Familia, Uncategorized

Fallece Norma McCorvey la mujer utilizada para legalizar el aborto en EEUU

normamccorvey6

El conocido caso Roe v. Wade se aprobó en EUU a principios de 1970, cuando Norma alegó ante la corte de justicia -presionada por quienes buscaban un caso para legaliza el aborto-, haber sido violada por un grupo de hombres y haberse quedado embarazada.

El pasado sábado 18 de febrero falleció Norma McCorvey, la mujer que fue utilizada como un peón por quienes buscaban un caso para legalizar el aborto. Se trata del conocido caso Roe v. Wade, que se aprobó a principios de 1970 en Estados Unidos, cuando Norma alegó ante la corte de justicia el haber sido violada por un grupo de hombres y haberse quedado embarazada. Desde entonces, se han cometido alrededor de 50 millones de abortos en el país.

McCorvey, quien ha fallecido a los 69 años de insuficiencia cardíaca, fue “utilizada” por las abogadas Linda Coffee y Sarah Weddington, recién graduadas de la Facultad de Leyes de la Universidad de Texas, presentaron una demanda en representación de Norma McCorvey, bajo el seudónimo de “Jane Roe”, una mujer que quería abortar y afirmaba que su embarazo se había producido después de una violación.

Sin embargo, años después, una arrepentida Norma McCorvey reconoció que parte de su declaración no era verdad y denunció haber sido utilizada como un peón por quienes buscaban un caso para legalizar el aborto. En junio de 2003 presentó una demanda en el estado de Dallas para que se revisara el fallo asegurando que, además de haber sido todo una farsa, existían “testimonios que comprueban que el aborto daña a las mujeres”, pero la demanda fue denegada.

En el año 2007, explicó en una entrevista concedida al semanario Alba que todavía seguía “sufriendo la manipulación de las feministas que la usaron en 1973” y que si las mujeres conocieran la verdadera cara del aborto, “jamás considerarían someterse a él”.

En diversas entrevistas y declaraciones públicas a lo largo de estos años, McCorvey ha admitido que nunca tuvo un aborto y que el embarazo no había sido producto de una violación, sino que el padre de su hijo -que fue dado en adopción-, era alguien a quien conocía y quería.

En los últimos años, McCorvey se convirtió en miembro del movimiento pro-vida estadounidense y luchó por defender el derecho a la vida de los no nacidos.

Cuando se cumplió el cuarenta aniversario de Roe v. Wade, McCorvey explicó en un vídeo: “En 1973 yo estaba muy confundida y luché por conseguir un aborto legal, pero la verdad es que tengo tres hijas y nunca he tenido un aborto. Sin embargo, al conocer a Dios, me di cuenta que mi caso, el cual legalizó el aborto, fue el error más grande de mi vida. Ahora estoy dedicado a la difusión de la verdad sobre la preservación de la dignidad de toda vida humana desde la concepción natural hasta la muerte natural”. https://youtu.be/zlDJzatYoH8

 

La Gta., 2017

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, catolicos en el mundo, doctrina social de la iglesia, Familia, familia cristiana, fe, laicos

John C. Eccles

descarga

Primeros años

John Carew Eccles nació en Melbourne (estado de Victoria, en Australia) el 27 de enero de 1903. Era hijo de dos profesores católicos que practicaban la educación en casa (homeschooling), por lo que John no acudió al instituto Warrnambool hasta los 12 años. Alumno brillante, a los 17 años fue becado para estudiar medicina en la Universidad de Melbourne. Se graduó el primero de su clase con honores en 1925, siendo premiado con la prestigiosa beca Rodhes para hacer el doctorado en la Universidad de Oxford, Inglaterra.

 Allí escogió la especialidad de Filosofía de la ciencia, siendo discípulo de Charles Scott Sherrington, prestigioso neurofisiólogo (en 1932, premio nobel de medicina) y también creyente, obteniendo el grado de doctor en Filosofía en 1929, a los 26 años de edad. Poco antes se había casado con la neozelandesaIrene Frances Miller, con la que tendría nueve hijos (cuatro varones y cinco mujeres). Dos de sus hijos fueron también investigadores científicos y una de ellas, Rosamond, cooperó más adelante con él en sus investigaciones. En Reino Unido publicó un primer trabajo llamado “actividad refleja de la médula espinal” (1932).

 En 1937 regresó a Australia, donde se hizo cargo, junto a Bernard Katz (premio nobel de medicina en 1970) y Stephen Kuffler, del instituto Kanematsu, perteneciente a la Escuela médica de Sydney. Durante la Segunda guerra mundial llevó a cabo investigación militar, y a su término fue nombrado profesor de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda, donde se hizo amigo del filósofo Karl Popper, que influyó poderosamente en su concepción filosófica. Ambos desarrollaron el concepto de “dualismo interaccionista”, por el cual el universo estaba formado de una sustancia física y otra mental, que interaccionaban entre sí.

Estudio de la sinapsis neural

Desde su época universitaria, Eccles sintió una gran insatisfacción ante la explicación corriente de la relación entre mente y cuerpo, lo cual le inclinó a desarrollar su investigación en el campo de la neurociencia. En 1952 fue nombrado profesor de la Escuela John Curtin de Investigación Médica, perteneciente a la Universidad Nacional de Australia en Camberra (la capital federal). Allí focalizó su trabajo en el estudio de las sinapsis en el sistema nervioso periférico, tomando como modelo el reflejo osteotendinoso, relativamente simple de observar.

