la nada, está la razón de nuestros males presentes. En su actual versión financiera y especulativa, el capitalismo laissez-faire es esencialmente usura promovida por el estado, como lo definiera el economista jesuita Heinrich Pesch.

 Contrarrestar el actual sistema usurario especulativo y el mal llamado “libre mercado” será necesario para cualquier sociedad que quiera salir adelante. Barren Metal lo expone claramente y con coraje. Tal paso no será fácil, y si nos guiamos por la historia de aquellos que lo intentaron antes, tampoco pacífico. Pero sucederá tarde o temprano ya que los Dioses del Mercado al final caerán y los del Sentido Común con terror y estrago retornarán:

 Enrique de Zwart  /InfoC. 2016

 [1] La forma del interés compuesto es la siguiente: VF = VP × (1+r)^n, donde VF= valor futuro, VP=valor presente, r=tasa de interés anual, n=número de años.

Estándar