ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Uncategorized

Brecha educativa en el mundo según la religión judíos y cristianos son los más avanzados

alumnos-judios-y-cristianos-710x390

Son también los que más igualan el nivel educativo entre hombres y mujeres, mientras entre hindúes y musulmanes se disparan las diferencias y son los que tienen menos años de formación docente. El nivel de desarrollo del país donde viven y sus creencias, factores clave

¿Hay alguna relación entre la eficacia de los sistemas educativos y la práctica religiosa en el planeta? Para responder a esta pregunta, el estudio “Religión y educación en el mundo”, elaborado por el Pew Research Center (http://www.pewresearch.org/ ) , con datos de 151 países analizados, nos proporciona algunas pistas.

Una de las primeras cuestiones que viene a constatar el estudio es el de las brecha educativa que hay en las diferentes regiones en función de las creencias de sus habitantes.

En este sentido, los judíos y los cristianos son los que tienen un nivel educativo más avanzado. Son también los que tienen un mayor nivel de igualdad entre hombres y mujeres en cuanto a su formación educativa.

Por el contrario, la brecha educativa de género de hindúes y musulmanes se dispara, y estos últimos son también los que tienen menos años de formación docente, mientras los budistas y los no afiliados tienen posiciones intermedias.

En cualquier caso, el nivel de desarrollo del país donde viven y sus creencias son factores clave para obtener, o no, una buena formación educativa.

La singularidad de los judíos

“Los judíos son más educados que cualquier otro grupo religioso de todo el mundo, mientras que los musulmanes y los hindúes tienden a tener el menor número de años de educación formal”, destacan los expertos del Pew Research al inicio de su informe.

Los adultos judíos tienen un promedio global de 13,4 años de educación formal; los cristianos, 9,3

De hecho, a partir de los 25 años, los adultos judíos tienen un promedio global de 13,4 años de educación formal, como se puede observar en el gráfico de la izquierda, reproducido a partir del estudio, donde se observan “grandes disparidades en los niveles educativos medios entre los grupos religiosos”.

Por su parte, los cristianos tienen una media de 9,3 años de estudio formal; en comparación con los 7,9 años de los budistas; y los 5,6 de los musulmanes y los hindúes.

Pero, la singularidad de los resultados que se observa en el colectivo de los judíos tiene su lógica. Se trata de un pueblo históricamente errante hasta que la historia de Israel como Estado se inició con su proclamación de la independencia en 1948.

Este hecho tiene una trascendental importancia porque para ellos la cultura ha venido a ser una forma de patria, y paralelamente la educación y las creencias religiosas, que han potenciado al máximo.

Además, si se compara su mejor situación en el gráfico con la de los cristianos, hay que tener en cuenta que la población judía mundial estaba en torno a los 16 millones en 2015, mientras la cristiana ya superaba en 2010 los 2.000 millones, según otro estudio del Pew Research Center, “El futuro de las religiones en el mundo”, donde quedaba constancia de que el ateísmo en el mundo va en declive.

Estos datos también ayudan a entender que los judíos aparezcan de forma clara por delante de los cristianos en cuanto a formación educativa, si se considera que la mayor parte de la población judía reside en Israel y en Estados Unidos, dos países económicamente desarrollados con altos niveles de educación en general y donde esa excelencia les ha situado en lugares clave de la educación, de las empresas tecnológicas, del entretenimiento, incluyendo Hollywood, o de la música, entre otros.

En sentido contrario, “los bajos niveles de logros entre los hindúes reflejan el hecho de que el 98% de los adultos hindúes viven en los países en desarrollo de la India, Nepal y Bangladesh”, apunta el estudio.

El informe también destaca que “hay diferencias importantes en el nivel educativo entre los grupos religiosos que viven en la misma región e incluso en el mismo país. En el África subsahariana, por ejemplo, los cristianos generalmente tienen niveles educativos más altos que los musulmanes. Algunos científicos sociales han atribuido esta brecha principalmente a factores históricos, incluyendo la actividad misionera durante la época colonial”.

En cualquier caso, “el número de años de escolaridad recibidos por el adulto promedio en todos los grupos religiosos estudiados ha ido en aumento en las últimas décadas”, añade el informe.

“Por ejemplo, los adultos hindúes más jóvenes del estudio (nacidos entre 1976 y 1985) han pasado un promedio de 7,1 años en la escuela, casi el doble de la escolaridad recibida por los hindúes más antiguos en el estudio (los nacidos entre 1936 y 1955)”, agrega.

Por su parte, “los musulmanes más jóvenes han logrado ganancias similares, recibiendo en promedio unos tres años más de escolaridad que sus homólogos nacidos unas décadas antes, al igual que los budistas más jóvenes, que adquirieron 2,5 años más de escolaridad”, concreta en esta parte del informe.

Entre los no afiliados, la influencia china

En cuanto a “los adultos religiosos no afiliados -aquellos que describen su religión como ateo, agnóstico o ‘nada en particular’- han pasado un promedio de nueve años en la escuela, un poco menos que los adultos cristianos en todo el mundo”, dice el informe.

Sin embargo, cabe destacar que en ese promedio de exactamente 8,8 años de formación escolar de los no afiliados, tiene una especial relevancia el peso de China, cuya población finalizó el año 2015 con 1.373.490.000 habitantes, según información de Datos Macro.

En ese sentido, el sistema educativo en China funciona bien. De hecho, en el informe PISA los chinos ocupan la décima posición, por encima de países como Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y, por supuesto, de España, que ha tenido una aparente mejora gracias a la caída del promedio de la OCDE.