 Aplicando corrientes en la neurona motora sensorial del cuádriceps y de los isquiotibiales, su equipo descubrió el modo en que la corriente eléctrica excitatoria desencadenaba el potencial de acción en la placa motora del músculo, por acumulación de potenciales postsinápticos excitatorios; y también el modo en que actuaban los potenciales inhibitorios. En 1953 publicó el libro “las bases de la neurofisioloía de la mente. Principios de neurofisiología”.

 Eccles y Katz estuvieron también entre los pioneros que demostraron experimentalmente que la transmisión sináptica era principalmente química, y no meramente eléctrica, y el papel que la acetilcolina tenía como neurotransmisor.

 Estos descubrimientos permitieron un salto fundamental en la neurofisiología, y le valieron un gran reconocimiento a nivel mundial. En 1957 publicó “la fisiología de las células nerviosas”, y en 1958 fue nombrado caballero del Imperio, reconocimiento del que siempre estuvo orgulloso (empleó desde entonces el título de Sir). Su principal honor lo recibió en 1963, cuando obtuvo, por sus trabajos sobre la sinapsis, el premio nobel de Medicina/Fisiología, compartido con los descubrimientos de Andrew Huxley y Alan Lloyd Hodgkin por sus trabajos sobre los potenciales de acción neural. Por ese motivo fue elegido “Australiano del año” en 1963.

 Publicó en 1964 “la fisiología de las sinapsis”, y en 1969 “las vías inhibitorias del sistema nervioso central”.

Sus trabajos filosóficos. El trialismo interaccionista

Cuando John Eccles se doctoró en filosofía de la ciencia ya mostraba un lado profundamente inquisitivo acerca de la naturaleza del hombre, más allá de sus estudios meramente físicos.

 Efectivamente, en 1965 ya había publicado “el cerebro y la unidad de la experiencia consciente”, y fue nombrado miembro honorario de la Sociedad Filosófica Americana. Un año más tarde se traladó a Estados Unidos, donde trabajó dos años en el Instituto de Investigación biomédica de Chicago, abandonándolo en 1968 para ser profesor en la universidad de Buffalo (estado de Nueva York).

 Desde el principio, el objeto del interés de Eccles fue la incógnita de la relación entre mente y cerebro. Deshechando el cartesianismo clásico que le insatisfacía, en unión de Popper, evolucionó el dualismo interaccionista y diseñó una teoría de los tres mundos que interaccionaban, el “trialismo interaccionista”.

 Los que llamaba “tres mundos” estaban compuestos de: 1) Objetos y estados físicos: energía, materia inorgánica y orgánica (incluyendo el cerebro humano) y artefactos creados por el hombre (algunos no aparentemente materiales como la música). 2) Estados de consciencia: referido al conocimiento subjetivo, y a la experiencia de percepciones, pensamientos, emociones, memorias, sueños, imaginación y disposiciones interiores. 3) Conocimiento en sentido objetivo: ahí incluía toda la ciencia, tanto exacta como humanística, del ser humano.

 Según sus propias palabras, el primer mundo era el único que reconocían los materialistas estrictos.

 En cuanto al segundo mundo, admitía en él tres niveles diversos, uno correspondiente a los sentidos externos (luz, color, dolor, tacto, sonido, olfato, etc) que reconocía necesidad de elementos del mundo primero (como las ondas de sonido o las sustancias químicas del olfato), otro a los sentidos internos (pensamientos, memorias, alegrías, sentimientos, sueños, miedos, imaginaciones e intenciones) que pueden exteriorizarse por el gesto y la palabra, y un tercero correspondiente al “Puro Ego (el Yo o espíritu), que consideraba el corazón de la unidad y el pensamiento.

 La relación entre el mundo uno y el dos correspondería aproximadamente a la discusión secular entre el universo de las ideas y el de los objetos, desde Platón a Descartes, pasando por el realismo de Santo Tomás de Aquino o el nominalismo de Ockham.

 Por último, el mundo tercero corresponde a la cultura. Es decir, todo el mundo creado por el hombre y que recíprocamente le construye a lo largo de la historia. Esta era la principal adición del pensamiento de Popper a sus propias ideas. Incluía también los artefactos del mundo primero, no en tanto en cuanto meros objetos, sino por el significado trascendente que poseen.

 Publicó durante esos años diversos trabajos desarrollando progresivamente estas ideas: “Encarando la realidad: las aventuras filosóficas de un cientifico cerebral” (1970), “La comprensión del cerebro” (1973), y finalmente “el Yo y su cerebro”, en 1977, junto a Karl Popper, donde aquellas se plasman plenamente.

Últimos años

En 1975, Eccles (que contaba 72 años de edad) se retiró de la actividad académica e investigadora. Abandonó los Estados Unidos y se instaló en Suiza, donde obtuvo la nacionalidad. Allí siguió escribiendo sobre el problema “mente-cerebro”, sin que la edad avanzada le restara un ápice de lucidez. Publicó “El misterio humano” en 1979, la “Psique humana” en 1980, “La maravilla de ser Humano; nuestro cerebro y nuestra mente” (con Daniel N. Robinson) en 1984, “Mente y Cerebro” en 1985, y “La evolución del cerebro: la creación del Yo” en 1989.

