ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Buenas Lecturas que Valen la Pena, Ideología de género

La Ideología de Género: Cómo Afecta a la a la Familia y a la Persona

Luis Santamaría / InfC) La profesora de Derecho María Lacalle, reflexiona sobre la Ideología de Género, como amenaza contra la naturaleza humana y la saludable identidad personal y convivencia de los sexos, y ha advertido de las funestas consecuencias que ya está teniendo su imposición en todos los ámbitos, incluso por medio de las leyes, y ha propuesto «recuperar la identidad femenina y la masculina».

Historia de la ideología de género

Primeramente se refiere a «cómo afecta la ideología de género a la familia y a la persona». Comenzando por los términos utilizados, con la distinción entre género y sexo a partir de los años 60, empleada para referirse a la transexualidad, o personas que se identificaban con un género diferente a su sexo biológico. Y asumida por el feminismo «para lograr la igualdad entre hombre y mujer, pero al final se terminó utilizando el género para los roles sociales, y el sexo referido sólo a lo biológico».

Desde la Conferencia Mundial de Pekín «esta diferencia se ha ido imponiendo, también en los ámbitos jurídicos de los países, haciéndose casi obligada. Hoy vemos esta filosofía inundando los medios de comunicación y los planes educativos».

También explica que estrictamente, la ideología de género «surge en el seno del feminismo radical, en la segunda mitad del siglo XX, tras el feminismo de la primera ola, que luchaba por la igualdad jurídica, la igualdad de derechos».

En torno a los años 60 surgió el feminismo de la segunda ola, «el radical, puesto que buscaban la igualdad total, la supresión de las diferencias. Se dice que la persona se autoconstruye desde la libertad total, sin ningún condicionamiento». Asumieron las ideas de Marx y Engels pero «cambiando la lucha de clases por la lucha de sexos».

También tuvo mucha influencia el Informe Kinsey, que puso todos los comportamientos sexuales en el mismo nivel. Y la revolución sexual, la difusión de los anticonceptivos y la distinción entre sexo, amor y matrimonio. Además de la tesis del doctor Money, que decía que el sexo es algo biológico sin importancia, y que la personalidad se construye libremente.

Y desde los años 90, explicó Lacalle, «ha surgido un feminismo de la tercera ola, que considera que tanto el género como el sexo son construidos, ya que el significado que le damos al sexo es ya una imposición de la sociedad. Ha llegado al punto de negar que exista el concepto o categoría de mujer, porque cada uno se construye libremente como quiera». Se defiende aquí la teoría «queer», lo raro, porque hay que huir de lo establecido. O el «cyborg», el híbrido entre hombre y máquina, y desde ahí el transhumanismo, que busca la inmortalidad a través del progreso tecnológico.

Por eso ahora se defiende que «hay que liberar a la mujer de la mayor fuente de opresión, que es la maternidad, que para las feministas de género es una fuente de opresión, y por esta causa los hombres han oprimido a la mujer a través de la historia. La mujer tendrá que liberarse de la maternidad para poder ser libre de verdad. Por eso se quieren crear incluso úteros artificiales, para que haya una igualdad total de hombres y mujeres».

Postulados básicos

El primer pilar sobre el que se asienta esta ideología es, «la concepción de la historia como una lucha permanente entre hombre y mujer, enemigos irreconciliables, porque los hombres siempre han sometido a las mujeres».

El segundo postulado es «la propuesta de una nueva antropología, que no es sólo una cuestión de palabras, sino que se quieren eliminar las diferencias de género y liberar a la mujer del peso de la maternidad.

La primera institución que diferencia a los sexos es la familia, en ella se asume de forma natural. Por eso, lo primero que hay que hacer es deconstruir la familia y la sociedad entera para dar cabida a esa nueva concepción antropológica sin identidad sexual».

Ya hace tiempo se hablaba de cinco géneros, afirmó María Lacalle, que añadió a continuación: «la Sociedad Australiana de Derechos Humanos ha publicado recientemente un documento donde se reconoce la existencia de 23 géneros». Y entonces se preguntó: «¿Cuál es el concepto de persona que subyace en esta cosmovisión?», y contestó con algunos rasgos fundamentales.

El primero de ellos es el dualismo: «se considera que el cuerpo es una herramienta que utilizo a capricho, y que no tiene más significado. Por eso podemos modificarlo como queramos y darle el significado que queramos. La dimensión biológica no importa, y la dimensión espiritual se niega». Entonces, ¿qué somos? Para esta ideología «somos pura libertad, somos un yo completamente libre que se va autoconstruyendo en cada momento. El yo psicológico es pura libertad, voluntarismo».

Otro rasgo que analizó la ponente es «un puro individualismo: las relaciones no importan, porque nos limitan. Entonces, el sujeto desaparece, la persona desaparece. Se da una disolución del sujeto, lo que obviamente tiene consecuencias».

Las primeras consecuencias se dan en la propia identidad, al no poder responder a la pregunta ¿quién soy?, pues al asumir la ideología de género, se prescinde de la propia condición sexual…, y esto es un problema, pues somos en realidad, una unidad, y la sexualidad impregna todos los aspectos de nuestra vida, somos seres sexuados. Por lo tanto, la división entre sexo y género, no es real, sino impuesta.