Judíos y cristianos, sin brechas de género

Otra cuestión importante destacada en el estudio del Pew Research es que se detectan “grandes brechas de género en el logro educativo dentro de algunas de las principales religiones del mundo”.

“Por ejemplo, las mujeres musulmanas de todo el mundo tienen un promedio de 4,9 años de escolaridad, en comparación con los 6,4 años entre los hombres musulmanes”, según se ve en este segundo gráfico, donde también se señala que “la educación formal es especialmente baja entre las mujeres hindúes, que tienen 4.2 años de escolaridad en promedio, en comparación con 6.9 años entre los hombres hindúes”.

Judíos y cristianos, los mejor posicionados en cuanto a igualdad en el nivel educativo entre hombres y mujeres

En el gráfico también se observa que, de nuevo, los judíos y cristianos son los mejor posicionados en este caso en relación a la igualdad en el nivel educativo entre hombres y mujeres.

Tanto es así que, entre los judíos, las mujeres y los hombres tienen ambos de promedio 13,4 años de formación educativa, mientras los hombres cristianos tienen 9,5 años y ellas 9,1 años.

Por su parte, entre los no afiliados la diferencia entre hombres y mujeres es de 0,8 años, y aquí hay que volver a considerar la población china; y entre los budistas, de 1,1 años.

“Sin embargo, muchas de estas disparidades parecen estar disminuyendo con el tiempo, ya que los grupos religiosos con los niveles más bajos de educación -musulmanes e hindúes- han logrado los mayores progresos educativos en las últimas generaciones”, concluye el estudio.

por JOSU DE LA VARGA / ForumL.

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Uncategorized

Cristianos en las redes sociales  

twitter-feature

I.-cómo elegir un hashtag para generar más difusión y engagement

Entre las seis recomendaciones para tener éxito con empatía, a través de nuestros hashtags, hay que destacar el comprobar que se estén usando y aporten valores a nuestro mensaje, que sean leíbles, y tener en cuenta el idioma

Las redes sociales son un factor crucial en la estrategia digital de cualquier empresa hoy en día. Sus ventajas y beneficios son múltiples si sabemos cómo sacarles partido. De entrada, son un gran altavoz para difundir nuestros contenidos o servicios a low cost.

Prácticamente sin invertir ni un centavo, nos brindan una efectividad mucho mayor que los medios de comunicación tradicionales, teniendo en cuenta que sus costes son prohibitivos. Esto es así ya que nos permiten segmentar y dirigirnos exactamente al conjunto de personas que queremos, como en el caso de la comunidad cristiana.

Además, son una catapulta imprescindible de cara al posicionamiento SEO de cualquier página web que pretenda estar bien colocada en Google. Y es que los indicadores sociales son un elemento cada vez más tenido en cuenta por los algoritmos de búsqueda.

Pero aún hay más: nos permiten crear y fidelizar una comunidad de seguidores, nos ayudan a mejorar nuestra imagen de marca e incluso pueden llegar a ser un canal de atención al cliente o público objetivo muy eficaz.

Está claro que las redes sociales tienen un gran potencial, pero a menudo nos preguntamos cómo explotarlo. Un factor importante para maximizar su efectividad es llegar al mayor número de personas posibles, cada vez que lanzamos una publicación. Ahí es donde entran en juego el famoso término hashtag.

Pero, ¿qué es y para qué sirve? Un hashtag es un conjunto de caracteres precedidos por una almohadilla sin espacios entre sí. El término viene del inglés y combina las palabras hash (como llaman al signo #) y tag (significa etiqueta). Su utilidad consiste en indicar que un determinado mensaje está asociado a una temática. Por ejemplo:

Evita usar más de dos o tres hashtags, podría interpretarse como ‘spam’ o minimizar el enlace a tu contenido

De esta manera, este mensaje está asociado a los hashtags #DavidGelernter, #eradigital y #humanismo. ¿Y esto qué implica? Pues, básicamente, que todas las personas que estén participando con esos hashtags verán nuestro contenido, lo cual da pie a dos cosas: por una parte, una mayor difusión de nuestro mensaje ya que no solo nuestros seguidores lo verán, sino también un nuevo público potencial.

Por otra parte, logramos que nuestro mensaje llegue a un conjunto de personas que están interesadas en la misma temática que nosotros, y eso puede generar mucha más empatía y engagement.

Hasta aquí, ha quedado más o menos clara la importancia de las redes sociales, qué es un hashtag y para qué sirve. Sin embargo, la pregunta clave que ahora cabe hacerse es: ¿Cómo elegir hashtags para tener éxito? Según WebtoGo, una agencia de diseño web profesional, hay seis cuestiones a tener en cuenta si queremos tener éxito con empatía a través de nuestros hashtags.

1. Comprueba que se estén usando

Recuerda que el motivo principal por el cual vamos a incluir hashtags en nuestros mensajes es para ganar un mayor alcance y poder difundir más y mejor nuestros contenidos. Por eso, antes de usar un hashtag es importante verificar que realmente hay gente que lo está utilizando. De hecho, cuanto más se esté utilizando, mejor, ya que un mayor público potencial podrá leer nuestro mensaje.

2. Úsalos solo si están relacionados con tu temática

No se trata de incluir hashtags populares en nuestros mensajes solo por el hecho de llegar a más personas. Hay que hacerlo con cabeza, eligiendo hashtag que aporten valor a nuestros mensajes y que estén relacionados con su temática. De esta manera es como logramos obtener un mayor engagement y una buena interacción con los usuarios (como likes o retweets), ya que los usuarios que lo leen son aquellos que realmente están interesados en la temática de la cual hablamos.