 Su actividad no cesó. En 1977 pronunció las conferencias Gifford en la Universidad de Edimburgo, creadas para “promover y difundir el estudio de la teología natural”. Los temas de sus ponencias fueron “el mistrio humano” y “el psiquismo humano”. En 1981 fue miembro cofundador del Consejo Cultural Mundial, junto a otras 123 personalidades de la ciencia, la literatura, la filosofía o el arte. En 1990 recibió la Real Orden de Australia.

 En 1994, nada menos que con 91 años, publicó su último trabajo, y acaso el más perfilado y definitivo, “Cómo el Yo controla su cerebro”. Es el resultado de su relación con los trabajos del físico nuclear Friedrich Beck desde 1991.

 En él vuelve al dualismo interaccional entre mente y cerebro. Postula la existencia de unidades neurales en el córtex cerebral, a las que llama “dendrones”, formados por columnas neuronales cilíndricas en las seis últimas filas de la corteza, cada uno de 60 micrómetros de diámetro (habría unos 40 millones de dendrones). Cada dendrón estaría conectado con una unidad mental o “psicón”, representando una experiencia consciente unitaria. En los pensamientos y acciones voluntarias, los psicones actuarían sobre los dendrones, incrementando la posibilidad de activación de las neuronas seleccionadas a través del “efecto túnel” en la exocitosis sináptica.

 En 1997, John Carew Eccles murió en su casa de Locarno (Suiza), a los 94 años de edad. En la Escuela de investigación médica John Curtis de la Universidad Nacional de Australia, donde impartió clases, se inauguró en 2012 una nueva alaque lleva su nombre.

Visión filosófica y teológica de John Eccles

Eccles siempre se consideró católico practicante. Así lo afirmó en una biografía escrita por Alexander Karczmar, aunque admitía que no siempre había cumplido el precepto dominical. Más aún, su vida presentó al menos una incoherencia grave con su fe, cuando en 1968 (hijo de sus agitados días) se divorció de su esposa Irene, tras cuarenta años de matrimonio, y poco después se casó con una de sus discípulas, Helena Taboríkova, que colaboró en sus trabajos científicos.

 No obstante, era un hombre espiritual, con un profundo sentido del misterio, y una firme creencia en la Divina Providencia, y su operación por encima de los acontecimientos materiales de la evolución biológica. Estaba convencido de que la ciencia no bastaba para comprender el universo y el misterio de la vida.

 Durante su célebre ponencia “el misterio humano” en las Lecturas Gifford de Edimburgo en 1978 dijo:

Acepto todos los descubrimientos y las hipótesis científicas bien corroboradas; no como la verdad absoluta, sino como la aproximación más cercana a la verdad a la que podemos llegar. Pero tales lecturas nos revelarán, un caso tras otro, quehay un importante residuo no explicado por la ciencia, y siempre más allá de cualquier futura explicación científica. […] Como dualista, creo en la realidad del mundo de la mente o el espíritu así como en la realidad del mundo material. Más aún, soy “finalista” en el sentido de creer que hay algún Diseño en el proceso de la evolución biológica que nos ha llevado eventualmente a la autoconsciencia con nuestra individualidad única. Sugeriré más adelante que somos criaturas con algún sentido sobrenatural como ya lo he definido.

 Un año más tarde, llamaba en un artículo a recuperar la ligazón entre filosofía y la teología, alertando sobre el totalitarismo sin alma al que aboca el materialismo estricto:

Repudio las filosofías y los sistemas políticos que identifican a los seres humanos como meros objetos de una existencia material de valor sólo como engranajes de la gran máquina burocrática del Estado, que así se convierte así en un estado esclavista. Las esclavitudes terribles y cínicas representadas en la obra de Orwell ‘1984′ están hundiendo más y más a nuestro planeta. ¿Aún hay tiempo para reconstruir la filosofía y la religión que nos pueden dar una fe renovada en esta gran aventura espiritual, que para cada uno de nosotros es una vida humana vivida en la libertad y en la dignidad?

 En el mismo, criticaba abiertamente el ciencismo o cientifismo, alertando sobre su capacidad de embaucar a los legos:

Ha habido una deplorable tendencia de muchos científicos de afirmar que la ciencia es tan poderosa y omnipresente que en un futuro no muy lejano se proporcionará una explicación en principio de todos los fenómenos del mundo de la naturaleza, incluido el hombre, incluso de la conciencia humana en todas sus manifestaciones. […] En nuestro reciente libro [se refiere a “El Yo y su cerebro”, de 1977], Popper ha llamado a esta pretensión como ‘materialismo promisorio’, que es exagerado e irrealizable. Sin embargo, debido a la alta consideración que se tiene por la ciencia, tiene un gran poder de persuasión con los laicos inteligentes, porque es defendida sin pensarlo por la gran mayoría de científicos que no han evaluado críticamente los peligros de esta afirmación falsa y arrogante.

 En su libro “El misterio humano” (1979) defiende la Providencia y critica el evolucionismo neo-darwinista:

Creo que hay una Providencia Divina operando en y por encima de los acontecimientos materialistas. […] El increíble éxito de la teoría de la evolución se ha protegido de la evaluación crítica significativa en los últimos tiempos, sin embargo, falla en un aspecto de lo más importante: no puede explicar la existencia de cada uno de nosotros como seres únicos, auto-conscientes.

