catolicos en el mundo, Familia, red provida

¿QUÉ ES LA ABORTOFOBIA?… AHORA LOS PROVIDAS SON CRIMINALIZADOS

ESCARPINES

Roberta Sciamplicott / Aleteia

Multa de 10.000 euros a un anciano por mostrar zapatitos de bebé a una chica para que no aborte
Xavier Dor, activista provida, pediatra e investigador en cardiología del embrión, no se arredra ante multas ni cárceles

«Tu Dios se equivoca»: el juez sermonea a la pro-vida católica Mary Wagner y le añade más cárcel

Jesús Poveda, maestro de rescatadores: «Cuanto más se hable del aborto, menos se practicarán»

Abortera convertida por rescatadores: empezó a mostrar ecografías… y tuvo que cerrar la clínica

Su madre fue violada con 13 años, no abortó, y su hijo, sacerdote, perdonó y confesó a su padre

Francia condena a Xavier Dor, de 84 años, por dar unos zapatitos de bebé a una mujer embarazada: se le acusa de “abortofobia” y debe pagar una multa de 10.000 euros o puede pasar un mes en la cárcel.

Investigador sobre la cardiología del embrión, multado en Francia por mostrarle unos escarpines a una mujer embarazada

Investigador sobre la cardiología del embrión, multado en Francia por mostrarle unos escarpines a una mujer embarazada


A causa del “delito” de “abortofobia”, los franceses pro-vida pueden ahora ser procesados y condenados simplemente:

-por realizar actividades de información y disuasión en los hospitales,
-por indicar un número de teléfono a una mujer embarazada
– o por proponerle una reflexión sobre lo que es el aborto.

De la misma forma, serían criminalizados aquellos que organizan y participan en las Marchas por la Vida o mantienen páginas web con informaciones contrarias al aborto. La pena máxima prevista por la ley es de dos años de prisión a 30.000 euros de multa.

La oposición intelectual: un crimen
La enésima paradoja de nuestro tiempo es el delito de “abortofobia”, un concepto simplemente surrealista que vendría a significar el acto de oponerse al aborto, aunque sea una oposición intelectual en vez de física.

En una época en que se padecen “fobias” de todo tipo, la fobia que tiene como objetivo el aborto es particularmente asombrosa.

El concepto de “fobia” pasó a ser usado, de manera general, para indicar la actitud negativa y la injusta discriminación de personas o de situaciones, identificadas por la palabra que se combina con el término “fobia”: piense en la “cristianofobia”, ya presente en muchos países, cuyo objetivo (de ataques físicos, asedio moral y marginación) son los cristianos; o la “homofobia”, que es la violenta aversión a las personas homosexuales.

En el caso del aborto, sin embargo, la situación “denunciada” como si fuera prejuiciosa es la oposición a un verdadero delito, que es el de asesinar a un niño.

En la sociedad de hoy, en que se defienden a capa y espada los derechos de todos, menos los del feto, el nuevo absurdo parece no escandalizar a casi nadie.

Por el contrario: quien se opone al aborto es quien se vuelve el “culpable” a castigar, aunque sólo exprese una opinión o pida que las mujeres que planean abortar sean debidamente informadas sobre todas las alternativas que podrían sustituir ese gesto extremo.

El paladín de los derechos abortistas parece ser Francia, donde la ley Weil, de 1975, creó el “delito” de obstrucción del aborto”.

Quien comete ese “delito”, el de obstaculizar el aborto, puede ser considerado un “abortofóbico”.

Aborto: de fracaso a derecho
Una nueva medida legal propuesta en Francia, contraria a quien está contra el aborto, incluye dos artículos de extraordinaria gravedad.

El primero altera la ley actual, que ya permite el aborto para las mujeres “en situación de dificultad”.

Esta ley es de amplia interpretación, tanto que la historia francesa no relata un único caso de mujeres que hayan tenido un aborto negado por ausencia de tal “situación de dificultad”.

Aún así, el texto será alterado y la nueva ley dirá que el aborto está permitido para las mujeres “que no desean llevar a cabo el embarazo a término”.

En la práctica, poco cambia: el aborto en Francia, al final, ya está permitido para cualquier mujer que lo solicite; pero el cambio es decisivo desde el punto de vista del principio. El aborto no será ya considerado como la consecuencia de una dificultad, como un drama, como una derrota, y sí como una opción completamente normal; como un derecho (cf. La Nuova Bussola Quotidiana, 24 de enero).

El truco: prohibir la “obstaculización psicológica”
La segunda alteración en la legislación francesa prohíbe obstaculizar el aborto no sólo físicamente, lo que ya estaba en vigor, sino también psicológicamente.

La lectura de los trabajos preparatorios revela que la intención del legislador es:

– prohibir que en los hospitales las mujeres sean informadas sobre las alternativas al aborto;

– prohibir, también, que los voluntarios de los centros de apoyo a la vida circulen por los hospitales;

– y prohibir, incluso, aun fuera o en la proximidades de los hospitales que haya protestas o divulgación de informaciones pro-vida a las mujeres.

Esa ley fue aprobada en la primera sesión, pero debe ser sometida a una segunda.

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO

Líderes pro-vida alaban Papa Juan Pablo II como ‘El Papa de la Vida’

Patrick B. Craine

ROMA, Italia, 6 de mayo 2011 (Notifam) – Los líderes pro-vida en Estados Unidos y Canadá están alabando al Papa Juan Pablo II como “El Papa de la Vida”, y dicen que su beatificación constituye la máxima afirmación de su obra como el líder del movimiento internacional pro-vida.