 

3. Hazlo leíble

En un hashtag, los acentos y las mayúsculas no tienen ninguna influencia, así que dan igual. La gente encontrará nuestro mensaje tanto si ponemos #iglesiacatolica como si ponemos #iglesiacatólica o #IglesiaCatólica. Sin embargo, es mucho mejor utilizar una letra mayúscula en la primera letra de cada palabra para facilitar la lectura al ojo humano. Además, es interesante cuidar la ortografía y utilizar tildes. Por otra parte, es buena idea incluir los hashtags en cualquier parte de nuestro mensaje y no solo al final de éste. Al fin y al cabo, los hahstags son parte del mensaje que compartes, así que intenta construir frases incluyéndolos como parte del contenido.

 

4. No uses más de dos hashtags por mensaje

En las principales redes sociales (Facebook, Twitter, Google+), utilizar más de dos o tres hashtags puede parecer spam y además será más probable que los usuarios acaben haciendo click en dichos hashtags en lugar de hacerlo en el enlace hacia nuestro contenido, que es nuestro verdadero objetivo. A los usuarios les gusta leer mensajes claros y directos que no dificulten su lectura, por ello lo más recomendable estadísticamente es no utilizar más de dos hashtags. La excepción a la regla es Instagram, que admite un mayor número de hashtags, ya que de esta forma sus usuarios pueden clasificar mejor las imágenes por temáticas.

5. Ten en cuenta el idioma

A veces, podemos dudar entre elegir un hashtag en un idioma o en otro. Por ejemplo, podríamos dudar entre usar #RedesSociales o #SocialMedia. El segundo tiene mucho más uso que el primero. Sin embargo, si nuestro público objetivo es una comunidad de habla hispana, es mucho más inteligente utilizar el primero. ¿De qué nos sirve que gente de habla inglesa lea nuestro mensaje en castellano? No se presta a que interactúen con nuestro mensaje, de modo que probablemente no sea lo más acertado.Elige para tu hashtag el idioma que se corresponde con tu público objetivo

6. Acompáñalos de contenido visual

Este no es un consejo estrictamente ligado al uso de hashtags, sino más bien a la publicación de mensajes en redes sociales en general. Se ha calculado que el cerebro humano procesa unas 60.000 veces más rápido una imagen que el texto. Es por ello que, además de hacer un buen uso de los hashtags para ganar visibilidad, es crucial acompañar nuestros mensajes de algún tipo de contenido visual llamativo. Eso marcará la diferencia entre que todos esos usuarios a los que llegamos gracias a nuestro buen uso de hashtags presten atención a nuestro mensaje o pasen de largo.

Haz un buen uso de los hashtags para ganar visibilidad y acompaña tu mensaje de una buena y llamativa imagen

 

II.-cómo elegir el mejor hashtag para viralizar una campaña o movimiento

Ser distinto y directo, conectar bien con el público y vincular el hashtag a tu marca, entre las seis claves para triunfar. La originalidad e ingenio, con una buena dosis de atrevimiento, han de estar presentes

En esta ocasión, nuestro objetivo será impulsar una campaña, evento o movimiento que queramos promover. Es decir, tendremos que inventarnos un hashtag que a la gente le guste y despierte su interés, para que se anime a usarlo y lo haga viral, en cuyo caso habremos tenido un éxito total que sobrepasará cualquier expectativa.

De alguna manera, la magia de Internet y de las redes sociales es precisamente esa: que con creatividad cualquier persona sin recursos pueda tener un impacto que años atrás era inimaginable.

Cuando queremos que un hashtag nos ayude a impulsar nuestra campaña, debemos prestar especial atención a la selección del término y no únicamente a su promoción, tal como nos indica María Lázaro en su blog (http://www.hablandoencorto.com/ ), sobre tendencias de comunicación y redes sociales.

Probablemente, si se trata de un evento solo tendremos una oportunidad para acertar, y más vale hacerlo a la primera sin cometer ningún error de novato. Para ello, el hashtag ha de reunir una serie de características que inciten a los usuarios a utilizarlo y que de esta manera pueda hacerse viral y así nos ayude a promover exponencialmente nuestro movimiento a través de las redes sociales.

Para Webtogoagencia SEO en Barcelona, estas son las 6 claves para elegir el mejor hashtag para viralizar una campaña o movimiento:

1. Estrénalo

Lo primero que has de preguntarte es si el hashtag que tienes en mente ya está en uso actualmente. O, mejor aún, que compruebes si ha sido utilizado alguna vez por algún otro usuario. Es importante que le des personalidad a tu campaña y te asegures de usar un Hashtag inventado por ti.Evita usar un hashtag que ya esté utilizado o que se parezca al tuyo

2. Sé claro y directo

Elige bien tus palabras para no dar lugar a malentendidos o dobles sentidos. Ser ingeniosos con el hashtag para llamar la atención de los usuarios es algo fundamental pero puede llegar a ser un arma de doble filo si nos pasamos de la raya. Una condición necesaria para acertar es que tu hashtag resuma perfectamente la esencia del movimiento que quieres promover y que no se preste a confusiones por parte de nuevos lectores.

3. Conecta con tu público

Fomenta la participación logrando que la gente se identifique con tu hashtag. Este es un elemento clave si queremos que se haga viral. Es necesario involucrar a la gente y motivarles a participar del hashtag. Para ello, nada mejor que ponernos en la piel de nuestro público objetivo y tratar de empatizar imaginándonos qué clase de hashtag lograría en nosotros identificarnos con él. El humor y la creatividad juegan un papel fundamental en este punto y lo mejor es darles rienda suelta, siempre que no metamos la pata de manera desafortunada.