 Invitado a escribir en la obra colectiva “Los intelectuales hablan sobre Dios: un manual para el estudiante cristiano en una sociedad secular” (1984), tituló a su artículo “la biología moderna y el giro a la creencia en Dios”, y decía:

La ciencia y la religión se parecen muchísimo. Ambas son aspectos creativos de la mente humana. El conflicto aparente es resultado de la ignorancia. Venimos a existir a través del acto divino. Esa guía divina es un tema desde el principio hasta el fin de nuestra vida, en nuestra muerte el cerebro se va, pero la orientación y el amor divino continúa. Cada uno de nosotros es un ser único, consciente, una creación divina; es el punto de vista religioso; es el único punto de vista consistente con toda la evidencia.

 En 1989, en su obra “evolución del cerebro; creación del Yo” afirmaba que “la teoría reduccionista prevalente era empobrecedora y vacía”, y añadía:

Expreso aquí mis esfuerzos por comprender con profunda humildad un Yo, mi Yo, como un experiencia. Lo ofrezco en la esperanza de que los Yos humanos puedan descubrir una fe transformadora en el sentido y significado de esta maravillosa aventura que se nos ha dado a cada uno en esta salubre Tierra nuestra; cada uno con su maravilloso cerebro, que es nuestro para controlar y usar, para nuestra memoria y disfrute, y creatividad, y con amor por los otros Yos humanos.

 En una conferencia en 1990, Eccles también se mostró crítico con la adoración de la Madre Tierra de la Nueva Era, poniendo en guardia frente al más preocupante materialismo:

Hablas de la protección de nuestra tierra como si fuera el objetivo más urgente en la actualidad. No estoy de acuerdo. Se trata de salvar a la humanidad de la degradación materialista; se presenta en los medios de comunicación, en la sociedad de consumo, en la predominante búsqueda de poder y dinero, en la degradación de nuestros valores (que solían estar basados en el amor, la verdad y la belleza), y en la desintegración de la familia humana.

 La espiritualidad pasaba a primer plano en su obra “Evolución del cerebro:creación del Yo” (1991):

Tenemos que reconocer que somos seres espirituales con almas existentes en un mundo espiritual, así como seres materiales con cuerpos y cerebros que existen en un mundo material. […] Me veo obligado a atribuir la exclusividad del Ser o el Alma a una creación espiritual sobrenatural. Para dar la explicación en términos teológicos: cada Alma es una nueva creación Divina, que se implanta en el feto en crecimiento en algún momento entre la concepción y el nacimiento. […] Podemos considerar a la muerte del cuerpo y del cerebro como la disolución de nuestra existencia dual. Con suerte, el alma liberada encontrará otro futuro de significado aún más profundo y de más experiencias fascinantes, quizás en alguna existencia renovada conforme a la enseñanza cristiana tradicional.

 En su obra cumbre, “Cómo el Yo controla su cerebro” (1994) es muy crítico hacia la filosofía materialista, y esa crítica le lleva a la fe en la creación sobrenatural:

El ‘materialismo promisorio’ es simplemente una superstición mantenida por materialistas dogmáticos. […] Observo que esta teoría no tiene fundamento. Cuanto más descubrimos científicamente acerca del cerebro, más claramente distinguimos entre los eventos cerebrales y los fenómenos mentales y más maravillosos se vuelven los fenómenos mentales. […] El misterio humano está increíblemente degradado por el reduccionismo científico, con su pretensión en el materialismo promisorio para considerar todo lo del mundo espiritual en términos de patrones de actividad neuronal. Dicha creencia debe ser calificada como una superstición. […] Puesto que las soluciones materialistas no tienen en cuenta nuestra unicidad experimentada, me veo obligado a atribuir la unicidad al ser o alma a una creación espiritual sobrenatural. Esta conclusión es de inestimable importancia teológica. Refuerza fuertemente nuestra creencia en el alma humana y en su origen milagroso en una creación divina.

 En la entrevista para la antología científica The Voice of Genius (1995) declaraba:

Hay un misterio fundamental de mi existencia personal, que sobrepasa las consideraciones biológicas del desarrollo de mi cuerpo y de mi cerebro. Esta creencia, por supuesto, mantiene el concepto religioso del alma, con su creación especial de Dios. […] Si considero la realidad como la experimento, la primera experiencia que tengo es de mi propia existencia como un ser único consciente de sí mismo que yo creo que fui creado por Dios.

Epílogo

Para muchos de sus colegas de filosofía de la ciencia, el dualismo era casi un residuo religioso de la filosofía de una época pasada, y Eccles se acostumbró a enfrentar frecuentes críticas. Por ello fue un activo participador de las Conferencias internacionales de la Unidad de Ciencia, patrocinadas por la Fundación Cultural internacional. En ellas fue uno de los principales impulsores de temas como “la ciencia y los valores absolutos”. Siempre se empeñó en que la ciencia no se cerrara en un estrecho camino que le llevara a despreciar la integración de sus conocimientos con la dimensión espiritual de la persona (como por ejemplo en sus ponencias sobre la neurociencia y el libre albedrío, la muerte o el sentido de la vida).

 Junto a su amigo Karl Popper, fue también un firme defensor del método hipotético-deductivo (formular una hipótesis y deducir de ella consecuencias que pudieran ser falsadas experimentalmente), y en sus propias investigaciones lo siguió escrupulosamente.

 John Carew Eccles estaba profundamente convencido de que se podían hallar los signos de lo sobrenatural junto a los hallazgos naturales de la ciencia, y persuadido de que no suponían una contradicción para ningún investigador científico.