Desaparición de matrimonio y familiamatrimonio-orando

Esto influye también en las relaciones hombre-mujer: «si no sabemos quiénes somos, no podremos relacionarnos de forma adecuada. Muchas veces no se sabe qué es ser hombre y qué es ser mujer. Hay dos formas de acabar con algo: prohibiéndolo o vaciándolo de contenido. El matrimonio no se ha prohibido, pero se ha vaciado de contenido. Porque la ideología de género dice que el matrimonio ha causado la desigualdad de sexos. Cuando en realidad, es al contrario: la naturaleza hace que el matrimonio sea un vínculo del hombre con la mujer, que asegure la protección de la prole».

María Lacalle constató que esto tiene «consecuencias nefastas en la familia, que para las feministas radicales, es una institución a abolir…, porque es allí (en la familia) donde descubrimos nuestra identidad al ver la diferenciación y complementariedad entre hombre y mujer. Ha ido minando la identidad de la familia, la autoridad de los padres, etc., a través de los medios de comunicación, de la incidencia en el sistema educativo y de la legislación. Esto produce una falsa comprensión de lo que somos».

familia catolica

¿Qué se puede hacer respecto a esta ideología? Conocerla y, sobre todo, conocernos.

Respecto a lo que pasa actualmente, en Venezuela, por ejemplo, ya encontramos un Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Igualdad de Género, y en la Universidad Central de Venezuela, ya hay un Instituto para la Mujer, estos últimos han proliferado en universidades de todo el mundo y no son lo que parecen, sino vehículos de difusión de la ideología de género y de los postulados del feminismo radical, a través de actividades, estudios y postgrados que imparten. Por otra parte, ambos candidatos a la Presidencia de ese país, sus equipos y colaboradores, expresan contenidos de la referida ideología, quizás sin saber en profundidad de que se trata…, dicha ideología se le ha vendido a un amplio sector de la sociedad como un progreso, cuando en realidad responde a intereses bien determinados, y va distorsionando el sentido verdadero de la vida humana y alejándonos de un sano desarrollo (*).

«El mensaje de la ideología de género, viéndolo bien, no es atractivo», afirmó la jurista. En cambio, «una correcta comprensión del ser humano y de la sexualidad sí es un mensaje hermoso y bello. ¿Quiénes somos? Una “unidad” dual de dos elementos dispares pero sustancialmente unidos: cuerpo y alma. Y el ser humano es hombre o mujer».

Lo específico femenino

Lacalle manifestó su pensamiento sobre la diferencia sexual entre hombres y mujeres: «somos iguales en dignidad y en derechos, pero somos diferentes y complementarios, lo que da lugar a un enriquecimiento mutuo y colaboración en la construcción del mundo».

Y explicó que «las mujeres podemos aportar mucho en el ámbito público, porque tenemos una serie de características particulares que son propias de nuestro ser femenino, porque están relacionadas con la maternidad».

Así, según la visión natural de la diferenciación sexual, «las mujeres somos capaces de ser madres, podemos acoger una nueva vida. Esas características están en toda mujer, y por eso tenemos capacidades de acogida mayores que las del hombre».

Es más, frente a lo que se defiende desde el feminismo radical, subrayó que «lo que hace que la mujer se libere y alcance su plenitud es ser ella misma. No ser un hombre, sino ser plenamente mujer. Siendo conscientes de que la relación que debe guiarnos es la colaboración, el caminar juntos».

«No somos rivales, no somos enemigos. Los hombres no son potenciales maltratadores como dice la Ley de Violencia de Género en España», afirmó, para añadir que «hay que recuperar la identidad femenina y la identidad masculina. Esto puede parar un poco la invasión de la ideología de género, y nos puede hacer algo más felices a todos».

María Lacalle Noriega

(Doctora en Derecho, máster en Teología y licenciada en Ciencias Religiosas, profesora de Derecho Civil en la Universidad Francisco de Vitoria, directora de la Cátedra de Biojurídica y Bioética y del Centro de Estudios para la Familia del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales. Además, es directora de la Fundación Carmen de Noriega y miembro correspondiente de la Real Academia Española de Jurisprudencia y Legislación. Sus publicaciones se centran principalmente en cuestiones relacionadas con la familia y con la enseñanza del Derecho).

Ponencia “Género, persona y familia”, XX Semana de la Familia de Zamora 2013

Estándar
Buenas Lecturas que Valen la Pena

La Familia…es lo que es…

por José Luis Samper

La familia es como es : irremplazable, irrepetible, a veces odiosa, otras muchas agradable, y siempre fantástica. En una palabra ¡ÚNICA! Esto aterroriza a algunos.