 4. Vincula tu marca

Asegúrate de que represente inequívocamente a tu marca para que lo relacionen con ella. En caso contrario, podríamos llegar a crear un hashtag que tuviera un gran éxito pero que nadie relacionara con nosotros, de manera que no nos aportaría ningún beneficio. Esto puede lograrse integrando el hashtag en todas las áreas de la comunicación y no solo en las redes sociales. La idea es que alguien lo lea y automáticamente lo vincule con nosotros. Por ejemplo, en el caso de una empresa, podría ser su eslogan por el cual la gente la conoce. El hashtag elegido ha de representar inequívocamente a tu marca

 5. Hazlo fácil

Evita usar palabras muy largas por dos motivos: En primer lugar, para que sea fácil de pronunciar y de recordar. Como hemos visto, estamos buscando un hashtag con el que la gente se identifique y que sea claro. Por ello, hemos de intentar que sea breve, y no utilizar muchas consonantes o números dentro de él. En segundo lugar, para no dar pie a erratas, es decir, que la gente pueda equivocarse al escribirlo. En resumen: procura inventar un hashtag que sea fácil de leer.

 6. Se distinto

Uno de los ingredientes secretos en esta vida casi siempre es una buena dosis de originalidad y atrevimiento. En el caso de querer viralizar una campaña a través de redes sociales, esto pasa a convertirse en una condición indispensable. Si nuestro hashtag no es llamativo y diferente va a ser uno más del montón. Ha de despertar algo en la gente y la única manera de lograrlo es exprimiendo al máximo nuestro ingenio. La originalidad y el atrevimiento, fundamentales para viralizar una campaña a través de las redes sociales

por  VÍCTOR RUIZ /ForumL.

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Uncategorized

De traficante de la mafia japonesa a sacerdote católico

donald-calloway

El padre Donald Calloway recuerda en su testimonio como pasó de ser un traficante de la mafia de los «Yakuza» a entregar su vida a Cristo en el ministerio sacerdotal.

 En un reciente video producido por Spirit Juice Studios y los Caballeros de Colón, el padre Calloway recordó su radical transformación en la que pasó de ser un joven ateo, drogadicto que abandonó la escuela secundaria a sacerdote católico.

Hijo de una familia militar, Donald (su familia lo llamó Donnie), se trasladó de Virginia al sur de California con sus padres a la edad de 10 años.

Inmediatamente fue seducido por el estilo de vida del sur de California, y a la edad de 13 años vivía únicamente para el placer en una búsqueda que eventualmente le conduciría a una espiral descendente que terminaría en la cárcel  lleno de pensamientos suicidas.

Cuando su padre anunció un día que la familia se mudaría a Japón, Donnie se enfureció al pensar en marcharse, pero una vez en Japón, Donnie buscó amigos que estaban en las mismas actividades que él.

Esos amigos pronto se convirtieron en su conexión con la organización mafiosa japonesa llamada «Yakuza».

«Yo era un joven caucásico que podía llenar mi mochila con drogas y dinero, para traficar en diferentes casinos en la gran isla de Honshu, la isla principal de Japón», recordó en el video.

Donnie fue buscado por el gobierno japonés y el gobierno de los Estados Unidos, incluyendo la presencia militar estadounidense en Japón.

«Literalmente me expulsaron del país con dos policías militares esposados a mis pies y mis manos, y fui puesto en libertad bajo la custodia de mi padre», dijo.

Luego de eso Donnie fue ingresado en un centro de rehabilitación pero recayó inmediatamente después de ser puesto en libertad. En ese momento de su vida, la felicidad era equivalente a sentirse bien, lo que significaba mantenerse en el estilo de vida destructivo en el que nunca estaba sobrio. De vez en cuando se preguntaba sobre el significado de la vida, pero siempre pensando mantenerse experimentando placer y no en un contexto religioso.

Sin embargo, cuando tenía casi 21 años, pasaba una noche tranquila en su habitación. Sin la distracción de la música o los ruidos de una fiesta, sus pensamientos pronto se volvieron oscuros y se sintió invadido por sentimientos de pánico y suicidio. En busca de una distracción agarró un libro al azar de la estantería de sus padres, que trataba sobre apariciones marianas.

Aunque su madre era un católica devoto, había rechazado la religión durante tanto tiempo que no tenía ni idea de quién era la Santísima Virgen María. Pero empezó a leer, y estaba enganchado.

«Hablaba de una bella mujer llamada María, que era la madre de Jesús, y que era hermosa, tan hermosa que hacía llorar a los niños pequeños y caer de rodillas. Eso me fascinó»

«Creo que Dios usó la belleza de la Virgen María para convertirme, y fue un método brillante porque funcionó. Leí todo el libro en una noche, y eso comenzó mi radical enamoramiento de Jesucristo».

En su libro «No Turning Back: A Witness to Mercy» (No volver atrás: un testigo de la misericordia»), el padre Donald recuerda lo que pasó la mañana siguiente.

Apenas fue capaz de contar su experiencia a  su experiencia a su madre, debido a su vergüenza y la falta de vocabulario religioso, pero él finalmente la convenció de que había tenido una sincera experiencia religiosa. Su madre emocionada inmediatamente empezó a llamar a todos los sacerdotes que pudiera pensar que se reunirían con su hijo.

Pero eran las 6 de la mañana y la mayoría de los sacerdotes no estaban despiertos, o no estaban listos para una cita tan temprano en la mañana.