“Juan Pablo II será recordado como ‘El Papa de la Vida’”, le dijo el Padre Frank Pavone, director nacional de Sacerdotes por la Vida y miembro de la Pontificia Academia por la Vida, a Lifesitenews/Notifam. “Yo vi, de cerca, su devoción y su entusiasmo por la causa de la vida. Ello moldeó todo lo que él hacía.”

Joe Scheidler, fundador y director nacional de la Liga de Acción Pro-Vida (Pro-Life Action League), recordó que Juan Pablo le dijo al Padre Paul Marx, el fenecido fundador de Human Life Internacional (Vida Humana Internacional) que la causa por la vida era “la obra más importante en el mundo”. La beatificación de un hombre tan dedicado a la causa pro-vida, dijo Scheidler, “constituye, a modo informal, el sello de aprobación eclesiástica….en lo que tratamos de hacer”.
El Papa Juan Pablo II murió el 2 de abril de 2005, al final de tercer pontificado más largo en la historia de la Iglesia. Es recordado por su rol en la caída de la Unión Soviética, su defensa de la teología ortodoxa, sus grandes esfuerzos para implementar una interpretación auténtica del Concilio Vaticano Segundo, y sus muchas contribuciones teológicas, particularmente a través de una dirección pionera dada a lo que hoy se conoce como la Teología del Cuerpo.Juan Pablo II El Beato Provida

Sin embargo, quizás a él se le recuerda más por su ardiente promoción de “la cultura de la vida”, un término que el popularizó a través de su encíclica Evangelium Vitae (“El Evangelio de la Vida”) en 1995.

Según el Padre Pavone, la gran contribución del Papa al movimiento pro-vida fue la de proveer, a través de sus charlas, encíclicas, y otros escritos, “una expresión doctrinal, espiritual y personal del mensaje eterno sobre la vida de la Iglesia, de un modo particular que pudiese ser claramente recibido dentro de nuestra cultura moderna”.

“Él presentó el principio tradicional y objetivo sobre la santidad de la vida, y le habló a una sociedad que piensa en categorías subjetivas e individualistas”, continuó diciendo el Padre Pavone. “Él logro hacer esto de un modo muy efectivo, porque él puso el enfoque en cada persona humana, como un ser individual y expresión única del Único Dios”.

Judie Brown, Presidenta de la Liga Americana por la Vida (American Life League) y miembro de la Pontificia Academia por la Vida, dijo que el fenecido Papa fue “una inspiración y un faro para todos, para que retornaran a una cultura de la vida”. Su celo por la vida, “traspasó la oscuridad en las cuatros esquinas del mundo”.

“Comenzando con Evangelium Vitae y finalizando con la Teología del Cuerpo, Juan Pablo II nos recordó sobre el valor incomparable de cada persona humana”, ella continuó diciendo. “Su beatificación valida sus esfuerzos como el líder de facto del movimiento pro-vida mundial”.

Brad Mattes, director ejecutivo del Instituto para los Asuntos de la Vida (Life Issues Institute), y anfitrión del programa de televisión pro-vida Enfrentando la Vida (Facing Life Head-On), dijo que la importancia de Juan Pablo II para el movimiento “desafía toda evaluación”, a la vez que va más allá de la Iglesia Católica.

“Cuando uno cuenta con un liderato que asume una posición fuerte a favor de los niños concebidos, y cuenta con sacerdotes que son parte de dicho liderato, entonces las personas en los bancos oirán hablar sobre el tema del aborto”, él dijo. “Esto se está convirtiendo en una parte de diario vivir, ciertamente en la vida de la Iglesia”.

“Yo pienso que, sea uno católico o no, guardamos un gran amor y respeto por este hombre”, dijo Mattes, quien no es católico. “Realmente, él se dio por completo a favor de la causa de su corazón, y ciertamente ello estaba reflejado en la obra que él realizó por los niños concebidos”.

Joe Scheidler puntualizó, de modo particular, el impacto que el fenecido Papa ha tenido durante sus muchos viajes en todo el mundo. “Nosotros lo observábamos cuidadosamente, y en casi todas las charlas que él daba, dondequiera que él estuviese, él planteaba el tema de la vida, la importancia de la vida, y el valor de la vida”, él dijo.

“En él vemos un hombre anciano quien, hasta el final, se mantuvo ocupado viajando a todas partes y mostrando su dedicación,” él continuó diciendo. “Yo pienso que eso hacía que muchas personas sintieran que ellos debían hacer algo, y no simplemente lamentarse sobre el aborto, sino que realmente hicieran algo positivo.”

“Nosotros contamos con tantos activistas que van a citar al Papa Juan Pablo II, en apoyo a su propio activismo dentro del movimiento pro-vida,” él añadió.

El Monseñor Ignacio Barreiro Carámbula, Presidente Interino de Human Life Internacional, dijo lo siguiente: “Como todos los que hemos tenido la bendición de haberlo conocido, a mí me conmovía el calor con que él saludaba a todos los que estaban presentes y el modo con que nos animaba, de modo muy paternal, a fortalecer nuestro compromiso en la defensa de la vida y la familia”.

“Del mismo modo, con el ejemplo dado por Juan Pablo II, busquemos la amorosa intercesión de nuestra Santísima Madre, para que haya un compromiso de todos los miembros de la Iglesia para una defensa vigorosa e integral de la vida y la familia”, él añadió.

Estándar