SUMARIO
I.- CONSIDERACIONES INCIALES
1.- CADA COSA EN SU SITIO
2.- LA FAMILIA, UN LUGAR DONDE REINA LA ANARQUIA
3.- LA FAMILIA CRISTIANA
4.- LA FAMILIA EN EL DESIGNIO DE DIOS CREADOR
II.- ATAQUES A LA FAMILA
B.1.- ATAQUES SISTEMÁTICOS A LA FAMILIA
B.2.- UNA NUEVA ESTRATEGIA
B.3.- SEXO Y GENERO
B.6.- CONTRADICCIONES EN EL DERECHO
B.7.¿QUI PRODEST?
III.- LO QUE LA FAMILA ES
C.1. LO QUE LA FAMILIA ES
C.2. LOS NIÑOS SON “LA ARMONIA DE LA FAMILIA

I CONSIDERACIONES INCIALES
1.- CADA COSA EN SU SITIO
Si miramos al cielo en una noche estrellada, se percibe una sensación de orden: las constelaciones se nos presentan a la vista con una serena majestuosidad; la luna aparece y desaparece fiel a sus ciclos desde antes que el hombre comenzara a observarla. Los astros se mueven con tal precisión matemática que, Edmundo Halley, tras observar en 1682 el cometa que inmortalizaría su nombre, pudo calcular su órbita y predecir que aparecería de nuevo cada setenta y seis años. Y así ha sucedido.
No cabe duda de que en el ámbito de la creación existe un orden: cada ser, cada cosa creada desempeña una función concreta de acuerdo con su naturaleza. No parece posible afirmar que todo sea fruto del azar. Nadie encendería una linterna para esconderla luego dentro de un armario: allí perdería su sentido porque la razón de su existencia es iluminar, suplir la carencia de luz en la oscuridad. Dentro del armario no serviría para nada. Sin embargo el hombre –sólo el hombre- es capaz de vivir trastocando la naturaleza de las cosas, desviándolas de la idea de Aquél que ha dado a las cosas su ser específico.
En muchas ocasiones obramos así por pura ignorancia; en otras nos rebelamos y nos anteponemos a Quien es el origen y razón de nuestro existir, con una actitud que trasluce arrogancia y soberbia. “Humano es errar; pero sólo los necios perseveran en el error” dijo Cicerón.
Este folleto pretende aportar algunos argumentos que ayuden a salir de [i]“esa divergencia entre lo que se halla en la superficie y lo que es el meollo del misterio”, es decir , mostrar esos situaciones en que la mirada turbia y egoísta del hombre da una visión de la familia que desdice totalmente de la riqueza de su naturaleza profunda.

2.- LA FAMILIA, UN LUGAR DONDE REINA LA ANARQUIA
La familia es una institución buena, entre otras razones porque no es conciliadora. Es algo bueno y saludable precisamente porque contiene tantas divergencias y variedades como un pequeño reino y, como muchos reinos pequeños, se encuentra generalmente en un estado que más bien se parece a la anarquía. También por ser un pequeño reino, está permanentemente acosada por aquellos que codician sus tesoros.
En la familia, la anarquía se manifiesta en los hechos cotidianos sin aparente trascendencia. El hecho, por ejemplo, de que a un hermano le importen un pito los problemas amorosos de su otro hermano, -lo que realmente le importa es jugar con su videoconsola- da a la familia algunas de las cualidades tonificantes de lo anárquico. Que el padre o el abuelo no aprueben los gustos de la hija o nieta, hace que la familia sea como la humanidad. Papá es a veces autoritario y excitable como la humanidad. El pequeño de la casa puede llegar a ser detestable como la humanidad. El abuelo a veces es tan pesado y viejo como la humanidad.
Esta grandeza de la familia es lo que aterroriza a algunos[ii]. Por más que se empeñen colectivos, autoridades, gobiernos, filósofos de pandereta, escritores sin libro o artistas sin escenario, la familia es como es : única, irremplazable, irrepetible, a veces odiosa, otras muchas agradable, y siempre fantástica. En una palabra ¡ÚNICA!
La familia no obedece a reglas marcadas por los hombres, no la quebrantan las leyes, porque en ella domina su propia ley: ¡EL OTRO!, la relación con el otro es la que ha de ordenar nuestro comportamiento en la família.La ley de la familia supera la imaginación. Así, cuando alguien con la mejor intención dice: “es una suerte que uno se pueda casar con la mujer que ama”, la ley de la familia predica: “es una suerte amar a la mujer con que se ha casado uno”.

3.- LA FAMILIA CRISTIANA
Cristo no sólo restauró a la familia a su tipo original como algo santo, permanente, y monógamo. Elevó el contrato del que se origina a la dignidad de sacramento, y así puso a la familia en el plano de lo sobrenatural. La familia es por tanto santa, ya que coopera con Dios, procreando hijos que están destinados a ser hijos adoptivos de Dios. La unión entre el marido y la esposa es definitiva hasta la muerte (Mt 19, 6 ss.; Lc 16, 18; Mc 10, 11; I Cor7, 10), ¿que sociedad se inicia sin visos de duración?, no es acaso la duración junto con la búsqueda , la aceptación y la coherencia una de las dimensiones de la fidelidad?.

La esposa no es esclava ni propiedad de su marido, sino su consorte y compañera. La familia cristiana es sobrenatural ya que se origina en un sacramento. A través del sacramento del matrimonio, los esposos incrementan la gracia santificante y el derecho a la gracia actual, necesaria para el adecuado cumplimiento de todos los deberes de la vida familiar: la relación entrelos esposos entre sí, y con los hijos, es sobrenaturalizada y santificada por esta gracia actual.

El fin y el ideal de la familia cristiana son igualmente sobrenaturales. Fin: la salvación de padres e hijos; ideal: la unión entre Cristo y su Iglesia. “Maridos, amad a vuestras esposas, como Cristo amó a su Iglesia y se entregó por ella”, dice San Pablo (Ef 25). La intimidad de la unión matrimonial, la casi identificación de marido y esposa, se expresa en la cita: “Así deben los hombres amar a sus esposas, como a sus propios cuerpos. El que así ama a su esposa, se ama a sí mismo” (Ef. 28).