«… el sacerdote no comprendió la urgencia de la situación -la necesidad de una reunión a las 6:30 am, sin previo aviso. Pensó, ¿qué podría ser tan importante que no podía esperar un par de horas? Sin intención de rendirse mi madre llamó a un segundo sacerdote pero obtuvo la misma respuesta. -¿Podemos posponer la reunión hasta las 8:30 o 9:00 am? preguntó.

«Mientras llamaba a un tercer sacerdote, le interrumpí y le dije: “Mamá, ¿no hay uno de esos …?”. Mi voz se apagaba como antes. Ni siquiera sabía cómo llamarles. Estábamos viviendo en la Estación Aérea Naval de Norfolk y no sabía si el lugar en el que pensaba se llamaba una iglesia o una capilla. Le dije: “¿No hay una de esas cosas justo dentro de la puerta principal?”», Recueda en su libro.

«Entendiendo lo que me estaba refiriendo, me miró directamente a los ojos y dijo: “Sí, Donnie. ¡Corre!”»

Poco después, pudo reunirse con un sacerdote que lo invitó a asistir a Misa. Después de la Misa, el sacerdote le dio a Donnie un cuadro de Jesús.

«Me sorprendió que (Jesús) no me mirara como si me quisiera aplastar. La imagen era de él en un gesto de bendición. Empecé a llorar. Me di cuenta de que era amado y que Dios me buscaba».

Finalmente, Donnie se hizo sacerdote con la Congregación de Padres Marianos de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. A menudo viaja para hablar sobre su extraordinaria historia de conversión.

«A menudo digo a la gente que soy la Prueba A de la Divina Misericordia. He hecho tantas cosas malas y herido a tanta gente, y sin embargo hay misericordia para alguien como yo. Y si eso es cierto, y lo es, entonces lo mismo ocurre con todos los demás. Hay un océano de misericordia esperando por nosotros».

«Jesús te ama, y él vino al mundo por ti. Dios está locamente enamorado de ti, anhela tu amistad, anhela por tu corazón. Entrégaselo y pon tu confianza en él».

(CNA/InfoC.)

Estándar
Uncategorized

Oración de adoración a Dios, de San Francisco de Asís 

san-francisco-de-asis

Dios Omnipotente, misericordiosísimo Salvador

Tú eres santo, Señor Dios único, que haces maravillas.

Tú eres fuerte, Tú eres grande, Tú eres altísimo.

Tú eres rey omnipotente., Tú eres Padre santo, rey del cielo y de la tierra.

Tú eres trino y uno, Señor Dios, todo bien.

Tú eres el bien, todo bien, sumo bien, Señor Dios, vivo y verdadero.

Tú eres caridad y amor. Tú eres sabiduría.

Tú eres humildad, Tú eres paciencia, Tú eres seguridad.

Tú eres quietud, Tú eres gozo y alegría.

Tú eres justicia y templanza.

Tú eres todas nuestras riquezas y satisfacciones.

Tú eres hermosura, Tú eres mansedumbre.

Tú eres protector, Tú eres custodio y defensor.

Tú eres fortaleza, Tú eres refrigerio.

Tú eres esperanza nuestra, Tú eres fe nuestra.

Tú eres la gran dulzura nuestra.

Tú eres la vida eterna nuestra, grande y admirable Señor, Dios omnipotente, misericordioso Salvador.

—————————————————————————

Estándar
Buenas Lecturas que Valen la Pena, Uncategorized

¿Es nuestra mente una secreción del cerebro?

mind-brain-600x387

“Reducir la mente a circuitos neuronales, impulsos eléctricos, canales de iones o reacciones químicas es difícil de abordar desde el punto de vista experimental. El primer problema está precisamente en la inaplicabilidad del método científico a la resolución de un problema que carece de materialidad”.

En el momento actual la neurociencia se ha convertido en una de las áreas más dinámicas y de mayor expectativa social de la investigación biomédica. Ello se debe a dos tipos de motivos. En primer lugar por el auge de las nuevas tecnologías que permiten analizar las causas de las enfermedades mentales y neurodegenerativas, y en segundo lugar por contribuir a un nuevo espacio de discusión sobre la relación entre el cerebro y la mente.

Refiriéndome a esto último, algunos científicos se afanan por demostrar la existencia de un determinismo biológico de nuestra conciencia, y como consecuencia de nuestra conducta, y por lo tanto de nuestra libertad, lo que de llegar a confirmarse conduciría a la negación de la existencia del alma. El intento por naturalizar la mente queda clara en la afirmación de que todo lo espiritual es un producto de lo neuronal, proclamada por Antonio Damasio, neurofisiólogo Premio Príncipe de Asturias 1985, en su obra Y el cerebro creó al hombre (Ed. Destino-Planeta, Barcelona 2010). De demostrarse tal afirmación, tendría razón la Dra. Brigitte Falkenburg, profesora de Filosofía de la Ciencia de la Universidad Tecnológica de Dortmund, que señalaba que «si hubiera tal determinismo el conocimiento sería como un órgano totalmente inútil y nosotros seríamos como zombis».

Sin embargo, reducir la mente a circuitos neuronales, impulsos eléctricos, canales de iones o reacciones químicas es difícil de abordar desde el punto de vista experimental. ¿Cómo probar que algo inmaterial y por tanto inmanejable, como la mente, surja de algo material, como lo es el cerebro? ¿Cómo demostrar el determinismo biológico de algo etéreo como nuestra conciencia?