Su experiencia en la investigación científica no supuso en absoluto la puesta en duda de la fe recibida. Muy al contrario, puso al día la teoría dualista de alma-cuerpo(en su caso mente-cerebro) de los teólogos cristianos más autorizados. De forma cuasi profética, advirtió contra los riesgos y errores del materialismo, muy particularmente del que llamó “materialismo promisorio” que consideraba muy cercano al cientifismo, así como de la adoración de la Madre Tierra, de las filosofías materialistas y su concepto del hombre como engranaje.

 En cambio, defendió el Diseño inteligente detrás de la evolución biológica. Propuso atribuir la unicidad de mente y cerebro a la creación divina, y la superioridad de la mente. Y predicó la transformación del Yo para recuperar una civilización (filosófico-religiosa) en la que el respeto a la dignidad del hombre, el disfrute, la libertad y el amor a los otros sentara las bases de una cultura basada en la reconciliación entre la ciencia y la religión, entre la razón y la fe.

 Sin duda, un buen ejemplo para cualquier católico, sobre todo los investigadores científicos.

 Luis Ignacio Amorós (Valencia, 1972. Seglar católico. Doctor en Medicina, catequista de confirmación, voluntario de Cáritas en Atención al inmigrante, ministro extraordinario de la Comunión desde 2005, ha sido editor del portal de la CTC del Reino de Valencia desde 2004 a 2008). / InfoC. 2016

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, actualidad venezolana, CAMPAÑA "UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ", Familia, familia cristiana, fe, Papa Francisco

UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ 2014

¡Que alegría poder poner a sus disposición el material 2.014 de la jornada de oración UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ! programa que pertenece al Consejo Nacional de Laicos de Venezuela.
Un Millón de Niños Rezando el Rosario por la Unión y la paz 2014

Este material está conformado por un afiche promocional y un desplegable que contiene: los misterios del rosario a meditar este año, con frases del Papa Francisco, Un instructivo para aprender a rezar el rosario y un juego basado en valores.
La frase del Papa Francisco que ilumina nuestra jornada de oración es “Llevemos a Dios el mundo y el mundo a Dios”.
Te invitamos a unirte desde ya a esta jornada que se realizará en los colegios el 18 de octubre del presente año.
El 19 en las parroquias y el 20 en familia
DESPLEGABLE CARA 1umn 2014

DESPLEGABLE CARA 2umn 2014

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, actualidad venezolana, Buenas Lecturas que Valen la Pena, Familia, familia cristiana, fe, laicos

¿La familia en peligro de extinción?

familia en crisis

Lo que hoy realmente debe preocuparnos, en primer término, es el futuro de la familia, que a mi modo de entender lo veo muy oscuro. Miremos a nuestro alrededor, en nuestros amigos y vecinos, incluso dentro de nuestras propias familias, y comprobamos que el rechazo al matrimonio canónico, al matrimonio “para toda la vida”, abunda…, pero además, está la plaga de divorcios de los que, en un principio, se comprometieron libremente, ante Dios, para toda la vida.

Para muchas personas, hoy lo que se lleva es el “arrejuntarse”, el amancebarse, el vivir “en pareja”, desdeñando todo compromiso formal y, con mucha frecuencia, la negación a la descendencia. Si acaso un hijo, uno sólo, no más…

matrimonio

Toda pareja, formal o no, está sometida a los vaivenes de la convivencia en común, pero la poca formación al respecto y la carencia de virtudes, las hace sumamente frágiles, inseguras, quebradizas, propensas a la ruptura, al trauma del divorcio a veces por motivos nimios, creando un mundo de seres desorientados e infelices abocados a toda clase de dramas.

¿Quién fomenta estas corrientes degradantes y perniciosas? No lo sé. Lo sospecho, pero a ciencia cierta no lo sé. Veo no obstante ciertos hechos, lo puede ver cualquier persona con ojos en la cara y quiera verlo, como, por ejemplo, la renuncia al matrimonio, constituyen una gran amenaza para la estabilidad familiar y, por consiguiente, la estabilidad social, dado que si la familia estable se descompone y desaparece, la sociedad correrá la misma suerte, con todos los males que ello puede traer consigo.

Otro hecho que actúa contra la familia regular, es la homologación del mal llamado “matrimonio homosexual o igualitario” al matrimonio verdadero, con lo que se pretende, no sólo “normalizar” legalmente lo que por naturaleza es anormal, sino banalizar, desfigurar el concepto de matrimonio, según lo entiende, no sólo la religión, sino las mismas leyes naturales. El matrimonio es la institución natural que tiene por fin, además de consagrar el amor entre los esposos, la conservación de la especie a través de ese amor precisamente. Y ello es imposible de conseguir con la unión homófila.

Sin embargo, ahora estamos, en gran parte de Occidente, bajo la dictadura del corporativismo gay y la ideología de género, que forman parte del mismo paquete corrosivo dispuesto a disolver las instituciones firmes que sostenían la civilización occidental.

Lo hemos visto en el último festival de Eurovisión, ese evento decadente, donde un tipo con barba, disfrazado de mujer, que se hace llamar Conchita, ganó, no por su voz, sino por su condición de afeminado, género que abunda en el mundo del espectáculo. Salió a provocar o a exhibir su condición, y consiguió plenamente su objetivo, con el gran apoyo del lobby gay. El tal Tomás, que es su nombre real, aunque se haga llamar Conchita, dijo al terminar aquel ruido, “no nos pararán”. Y, en efecto, están lanzadísimos, y no pararán hasta subvertir el orden natural de la sociedad imponiendo a todo el mundo la hegemonía de su estilo de vida.