La familia es la institución más antigua de la sociedad. Existe desde que hay hombres en la tierra. Posteriormente ha llegado el Estado. Actualmente, una de las relaciones externas más importantes de la familia son las que mantiene con el Estado.

4.- LA FAMILIA EN EL DESIGNIO DE DIOS CREADOR
Resulta ingenuo –y tristemente arrogante– creer que la época en que uno vive difiere totalmente de todas las anteriores, y que los problemas de los tiempos pasados están superados. Aunque no se reconoce abiertamente, en la actualidad se tiende a considerar que todo cambio significa progreso.
La familia descubre su sentido solamente en el designio de Dios y no solo descubre su identidad –“lo que es”– sino también su misión –“lo que puede y debe hacer”[iii]–. Remontarse al principio del acto creador es una necesidad para la familia para conocerse y realizarse según la verdad interior de su ser.
En el libro del Génesis, se lee el siguiente relato: “Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín del Edén para que lo trabajara y lo guardara […] entonces el Señor infundió un profundo sueño al hombre y este se durmió; luego tomó una de sus costillas y cerró el hueco con carne. Y el Señor Dios , de la costilla que había tomado del hombre formó la mujer y la presentó al hombre. Entonces dijo el hombre: Esta si es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará mujer, porque del varón fue hecha. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán una sola carne.”
La actitud del hombre frente a la mujer que aparece en el relato, es la propia de un marido frente a su esposa. El marido ve en la esposa la realización del designio divino: “No es bueno que el hombre esté solo”. –Voy a hacerle una ayuda adecuada… El hombre hace suya la exclamación de Adán. El autentico amor conyugal supone y exige que el hombre tenga un profundo respeto por la dignidad igual de la mujer[iv]. “No eres su amo”escribe Ambrosio, sino su marido; no la tengas por esclava, sino como esposa. Devuélvele sus atenciones hacia ti y sé para ella agradecido por su amor.

II ATAQUES A LA FAMILIA
B.1.- ATAQUES SISTEMÁTICOS A LA FAMILIA
“Abolir la familia” es una frase tomada del Manifiesto Comunista de Karl Marx y Frederick Engels. Hoy esta consigna se ha convertido en la principal agenda de cierta izquierda internacional y del feminismo radical de género. Esta conspiración se está llevando a cabo muy sutilmente bajo un disfraz de derechos humanos, de la igualdad de la mujer y de los derechos de los niños.
La unión entre el marxismo y la ideología de género ya quedó en evidencia en el libro “El Origen de la Familia, la Propiedad y el Estado” de Engels, en el que se señala que “El primer antagonismo de clases coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo, y la primera opresión de una clase por la otra, con la del sexo femenino por el masculino”. Pero todo esto no es nuevo, siempre ha sido peligrosa la familia para aquellos que de alguna manera, cayendo en la trampa de la serpiente –seréis como dioses– han intentado dominar la tierra. No es ésta una afirmación gratuita, dejemos que sea la historia quien nos ilumine:
La Grecia Clásica. Ya desde la antigüedad en Grecia existía una corriente estatista según la cual, olvidada la familia, el niño era sólo un miembro de la colectividad, y a la colectividad incumbía el deber de educarle para hacer de él un buen ciudadano. Al Estado le correspondía asimismo la regulación de la natalidad, para no cargarse de un número excesivo de ciudadanos defectuosos –eugenismo–.
De esta corriente encontramos un primer testimonio de Platón: en su “Ciudad Ideal” suprime el matrimonio, implanta la igualdad absoluta entre el hombre y la mujer y le permite cualquier libertad sexual, pero quitándole todo derecho sobre los hijos. En tal ciudad ideal, desaparece la paternidad pues, al ser el amor libre, no es posible saber de qué padre es el niño. Tampoco se reconoce derecho alguno a la maternidad pues los niños que las mujeres traen al mundo no son sus hijos, sino del Estado.
Platón era un teórico de una sociedad estatista en la que el poder central suplanta a la familia e impone un orden demográfico. Aristóteles adoptará los mismos planteamientos demográficos de Platón, insistiendo aún más en los peligros económicos de una expansión demográfica: en “La Política”, para evitar esta fatalidad, propone establecer un control de la procreación, al tiempo que recomienda, como Platón, poner en práctica cierto eugenismo. Las consecuencias de todo ello nos las muestra la historia con claridad : Grecia tuvo que enfrentarse a una despoblación que trajo consigo su inmediata perdición. El desarrollo de estos planteamientos de la Grecia clásica fue interrumpido por la irrupción de Roma y el Cristianismo.
Roma y el Cristianismo: Roma defendió siempre el ideal familiar: “La familia romana era esencialmente patriarcal. El pater familias, o sea, el marido, constituía la cabeza visible de la misma y ejercía una autoridad completa sobre los demás miembros de la casa. La mujer romana mejoró su posición respecto a la griega -esta última, pasaba toda su vida confinada en el hogar, y tenía a su cargo el cuidado de los hijos y de los esclavos sin que se le permitiera participar en los negocios públicos-.
En la familia de la Roma clásica se distinguían dos grupos domésticos: el más amplio, compuesto por diversas ramas independientes, y la familia en sentido propio. En ella, el padre ejercía un poder absoluto, aunque limitado en alguna medida, según fuera ejercido sobre la esposa, los hijos –la “patria potestad”–, los esclavos o los siervos.
La Revolución Francesa vuelve a suscitar las ideas griegas del derecho del Estado. Dantón, líder pragmático de la Revolución, escribe “Los niños pertenecen a la república antes que a los padres, y añade ¿quién dirá que estos niños mimados por el egoísmo de sus padres, no se convertirán en un peligro para la república?” El control de la familia por el estado ha encontrado siempre una gran acogida en Los Regímenes Totalitarios:
Así lo podemos constatar en los ideales marxistas “El Estado de los Trabajadores acudirá en auxilio de la familia, sustituyéndola; gradualmente, la Sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres ” [v].En el “abc del comunismo”, Eugenio Preobrazhenski y Nicolás Ivanovich Bujarin afirmaban :
“Cuando los padres dicen mi hijo o mi hija, quieren significar el derecho que tienen a educar a sus hijos a su gusto. Desde el punto de vista socialista, ese derecho no tiene fundamento. Por cada centenar de madres, solo una o dos son capaces de ser educadores. El futuro por tanto pertenece a la educación social. No será posible ninguna revolución mientras exista la familia. La familia es una institución aburguesada inventada por la Iglesia.
El Fascismo, no fue mucho mas benévolo con la familia: “La educación totalitaria e integral del hombre italiano pertenece exclusivamente al Estado”[vi]
Además, hay que añadir que en la época actual y como consecuencia del cambio experimentado por la condiciones de vida, parece que la familia ha dejado de ser una necesidad para el Estado contrariamente a lo que ocurría en el pasado.[vii]
Todas estas doctrinas y otras posteriores como el nacional-socialismo parten de un concepto erróneo del Estado. Quienes las promueven olvidan que la familia es la célula primitiva del pueblo y del Estado.
Los enemigos de la familia radicalizan los ataques, empleando una estrategia actual más sutil: se sirven de foros internacionales para introducir sus postulados. La meta es lograr un nuevo orden social basado en “su dogma” plasmado en una tríada intocable:
1) Nuevos derechos humanos (entre ellos los llamados “reproductivos”: anticoncepción y aborto).
2) Desarrollo sostenible (perspectiva de género, salud sostenible, educación sostenible, etc).
3) Conservación del medio ambiente para las generaciones futuras (¿reservar parte del mundo para que lo exploten los países ricos?).