El primer problema está precisamente en la inaplicabilidad del método científico a la resolución de un problema que carece de materialidad. A este respecto me parecen acertados los análisis del problema de dos autores españoles. En primer lugar el Prof. Juan Arana Cañedo-Argüelles, catedrático de Filosofía de la Universidad de Sevilla, que en un reciente ensayo titulado La Conciencia Inexplicada (Biblioteca Nueva, Madrid, 2016), revisa los principales hechos y argumentos que abogan por una explicación naturalista de la conciencia, evidenciando cómo todos esos intentos han sido infructuosos. ¿Es posible explicar todos los aspectos y dimensiones de nuestra mente con el método experimental y sobre la base de la estructura del cerebro? No, no hay evidencia empírica ni demostración experimental que lo explique.

En segundo lugar y sobre el mismo asunto, el Prof. Francisco José Soler Gil, Doctor en filosofía de la física por la Universidad de Bremen, en su obra Mitología materialista de la existencia (Ediciones Encuentro, Madrid. 2013) incide sobre el empeño de algunos científicos por ignorar el método propio de la ciencia e instalarse en la especulación filosófica, como cuando se nos vende como ciencia lo que no es sino filosofía materialista y se insiste en que la base de todo es la materia y no lo mental, lo que lleva a afirmar que la mente es un derivado, un producto, un segregado de la materia. En coincidencia con los doctores Brigitte Falkenburg y Juan Arana, el Dr. Soler Gil afirma que si pudiéramos explicar la conciencia en términos materiales, la libertad de decisión no sería más que una ficción del cerebro. Una ficción útil, seguramente, pero no por ello menos ilusoria.

La vida subjetiva, mental -por ejemplo, las decisiones conscientes o lo que consideramos decisiones libres-, no serían tales, sino el resultado de tal o cual parámetro cerebral. Esto nos llevaría a la negación de nuestra existencia como personas, seres libres y capaces de obrar moralmente, y nos obligaría a modificar toda la legislación al pasar de seres éticos y responsables de nuestros actos a meros autómatas obedientes al dictado de nuestras neuronas y de nuestros genes.

La investigación del cerebro solo puede mostrar una red débil de condiciones necesarias, pero no suficientes para la conciencia. Las neuronas son componentes del cerebro, no de la mente, y sus respuestas a estímulos, a través de moléculas de señalización, son de tipo electroquímico, no una actividad causal que explique la conciencia.

Lo cierto es que, a principios del siglo XXI, la neurociencia parece discurrir por un derrotero muy parecido al que siguió la genética a principios del siglo XX. Con los avances de la neurociencia se está creando un nuevo determinismo, como el que se produjo con el conocimiento de las leyes de la herencia de los genes tras el redescubrimiento en 1900 del trabajo de Mendel (1822-1884,) que supuso el nacimiento de la Genética. Fue tal la repercusión del conocimiento de las leyes de la herencia biológica que se pasó a ver en los genes los responsables de todo, no solo de los rasgos físicos y fisiológicos, sino también los dueños de nuestro comportamiento. Pues no. Muchas de las acciones que hacemos como humanos, y sobre todo las que atañen al comportamiento, bondad, agresividad, instinto abusivo, naturaleza depresiva, etc. no las determinan nuestros genes sino que se adquieren. Como bien señaló David Hume (1711-1766), al nacer «la mente humana es una pizarra vacía en la que la experiencia va grabando sus signos». Nuestra forma de ser y obrar en la vida, fruto de nuestra conciencia y voluntad, no tienen que ver con el ADN, sino que forman parte de lo que llamamos personalidad, que es algo que el filósofo español Xavier Zubiri (1898-1983) definía como el precipitado que deja en cada persona el contenido de los actos que va ejecutando a lo largo de su vida

La realidad es que ni los genes lo determinan todo en el ser humano, y menos su conciencia, ni el sistema nervioso es el responsable de nuestros actos, sino en todo caso al revés, su brazo ejecutor. De modo que además de con lo que se nace, nuestros genes, nuestras células y entre ellas las neuronas, influye en cada persona humana aquello que se hace bajo el dominio de la razón.

Sin embargo, hay un empeño por parte de algunos neurocientíficos, animados por investigadores de las ciencias de la computación, por equiparar nuestra inteligencia natural a la inteligencia artificial, y reducir lo mental a lo cerebral, y por tanto subordinar el espíritu a la materia corporal. Esto, más que ciencia sería reduccionismo y filosofía materialista que además es extremadamente nihilista, porque se basa en que todo, hasta la conciencia es materia, con lo que se niega lo más genuino del ser humano acorde con la definición de Boecio sobre la persona: «sustancia individual de naturaleza racional». Tampoco se puede negar la conciencia como motor de nuestros actos, por el mero hecho de que se puedan topografiar las regiones del cerebro implicadas en distintas tareas, como el habla, la memoria, la vista, el olfato, etc. Como bien señala el Dr. José Luis Velayos, catedrático de Neuroanatomía, «la mente no puede ser una “secreción” del cerebro, ya que de lo material no puede surgir lo inmaterial… A pesar del gran desarrollo de la neurociencia, no se ha conseguido llegar a la comprensión del funcionamiento global del cerebro… se necesita aunar esfuerzos con otras ramas del saber, para llegar a una mejor comprensión del asunto… la ciencia experimental está abocada a una integración multidisciplinar en que estén incluidas las ciencias no experimentales. Así, la concepción unitaria, aristotélica, del ser humano, aunque cueste reconocerlo, volverá a tener vigencia».