Hemos vuelto, al cabo de miles de años, a Sodoma y Gomorra. ¡Todo un progreso de civilización! ¿Es un augurio alarmista infundado por mi parte? Bueno, el tiempo dirá. En todo caso, recemos por el próximo sínodo de los obispos sobre la familia, y que del él, salgan orientaciones claras y fieles a la Palabra, a la Tradición y al Magisterio de la Iglesia.

Vicente Alejandro Guillamón /RenL., 19 mayo 2014 (edit.)

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, actualidad venezolana, Buenas Lecturas que Valen la Pena, Familia, familia cristiana, fe, red provida

Valores y penurias en la adolescencia

Adolescencia en crisis

Los cinco problemas actuales de los adolescentes en la relación interpersonal, familiar y social; y los seis valores fundamentales más comunes entre ellos

En esta época de la adolescencia, en los jóvenes se producen muchos cambios. En algunos se notan más y en otros menos, pero todos cambian, tanto física como mentalmente. Modifican: sus puntos de vista, su personalidad, su carácter, su forma de ser ante los amigos y ante la familia, los estudios…

Los principales problemas actuales de la adolescencia son:

1.- Faltan valores. En estos años los educadores, las familias y los gobiernos no nos hemos preocupado suficientemente de inculcar valores a nuestros jóvenes porque pensábamos, equivocadamente, que ellos adquirirían esos valores con sus amigos y en sus propios ambientes, y al final gran parte de la juventud adolece tristemente de esta educación en valores tan importante para sus vidas y para dar respuesta a los retos de la época.

Exigencias de la sociedad

2.- Faltan ideales. La sociedad de hoy en general, no solamente los jóvenes, no tienen ideales para construir sólidamente su vida. Es ésta una gran carencia a causa de la cual, y si no se remedia, la sociedad y la juventud andará renqueando y podría ser que los resultados de esta ausencia trajera fundamentalmente a los jóvenes comportamientos muy desfavorables.

3.- Faltan modelos a seguir. La falta de modelos es otras de las grandes carencias de nuestra época. Hoy sobran: corruptos, sinvergüenzas, vividores… pero faltan modelos que con su ejemplo nos presenten una sociedad construida sobre los auténticos valores democráticos de: libertad, justicia, respeto, tolerancia…

4.- Falta educación. La falta de educación es otra de las grandes lacras de nuestra época. Una sociedad sin educación es una sociedad que camina fácilmente hacia la dictadura o hacía la degradación o hacia la esclavitud.

5.- Falta interés por parte de unos, o interés pasional o sentimental por parte de otros, respecto a la solución a los problemas del país. El fundamento en conocimientos y valores sólidos, es indispensable para construir una personalidad despierta y objetiva, que desarrolle un buen proyecto de país a futuro.

Algunos jóvenes no ven claro su futuro y piensan: “para que tener metas cuando no se tiene garantía de nada”. Por eso hoy, en este tiempo en el que vivimos, es muy importante que nos ocupemos de los jóvenes: de su educación, de sus valores, de sus preocupaciones, de sus familias, de sus hobbies, de inculcarle ideales. Todo el tiempo dedicado a estos menesteres es poco, teniendo en cuenta la gran labor que queda por realizar. Esta sociedad, que hace unos años se presumía tan próspera, ahora está inmersa en una decadencia total y absoluta.

vicios
En las relaciones entre adolescentes los valores fundamentales más comunes entre ellos son:

-La amistad. Es el primero de los valores. De la amistad, o de la necesidad de la misma, nacen prácticamente todos los valores que se manifiestan en una relación; fomentar la amistad entre los jóvenes, una amistad sana, es prioritario para que los jóvenes crezcan sanos de cuerpo y espíritu. A los jóvenes hay que dejarlos vivir, pero también hay que enseñarles: a vivir, a compartir, a dialogar, a respetar, y esto se da en primer lugar en el ámbito de la amistad, entre los compañeros y amigos.

-El segundo es el amor. Se podría definir como el grado máximo de la amistad. Sin embargo, en muchos casos, se desconoce lo que es, en realidad el amor (amistoso, fraternal, filial, matrimonial, etc.). El amor significa mucho más. No sólo implica compartir, sino también sacrificio a favor del otro, lealtad, y estricta fidelidad.

-El tercero podría ser el compañerismo. Consiste en aplicar valores positivos a una relación con los compañeros, que viene dada por la cercanía impuesta por actividades o espacios comunes. Con el compañero todas las personas, cuando éramos jóvenes, hemos desarrollado nuestras primeras habilidades, hemos compartido nuestras primeras vivencias, hemos realizado nuestros primeros juegos, quizás con ellos hemos hecho las primeras travesuras o hemos vivido las primeras experiencias auténticamente personales. Con los compañeros quizás se haya manifestado por primera vez la ayuda espontánea y desinteresada. Sin embargo, hoy en día se confunde mucho, el compañerismo, con la relación de compinches (aquellos se unen para actuar negativamente, y justificarse: alcohol, droga, sexo, bullying, etc.)