B.2.- UNA NUEVA ESTRATEGIA
La nueva estrategia comenzó a planearse en la década de los ochenta, no interesan ataques frontales que desvelen claramente las intenciones. Más bien interesa, como hace un virus, introducir nuevos conceptos que desvirtúen la esencia de la familia tradicional.
Veamos algunos ejemplos:
Washington en 1980. Se iba a convocar una conferencia internacional cuyo titulo sería “The White House Conference on The Family”. Pero finalmente se introduce un cambio en la convocatoria y el titulo queda como“THE WHITE HOUSE CONFERENCE ON THE FAMILIES”. El cambio apenas es perceptible pero tiene una intencióntorticera; hay muchos tipos de familia. Por tanto nadie debe ser dogmático al respecto.
¿Qué subyace en esta idea? Uno es libre de escoger lo que quiere: cualquier combinación es tan válida y valiosa como las otras, y todas deberían ser reconocidas por la ley y la sociedad.
El Cairo 1994. Se celebra en esta ciudad la conferencia internacional sobre población y desarrollo—1994 fue el año internacional de la familia declarado por la ONU-.
El presidente de dicha conferencia era Fred Sai, curiosamente presidente asimismo de la Internacional Planed Parenthood Federatión (IPPF, Federación Internacional de Paternidad Planificada), cuyos orígenes se remontan a 1916, cuando Margaret Sanger organizó la primera clínica de control de nacimientos de IPPF, conocida en aquel entonces en Gran Bretaña por Liga Internacional de Control de Nacimientos.
Esta organización nació como consecuencia de la mentalidad según la cual los pobres y los marginados eran molestos (Siglos atrás, los calvinistas y otros puritanos tranquilizaban sus conciencias pensando que los ricos estaban destinados a ir al cielo. O como decía el avaro del Cuento de Navidad de Dickens “que se mueran los pobres y así disminuirá el exceso de población”).
El que la presidencia de la conferencia recayera en Fred Sai, decía mucho acerca de la dirección que se quería tomar en el Cairo. Las ideas no eran nuevas y al final se vio el trasfondo. En lugar de ser una conferencia donde se podrían haber afrontado con seriedad los problemas y las diferencias de desarrollo entre el primer y el tercer mundo, se convirtió en un debate sobre el aborto o, dicho de la forma actual, que parece menos dañina, la interrupción voluntaria del embarazo.
Pekín 1995. Ese año se celebra en la capital de China la Conferencia Internacional sobre la Mujer. En el mundo, nueve de cada diez mujeres tienen hijos y todavía muchos movimientos organizados de mujeres consideran al matrimonio y la maternidad como un obstáculo para la realización personal de la mujer.
Sorprendentemente en la 149 páginas de su documento de trabajo los miembros de la Unión Europea no habían incluido ni una sola referencia al matrimonio, la maternidad o la protección de la familia. La delegación de la Unión Europea pretendía arrancar del lenguaje de la Conferencia toda referencia en este sentido. Ante este hecho inexplicable, Mary Ann Glendoon (representante de la Santa sede) se dirigió a los representantes de la UE manifestándoles su contrariedad: “Vosotros tenéis todo esto en vuestras constituciones, está en la declaración de Derechos Humanos, en varias lenguas, ¿porqué no va a estar entonces en Pekín?”.
La Conferencia envió un comunicado de prensa a todos los periódicos europeos planteándoles esta cuestión: ¿Está realmente representando esta delegación la política de sus gobiernos y los intereses de los ciudadanos?. En 24 horas esta cuestión fue introducida en algún parlamento europeo, y la delegación europea se retractó hasta el punto que permitieron una ligera referencia a cada una de las cuestiones en el documento definitivo[viii].
Rio de Janeiro 1998. Se reunió el denominado Consejo de la Tierra, cuya labor fundamental fue elaborar la llamada “Carta de la Tierra”, que es una especie de acuerdo al que se quiere llegar para establecer el Nuevo Orden Mundial y la Nueva Era. Dada la fuerza de laspersonas y grupos que la apoyan, puede llegar a tener una gran trascendencia.
La Carta es un documento pensado en el seno del Consejo de la Tierra que preside Maurice Strong, uno de los subsecretarios generales de la ONU, conocido impulsor de políticas compulsivas de control de natalidad.
Del mismo consejo forma parte el ex premier soviético, Mikhail Gorbachov, fundador de la organización Cruz Verde Internacional. En palabras de Gorvachov “pretende reemplazar los Diez Mandamientos” pues es la única forma de salvaguardar la Tierra. Pretende ser el decálogo de la nueva era.
Esta constituida por 16 principios divididos en cuatro partes. En su estructura se conserva un mensaje antinatalista. Así en uno de sus apartados se manifiesta “Vivir sosteniblemente promoviendo y adoptando modos de consumo, producción y reproducción que respeten y salvaguarden los derechos humanos y las capacidades regenerativas de la tierra”.
Marx declaraba que los medios de “producción y reproducción”, lenguaje que se quiere copiar ahora en leyes y políticas, deben ser arrebatados de las manos del opresor y ser restaurados al oprimido. Que el sistema de clases desaparecería cuando se eliminara la propiedad privada, la familia encabezada por un padre, cuando se estableciera el libertinaje sexual, se facilitara el divorcio unilateral, se aceptara la ilegitimidad, se le otorgaran a las mujeres derechos reproductivos que incluyeran el aborto[…] se eliminara la religión.