Si el cerebro fuese un aparato que dictase nuestras decisiones ¿dejaríamos de ser seres pensantes?, ¿qué determinaría la personalidad?, ¿por qué esta ha de ser diferente entre gemelos idénticos?, ¿serían solo impulsos eléctricos lo que nos induciría hacia el esforzado aprendizaje de una habilidad intelectual como resolver ecuaciones matemáticas complejas, lograr la perfección con un instrumento musical o llegar a ser un buen maestro, o un buen escritor, filósofo o científico? Si el cerebro fuese el único dueño de todas estas capacidades, nuestros actos serían solo el fruto de un sustrato que respondería siempre de forma automática y habría perdido su sentido el esfuerzo, la voluntad y todas las demás facultades relacionadas con el deseo de progresar o adaptarse al medio en que vivimos. Y si el cerebro actuase solo en función de estímulos ambientales quedaría invalidada la voluntad personal, la conducta exploratoria como medio de aprender y progresar en el conocimiento y el deseo de vivir la vida de forma personal. Si el cerebro fuese el dueño de nuestros actos ¿cómo moldear la conducta?, ¿cómo abordar las neurosis, las depresiones o los desórdenes sociales?, ¿tendrían sentido los psiquíatras?, ¿tendría sentido la psicología?, ¿tendría sentido el yoga?, ¿seríamos responsables de nuestros actos?…

 

Nicolás Jouve, catedrático emérito de Genética/ Páginas Digital

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Uncategorized

¿Estamos preparados para la revolución tecnológica en el mundo laboral?

tecnologia-desaparecera-cosas

La irrupción de las nuevas tecnologías están haciendo peligrar el puesto de trabajo de 83.000 agentes de seguros. Las grandes empresas del sector está invirtiendo más de 3.800 millones de euros en una nueva reforma digital

 La llegada de las nuevas tecnologías al sector de los seguros está causando un gran impacto. Alrededor de 83.000 agentes de seguros están viendo peligrar sus puestos de trabajo por la apuesta de la mayoría de compañías por este tipo de innovaciones. Lourdes Rodríguez, consejera delegada de la consultora Coolhunting, asegura que estos cambios no tendrían por qué verse reflejados en una reducción de puestos de trabajo. Esto sería posible gracias al reciclaje de los actuales puestos de trabajo de los agentes en otros nuevos perfiles profesionales que el nuevo contexto tecnológico demandaría. ¿Realmente la sociedad se está preparando para el impacto de la futura revolución tecnológica?

 En los últimos años se está viviendo una revolución, liderada por internet, que no sólo está cambiando el sector industrial sino también al resto de la sociedad. Ante la aparición inmisericorde de las nuevas tecnologías, miles de trabajos quedan obsoletos al perder sentido en el nuevo contexto laboral. Al mismo tiempo, han surgido nuevas propuestas de cara a la nueva realidad que se avecina. En el sector industrial, por ejemplo, se baraja la idea de que sean los robots los que coticen para, de este modo, paliar la pérdida de capital humano que generaría esta nueva realidad en la que los trabajadores perderían progresivamente protagonismo en las empresas.

 Un futuro muy presente

La aparición de fenómenos que desestabilizan el sistema suelen necesitar nuevas normativas que los regule. Sin embargo, estas normas suelen llegar tarde. Es el caso del sector de los seguros, que todavía no cuenta con un contexto legal que respalde los cambios que están por llegar. Es de prever, pues, que los 83.000 agentes que copan el sector de los seguros tendrán problemas para encontrar un nuevo trabajo durante los próximos años.

 La automatización y la digitalización provocan que las grandes compañías prefieran apostar por la venta directa o la creación de filiales especializadas en la venta en línea en detrimento de la reducción de los agentes de seguros. A finales del año 2015 había en España 83.600 mediadores, de los cuales 71.400 eran personas físicas y 12.200 sociedades. La caída de este perfil profesional ya ha comenzado: el año pasado 4.000 agentes han perdido sus puestos de empleo.

 La creación de comparadores de seguros, como el español Rastreator en 2009, ya anunciaban tiempos de cambio en el mundo de los seguros. Estas plataformas ofrecen al usuario un mayor acercamiento y transparencia a los productos de las aseguradoras. Estos nuevos métodos online convierten al cliente en un comprador activo. Este proceso no sólo ha afectado al sector de los seguros. El consumidor ya no prefiere acudir a un lugar físico para ser asesorado y realizar la transacción in situ, sino que opta por el uso de internet para informarse y acabar, incluso, comprando el producto a través de la red.

 Sin embargo, todos estos cambios generan controversia sobre la aplicación de las nuevas tecnologías en el ámbito laboral. Miles de puestos de trabajo se ven amenazados y muchas veces el estado reacciona con lentitud a la hora de adaptarse a las circunstancias del momento. Según un informe presentado en el Foro de Davos, se destruirán más de 7 millones de empleos hasta el 2020 en las 17 economías más grandes del mundo.

 Existe una visión liberal sobre la robotización de la sociedad en la que se habla de que la automatización beneficia a los trabajadores. Según esta teoría, las máquinas estarían quitando empleo a los actuales trabajadores para luego generar nuevos puestos de trabajo. Otros, en cambio, reconocen que, aunque la afirmación anterior sea cierta en algunos casos, la tendencia actual, sin embargo, es la de reemplazar al humano para reducir costes. De esta manera, el objetivo de la mayoría de empresas de reducir gastos produciría una progresiva disminución de los sueldos de los trabajadores.