-En cuarto lugar podría estar la solidaridad. La solidaridad, en las relaciones entre adolescentes, se manifiesta como una forma más amplia de compañerismo, normalmente aparece cuando se actúa de forma desinteresada, defendiendo intereses de otros jóvenes con los que no tenemos otra relación pero que vemos que tienen algún problema o necesidad. Por ejemplo, la reacción de la juventud: ante los malos tratos y abusos a menores, ante el terrorismo, ante las guerras, ante el hambre…

-En quinto lugar podríamos poner el trabajo en común. El trabajo es una relación muy importante para el desarrollo de los adolescentes. Si además ese trabajo se comparte, no solo se hace más llevadero y fácil sino que refuerza las relaciones de: compañerismo, amistad y sociabilidad.

-En sexto lugar podríamos poner la ayuda mutua. Es el valor en el que se implican dos o más adolescentes para compartir y realizar experiencias de trabajo, o experiencias que surgen ante cualquier necesidad o ante cualquier situación.

Con esta aportación he querido dar a conocer mis vivencias y mis experiencias personales para conseguir que nuestros jóvenes adquieran una preparación adecuada y que no se sumerjan aún más, en una decadente situación de penuria y zozobra.

Y a los cristianos, para este cometido, les recomiendo que acudan al mejor maestro: Jesucristo; Él que fue durante su vida amigo de los niños y de los jóvenes puede ayudarnos a encontrar el método adecuado para llegar a los jóvenes y poderles transmitir, en este tiempo difícil, un mensaje de esperanza, un mensaje renovador que cambie hacia el bien sus vidas y las de todos los seres humanos.

Rafael Gutiérrez Amaro / F.L., Junio 2014

Estándar
catolicos en el mundo, Familia, red provida

¿QUÉ ES LA ABORTOFOBIA?… AHORA LOS PROVIDAS SON CRIMINALIZADOS

ESCARPINES

Roberta Sciamplicott / Aleteia

Multa de 10.000 euros a un anciano por mostrar zapatitos de bebé a una chica para que no aborte
Xavier Dor, activista provida, pediatra e investigador en cardiología del embrión, no se arredra ante multas ni cárceles

«Tu Dios se equivoca»: el juez sermonea a la pro-vida católica Mary Wagner y le añade más cárcel

Jesús Poveda, maestro de rescatadores: «Cuanto más se hable del aborto, menos se practicarán»

Abortera convertida por rescatadores: empezó a mostrar ecografías… y tuvo que cerrar la clínica

Su madre fue violada con 13 años, no abortó, y su hijo, sacerdote, perdonó y confesó a su padre

Francia condena a Xavier Dor, de 84 años, por dar unos zapatitos de bebé a una mujer embarazada: se le acusa de “abortofobia” y debe pagar una multa de 10.000 euros o puede pasar un mes en la cárcel.

Investigador sobre la cardiología del embrión, multado en Francia por mostrarle unos escarpines a una mujer embarazada

Investigador sobre la cardiología del embrión, multado en Francia por mostrarle unos escarpines a una mujer embarazada


A causa del “delito” de “abortofobia”, los franceses pro-vida pueden ahora ser procesados y condenados simplemente:

-por realizar actividades de información y disuasión en los hospitales,
-por indicar un número de teléfono a una mujer embarazada
– o por proponerle una reflexión sobre lo que es el aborto.

De la misma forma, serían criminalizados aquellos que organizan y participan en las Marchas por la Vida o mantienen páginas web con informaciones contrarias al aborto. La pena máxima prevista por la ley es de dos años de prisión a 30.000 euros de multa.

La oposición intelectual: un crimen
La enésima paradoja de nuestro tiempo es el delito de “abortofobia”, un concepto simplemente surrealista que vendría a significar el acto de oponerse al aborto, aunque sea una oposición intelectual en vez de física.

En una época en que se padecen “fobias” de todo tipo, la fobia que tiene como objetivo el aborto es particularmente asombrosa.

El concepto de “fobia” pasó a ser usado, de manera general, para indicar la actitud negativa y la injusta discriminación de personas o de situaciones, identificadas por la palabra que se combina con el término “fobia”: piense en la “cristianofobia”, ya presente en muchos países, cuyo objetivo (de ataques físicos, asedio moral y marginación) son los cristianos; o la “homofobia”, que es la violenta aversión a las personas homosexuales.

En el caso del aborto, sin embargo, la situación “denunciada” como si fuera prejuiciosa es la oposición a un verdadero delito, que es el de asesinar a un niño.

En la sociedad de hoy, en que se defienden a capa y espada los derechos de todos, menos los del feto, el nuevo absurdo parece no escandalizar a casi nadie.

Por el contrario: quien se opone al aborto es quien se vuelve el “culpable” a castigar, aunque sólo exprese una opinión o pida que las mujeres que planean abortar sean debidamente informadas sobre todas las alternativas que podrían sustituir ese gesto extremo.

El paladín de los derechos abortistas parece ser Francia, donde la ley Weil, de 1975, creó el “delito” de obstrucción del aborto”.

Quien comete ese “delito”, el de obstaculizar el aborto, puede ser considerado un “abortofóbico”.

Aborto: de fracaso a derecho
Una nueva medida legal propuesta en Francia, contraria a quien está contra el aborto, incluye dos artículos de extraordinaria gravedad.

El primero altera la ley actual, que ya permite el aborto para las mujeres “en situación de dificultad”.

Esta ley es de amplia interpretación, tanto que la historia francesa no relata un único caso de mujeres que hayan tenido un aborto negado por ausencia de tal “situación de dificultad”.