B.3.- SEXO Y GENERO
La nueva ideología rompe lanzas por mantener la naturaleza intacta, bosques, mares y montañas, pero desconoce las naturales diferencias entre hombre y mujer, tratando de imponer unos nuevos derechos, basados en la teoría del género y la libre opción sexual.

A esto colabora el proceso de estos últimos años de gradual desestructuración cultural y humana de la institución matrimonial: se separa la identidad de sexo y género: Ser hombre o mujer no estaría determinado fundamentalmente por el sexo, sino por la cultura, y la libre elección personal. Con ello se atacan las mismas bases de la familia y de las relaciones inter-personales. “Si la cuestión del género es cultural y no se identifica el hombre con su sexo para proyectarse como masculino o femenino por qué una madre no puede hacer de padre y un padre de madre?
Los defensores de esta nueva ideología dicen: “Se aprende a ser hombre o mujer, no se nace”[ix]
“Lo fundamental es que se debe proceder a la desconstrucción social de la noción de genero y a su reconstrucción superando las diferencias creadas culturalmente, la noción de género que debe existir es la de género humano y que dentro de este género ya sea hombre o mujer cada persona viva el rol y su vida como quiera pero siempre como algo voluntario nunca impuesto por pautas sociales o culturales”[x].
Son algunas muestras de lo que, desde la década de los setenta, se empieza a llamar “género”. Esta ideología igualitaria cuestiona la familia biparental heterosexual. En respuesta a ello son muy apropiadas las siguientes palabras:
“El ocultamiento de la diferencia o dualidad de los sexos tiene consecuencias inmensas en diversos niveles. Una tal antropología, que pretende favorecer una visión igualitaria en relación a la mujer liberándola de todo determinismo biológico, ha inspirado en la realidad ideologías que promueven, por ejemplo, la contestaciónde la familia, por naturaleza biparental, es decir, compuesta de un padre y de una madre, así como el poner en el mismo nivel la homosexualidad y la heterosexualidad, un modelo nuevo de sexualidad polimorfa”.[xi]