 En este sentido, las empresas, sindicatos y políticos deberían incentivar una mejor y más rápida regulación tanto para el empresario como para el trabajador. Sin una supervisión y una transición suave hacia un modelo cibernético, miles de trabajadores verían peligrar sus puestos de trabajo y no podrían adaptarse a los nuevos perfiles del ámbito laboral.

por Francesc García Mestres /Forum L

 

———————

Estándar
Buenas Lecturas que Valen la Pena, Uncategorized

Fue católico el primer autor del teorema De Giorgi-Nash

ennio_de_giorgi1

En mayo de 2015 moría, con gran atención mediática, el matemático norteamericano John Forbes Nash, famoso por inspirar la película “Una mente brillante” y por grandes hallazgos matemáticos que incluso le merecieron el Premio Nobel de Economía en 1994.

En el mundo matemático muchos lo admiran por el teorema De Giorgi-Nash, que se llama así porque el matemático italiano Ennio de Giorgi, de 29 años, lo desarrolló y publicó un año antes que el americano, en una pequeña revista científica local, en 1956. Era la resolución a los famosos problemas XIX de Hilbert. Nash no lo sabía, desarrolló su propia solución y quedó decepcionado cuando le dijeron que un tal profesor De Giorgi ya lo había resuelto antes.

Probablemente el italiano De Giorgi nunca tenga su película, porque su vida fue más sencilla que la de Nash, pero desde un punto de vista espiritual fue interesante.

Imaginación, matemática, mente abierta

Su padre murió cuando tenía dos años, fue criado por su madre y en la universidad descubrió su capacidad matemática. Su principal maestro, Mauro Picone, le enseñó siempre a tener una mente abierta, a presentar objeciones, preguntar y a usar la imaginación. “Ante la ciencia todos somos iguales”, le decía para que no se amilanase ante autoridades académicas.

Ennio de Giorgi (1928-1996) no se casó ni tuvo hijos, y vivió siempre con gran austeridad, dando clases e investigando desde 1959 en la Escuela Normal Superior de Pisa (Italia). Matemáticamente, fue sin duda el principal pensador italiano de su época.

Reflexionó mucho sobre Dios, la muerte y la amistad y la paz entre los hombres. Fue un católico convencido, y también militante de Amnistía Internacional en los años 70, trabajando por la liberación de matemáticos como el ruso Leonid Plyushch y el uruguayo José Luis Massera.

En esa época Amnistía Internacional, fundada por Peter Benenson (un inglés de familia judía rusa que se había convertido al catolicismo), aún no era un lobby de la industria abortista como ha sido tras la muerte de su creador. La entidad en esa época se dedicaba a salvar vidas de represaliados a ambos lados del Telón de Acero en plena guerra fría.

¿Tolerancia sentimental? No: amistad real

En una entrevista concedida a Michele Emmer que se publicó en 1996 (el año de su muerte), De Giorgi expresaba su visión de cómo la ciencia avanza también por factores humanos y personales, incluyendo la fraternidad entre científicos.

“La comprensión y la tolerancia son dos nociones que a menudo se olvidan cuando hablamos de tolerancia. La tolerancia pura y sentimental es insuficiente. Solo si va unida con comprensión y amistad permite progresar a la actividad humana. Las ciencias en particular no pueden avanzar sin entendimiento y amistad entre todos los científicos”, explicaba.

La libertad de pensar e imaginar

De Giorgi, el hombre que desde joven se sentía libre haciendo preguntas y que de mayor se esforzaba en liberar matemáticos presos, insistía en la matemática como una ciencia especialmente libre y dada a la imaginación. Por eso, quizá, pensar en la Resurrección y la vida tras la muerte, ampliaban su perspectiva y sus ganas de conocer.

“Esta combinación de imaginación que vuela libre en los confines de lo que estudias, con el intercambio de otros vuelos, de otros científicos, pensadores, de otras disciplinas -filosofía, artes, letras- es la fuerza de las matemáticas”, afirmaba él, el mayor matemático de Italia.

“Esto está en la base de una de las manifestaciones más fuertes del amor al conocimiento, del cual nace la ciencia y la capacidad humana resultante de entender parcialmente el mundo, sin olvidar la famosa frase de Shakespeare, de Hamlet a Horacio: hay más cosas en el cielo y la tierra que las que sueña tu filosofía.

Eso explica también por qué, en matemáticas, no hay conflicto entre innovación y tradición, las dos fuentes de todo lo verdaderamente grande y hermoso que los matemáticos han hecho. En matemáticas hay armonía”, insistía.

En varias ocasiones afirmó: « Al principio y al final, tenemos el Misterio. Podríamos decir que tenemos el designio de Dios. A este misterio la matemática se acerca, sin penetrarlo”.

Buscar la Sabiduría

Buscar el conocimiento con amor lo veía como una consecuencia de la enseñanza bíblica. “En el libro de Proverbios, uno de los más antiguos de la Biblia, en cierto punto dice que la sabiduría -que es más amplia que las matemáticas- estaba con Dios cuando Él creó el mundo y que esta sabiduría debe ser encontrada por los hombres que lo buscan y lo adoran. Las matemáticas son una manifestación significativa de este amor por la sabiduría”, explicaba.

“Ciertamente el científico, como todo otro hombre, puede usar de múltiples modos su libertad, puede abrir su corazón a la esperanza o cerrarlo en el escepticismo.”

“Por mi parte…, puedo decir que mi vida perdería gran parte de su significado si renunciara a la esperanza de encontrar de algún modo las personas que me han sido más queridas, si no creyera en las palabras del Credo: “Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro”.

 

Pablo J. Ginés/ReL

Estándar