Aún así, el texto será alterado y la nueva ley dirá que el aborto está permitido para las mujeres “que no desean llevar a cabo el embarazo a término”.

En la práctica, poco cambia: el aborto en Francia, al final, ya está permitido para cualquier mujer que lo solicite; pero el cambio es decisivo desde el punto de vista del principio. El aborto no será ya considerado como la consecuencia de una dificultad, como un drama, como una derrota, y sí como una opción completamente normal; como un derecho (cf. La Nuova Bussola Quotidiana, 24 de enero).

El truco: prohibir la “obstaculización psicológica”
La segunda alteración en la legislación francesa prohíbe obstaculizar el aborto no sólo físicamente, lo que ya estaba en vigor, sino también psicológicamente.

La lectura de los trabajos preparatorios revela que la intención del legislador es:

– prohibir que en los hospitales las mujeres sean informadas sobre las alternativas al aborto;

– prohibir, también, que los voluntarios de los centros de apoyo a la vida circulen por los hospitales;

– y prohibir, incluso, aun fuera o en la proximidades de los hospitales que haya protestas o divulgación de informaciones pro-vida a las mujeres.

Esa ley fue aprobada en la primera sesión, pero debe ser sometida a una segunda.

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Familia, familia cristiana, red provida, sexualidad

Países declaran la no existencia del derecho al aborto o a la homosexualidad

Created on Friday, 01 November 2013
By Wendy Wright

bebe

NUEVA YORK, 1 de noviembre (C-FAM) Rusia, Etiopía, Polonia y otros tomaron los micrófonos en una reunión (transmitida en vivo vía Internet desde la sede de la ONU) para dejar claro que el aborto y la homosexualidad no son derechos humanos internacionales.

Los diplomáticos criticaron especialmente a la oficina de derechos humanos de la ONU por su obsesión con los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT).

Rusia llamó la atención sobre un folleto elaborado por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH), epicentro del activismo LGBT en la ONU. La publicación de sesenta páginas «Nacido libres e iguales» pretende ofrecer las «obligaciones jurídicas básicas» referentes a la homosexualidad, como ser la creación de categorías de asilo para las personas LGBT y extender el matrimonio para las parejas del mismo sexo.

Poner en práctica las recomendaciones «inevitablemente conduciría a la violación de los derechos del niño», afirmó Rusia.

Se criticó de manera particular a Navi Pillay. La cantidad de atención que la directora de la oficina de derechos humanos de la ONU presta a la orientación sexual es «desproporcionadamente alta», observó Rusia. «Hay asuntos de mayor actualidad en el mundo por atender».

La declaración de Rusia señala que las críticas en contra de la ley que protege a los niños de la propaganda homosexual no ha mitigado su determinación. Algunos activistas LGBT han llamado a boicotear los próximos Juegos Olímpicos en Sochi, Rusia.

niño tv
El tema de la homosexualidad sigue siendo delicado para algunos. El diplomático de Nigeria se refirió a este como «el problema de los derechos de ciertas personas con ciertas tendencias que están en desacuerdo» con las leyes, tradiciones, religiones y costumbres de su país.

Estas son «cuestiones de preferencia y estilo de vida personal», afirmó. «No deberían tener lugar en el discurso de las Naciones Unidas en lo que concierne a la protección de los derechos humanos».

Pillay respondió que la Declaración Universal de Derechos Humanos y diversos tratados protegen a todos, no «a todos excepto los LGBT».

Aparentemente, varios diplomáticos habían previsto esto. En representación de los países africanos, Etiopía resaltó su compromiso de respetar derechos humanos reconocidos universalmente y libertades para todos.

pareja embarazo
Pero están «preocupados por la tendencia creciente» de «crear nuevos derechos, conceptos y categorías, y normas no reconocidos» en acuerdos internacionales ni por todos los países.

El tono cortés contrastó marcadamente con las severas acusaciones de «odio» efectuadas contra quienes no concuerdan con los defensores LGBT. El grupo africano solicitó gentilmente «total respeto por la soberanía nacional y los valores culturales», y por «la capacidad de todos los estados de hacer elecciones de manera democrática a favor de lo que es aceptable para ellos».

Otros países hicieron frente al lenguaje que se utiliza para promover el aborto. Polonia esbozó sus iniciativas para la mejora de áreas de la salud sexual y reproductiva, concepto definido en su legislación en términos de respeto al derecho a la vida de los bebés por nacer. En una sutil referencia a la táctica opresiva de los gobiernos proabortistas, Polonia dijo que no «busca influir en decisiones tomadas por otros gobiernos nacionales» sobre estas cuestiones.

Varios países destacaron que sus posturas se aplican indiscriminadamente a todo el trabajo de la ONU.

Polonia hizo «constar» para esta y toda reunión futura que se opone a las interpretaciones de derechos o servicios de salud sexuales y reproductivos que incluyan el aborto a petición. Estos términos no están definidos en ningún acuerdo internacional, señaló.

Nada en el programa general de desarrollo de la ONU «debería de modo alguno crear una obligación para ninguna parte de considerar el aborto como forma legítima de salud, derechos o artículos reproductivos», sostuvo Malta, miembro de la Unión Europea.

Mientras que muchos en la ONU se centran en los derechos, la Santa Sede a menudo explica el por qué. El aborto jamás es seguro para el bebé o la madre, dijo Monseñor Chullikatt.

«Sin la vida, los restantes derechos carecen de sentido».

C-FAM Catholic Family & Human Rights Institute

Estándar