B.4.- CONTRADICIONES EN EL DERECHO
La familia ha sido amparada por el derecho internacional. De hecho en el año1998, se celebraron los 50 años de la declaración de Derechos humanos de París donde se expone que:
“La familia es el elemento básico de la sociedad y que cada cual tiene derecho a casarse y a fundar una familia; que el hogar es inviolable ; que todo trabajador tiene derecho a un nivel de vida adecuado para el y su familia, y que la familia en general, y la maternidad y la niñez en particular, tienen derecho a la protección de la sociedad y el Estado”.
¿Sucede realmente así al menos en Occidente, cuna de esta declaración? No hay mas que enfrentar la declaración citada con la actual situación para descubrir la mentira.
Cada vez estoy más persuadido de que la causa más profunda de los males que padece la humanidad es la mentira, que hay que distinguir del error, inevitable en muchas ocasiones, siempre superable y salvable (Julián Marias)
Alguien podrá responder que en la elaboración de este documento se encontraban eminentes cristianos como el filósofo Francis Jacques Maritain y el diplomático libanés Charles Malik. Pues bien, si nos sumergiéramos en una búsqueda en otras legislaciones nos sorprenderían textos legales como los siguientes:
Uruguay,1934, “la familia es la base de nuestra sociedad y que el Estado velará por su propia estabilidad moral y material ”
Irlanda,1937,“El Estado reconoce que la familia es el elemento natural principal y fundamental de lasociedad[…] el estado por lo tanto, garantiza la protección de la familia en su condición y autoridad”.
Bolivia,1947 “El matrimonio, la familia y la maternidad están bajo la protección del Estado”
Italia,1947 “La República reconoce los derechos de la familia como célula natural de la sociedad fundad en el matrimonio”
Alemania ,1949, “El matrimonio y la familia se encuentran bajo la protección especial del orden estatal, cuidado y la educación de los hijos son un derecho natural de los padres y el deber que les incumbe prioritariamente a ellos. La comunidad estatal velar por su cumplimiento”
España,1978, Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia”.
Por tanto, la declaración de Derechos Humanos no es fruto del azar ni de la influencia de algunos intelectuales, sino el reflejo de la conciencia internacional de que la familia es la célula natural y fundamental de la sociedad, anterior al estado y por tanto este tiene el deber de protegerla y ayudarla, garantizando un ambiente sano, promoviendo la prosperidad domestica y respetando su autonomía.
Desgraciadamente, con el transcurrir del tiempo en ocasiones Naciones Unidas se ha convertido en una máquina dominada por la burocracia, y que ha ido llamando la atención de grupos de interés deseosos de influir en sus actividades. Algunos de esos grupos “quieren proteger a la familia como los lobos quieren proteger a los corderos”[xii].
El principio de protección de la familia comenzó a ser atacado precisamente desde Naciones Unidas. En 1995 y desde el Secretariado de las Naciones Unidas para el Año Internacional de la Familia, se publicó un folleto que afirmaba “El principio fundamental de la organización social son los derechos humanos del individuo que se enuncia en los instrumentos internacionales de derechos humanos”.
¿Como conciliar tal afirmación con la declaración de 1948? A esto se anticipó el citado secretariado admitiendo que es cierto que algunos derechos humanos se refieren a la familia como elemento básico de la sociedad, y garantizan su protección y asistencia pero el poder de la familia está y debe ser limitado por los derechos humanos fundamentales de cada uno de sus miembros.
Esto puede parecer razonable a primera vista ya que podría significar que ningún derecho incluido el de la familia es ilimitado. Pero no es esa la intención de aquella afirmación. Valga como prueba el hecho de que en la Convención Internacional de los Derechos del Niño, (Amsterdam 1992), hubo un gran esfuerzo de parte de algunos para oponer los derechos individuales a las relaciones familiares, y colocar al estado entre los niños y los padres, haciendo mella en la situación de la familia como objeto de protección de los derechos humanos.
En un momento en que se pretende que formas de convivencia no matrimoniales – parejas de hecho, uniones homosexuales, etc- se asimilen a una familia, el matrimonio-es decir el matrimonio cristiano- se convierte en un referente de lo que puede y ha de ser una familia.

B.5.¿QUI PRODEST?
¿A quién beneficia?. Esta pregunta se la hacían los romanos cuando precisaban averiguar quien había cometido un crimen.
Desde 1974 Jerôme Lejeune venía denunciando el complot de las Logias contra las raíces cristianas de la civilización occidental: “Se trata realmente de un complot. Es claro que los “ hijos de la Vida “ están conspirados contra los hijos de los hombres. Los adversarios de la vida saben que si quieren destruir la civilización cristiana hay que destruir, en primer lugar, la familia, hay que destruir lo que tiene de más débil, el niño.”[xiii]
También ha sido una constante del feminismo radical. En su libro “The Dialectic of Sex” (La dialéctica del sexo), la feminista radical Shulamith Firestone aplicó la ideología marxista clásica a las relaciones entre los géneros. Esta ideología proponía entonces la eliminación de la propiedad privada (para debilitar la base económica de la familia encabezada por el padre), la legalización del divorcio, la aceptación de los hijos ilegítimos, la integración de toda mujer en la fuerza laboral, el establecimiento de guarderías infantiles gratis las 24 horas del día y la eliminación de la religión, para así destruir la familia y eliminar las clases y demás fuerzas “opresoras”.
Otros beneficiados son los grupos que abanderan la llamada “revolución sexual”: los grupos homosexuales, y los que patrocinan el uso del sexo como “objeto de consumo”.

III.- LO QUE LA FAMILIA ES
C.1.- LO QUE LA FAMILIA ES
¿Porqué quiso Cristo nacer y crecer en el seno una familia?. Es fundamental llegar al concepto originario de la familia para comprender su auténtico sentido.
La familia es el único lugar donde la persona se ve acogida y se nos quiere seamos lo que seamos, simplemente por ser de la familia. Querida así la persona aprende a querer a los demás miembros de la familia, afecto que podrá expandirse a las demás personas de la sociedad.
Gilbert KeithChesterton, escritor y filósofo ingles, nació (1874) y se educó como anglicano, convirtiéndose al catolicismo en 1.922. Chésterton insistía en la necesidad de entender lo que la familia es y lo que no es, y lo hacía con este argumento “La crisis de hoy es que la familia está hecha añicos de tal manera que ni siquiera hay acuerdo en la misma noción de familia. Pero a pesar de los problemas que acucian a la familia, también es malo aferrarse a la idea de que la familia siempre fue mejor en el pasado. Los problemas de la familia son los de la vida misma, y del trato entre seres humanos imperfectos y, a veces malvados”.[xiv]
Consideraba a la familia como un lugar en el que el ser humano puede entregarse a otro sin pérdida de personalidad o de alegría. Un lugar en el que uno puede llegar a ser realmente libre, donde mandar es obedecer, reinar servir, y un gozo sufrir.
La familia está fundada sobre el amor, reflejo del amor con que Dios nos ha amado desde la creación. Vivificada por el amor, la familia es una comunidad de personas: del hombre y de la mujer esposos, de los padres y de los hijos, de los parientes…. El primer objetivo es vivir fielmente su realidad, recordada en el Sínodo de los Obispos de 1980, siendo estructurada en cuatro objetivos fundamentales:
1. Formación de una comunidad de personas
2. Servicio a la vida
3. Participación en el desarrollo de la sociedad
4. Participación en la vida y misión de la Iglesia
El mismo Dios, cómo un padre amoroso, nos ha ido desgranando el propio ser de la familia:
“Maridos amad a vuestras mujeres como Cristo amó antes a la iglesia y se entregó por ella […] el que ama a su mujer se ama a sí mismo. Porque nadie aborreció su propia carne, antes bien la alimenta y la cuida con cuidado[…] mujeres, estad sumisas a vuestros maridos[…].Padres, no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la corrección según el Señor”.[xv]
Dios ha concebido la familia como un faro que siempre ilumina con una luz constante; como un puerto donde poder amarrar la propia nave cuando las tormentas del proceloso mar de la vida nos golpean con sus furiosas olas; como un lugar donde volver a buscar aquella caricia antigua que tanto nos reconfortaba. Dios creó la familia porque vio que era muy bueno.
C.2 .- LOS NIÑOS SON “LA ARMONIA DE LA FAMILIA”
“Si no os hacéis semejantes a los niños , no entraréis en el Reino de los Cielos”
En la familia, tal como Dios la ha creado, los padres tienen el deber irrenunciable de introducir a los hijos en el descubrimiento del misterio de Dios, y del coloquio personal con Él. Sin embargo no siempre ocurre de ese modo, ya que los niños entran muy pronto en la fase de los relativismos y los racionalismos, que son enfermedades de adultos.
En ocasiones la sociedad actual les inyecta tales dosis de carácter adulto, que pierden pronto el encanto de sus sonrisas y el candor de su inocencia. Ser niño en nuestra sociedad constituye una aventura muy breve. ¿Cómo contrarrestar estas tendencias?, ¿cómo evitar perder esa maravillosa sintonía que da vida a la familia?.
El reto no es sencillo pero tampoco inalcanzable: Luchar porque la familia sealo que ha de ser: Escuela de amor; lugar de encuentro con nuestro Creador; donde cada uno es querido por lo que es, sea como sea. No hay que dejarse intimidar por los fantasmas que crea el progresismo mal entendido y el relativismo actual.
Es fundamental el cuidado y el amor hacia los pequeños, enseñándoles a compartir los bienes, las alegrías, ….Los hogares han de ser alegres, los hijos necesitan un ambiente en el que, habitualmente, se esté de buen humor. Cuando no es así, ese hogar va cayendo poco a poco en un sopor parecido a la tristeza, que nunca es productiva ni libera en nada de los problemas y los sufrimientos.
Preservar la riqueza de la niñez, es preservar la esencia de la familia. Introducir a los niños en el misterio de Dios enseñándoles a iniciar un coloquio personal con Él es reafirmar los cimientos de la familia, reforzar los cimientos de la familia, fortalecer los cimientos de la sociedad.

José Luís Samper Quesada
__________________
NOTAS
[i] .Familiaris Consorcio
[ii] .G.K.Chesterton
[iii] . Enciclopedia Católica
[iv] . Familiaris Consorcio
[v]. Alejandra Kollontai (1872 – 1952)
[vi] . Benito Musolini.Discurso ante el consejo de Ministros 28/03/1928
[vii] . Alejandra Kollontai
[viii] . 14.-M.A.Glendoon Revista Nuestro tiempo marzo 1997.
[ix] . El segundo sexo.Simone Beauvoir
[x]. Cuestión de género, evolución y consecuencias. FERNANDO M. CARLETTI
[xi] .Cardenal Ratzinger
[xii] .Mary Ann Glendoon.Congreso Internacional de la familia de Río de Janeiro
[xiii] .Jerome Lejeune . Premio J.F.Kennedy y miembro de la Academia Americana de Ciencias
[xiv] .Chesterton
[xv] . S.Pablo.Epistola a los Efesios

Estándar