Buenas Lecturas que Valen la Pena

La Familia…es lo que es…

por José Luis Samper

La familia es como es : irremplazable, irrepetible, a veces odiosa, otras muchas agradable, y siempre fantástica. En una palabra ¡ÚNICA! Esto aterroriza a algunos.

SUMARIO
I.- CONSIDERACIONES INCIALES
1.- CADA COSA EN SU SITIO
2.- LA FAMILIA, UN LUGAR DONDE REINA LA ANARQUIA
3.- LA FAMILIA CRISTIANA
4.- LA FAMILIA EN EL DESIGNIO DE DIOS CREADOR
II.- ATAQUES A LA FAMILA
B.1.- ATAQUES SISTEMÁTICOS A LA FAMILIA
B.2.- UNA NUEVA ESTRATEGIA
B.3.- SEXO Y GENERO
B.6.- CONTRADICCIONES EN EL DERECHO
B.7.¿QUI PRODEST?
III.- LO QUE LA FAMILA ES
C.1. LO QUE LA FAMILIA ES
C.2. LOS NIÑOS SON “LA ARMONIA DE LA FAMILIA

I CONSIDERACIONES INCIALES
1.- CADA COSA EN SU SITIO
Si miramos al cielo en una noche estrellada, se percibe una sensación de orden: las constelaciones se nos presentan a la vista con una serena majestuosidad; la luna aparece y desaparece fiel a sus ciclos desde antes que el hombre comenzara a observarla. Los astros se mueven con tal precisión matemática que, Edmundo Halley, tras observar en 1682 el cometa que inmortalizaría su nombre, pudo calcular su órbita y predecir que aparecería de nuevo cada setenta y seis años. Y así ha sucedido.
No cabe duda de que en el ámbito de la creación existe un orden: cada ser, cada cosa creada desempeña una función concreta de acuerdo con su naturaleza. No parece posible afirmar que todo sea fruto del azar. Nadie encendería una linterna para esconderla luego dentro de un armario: allí perdería su sentido porque la razón de su existencia es iluminar, suplir la carencia de luz en la oscuridad. Dentro del armario no serviría para nada. Sin embargo el hombre –sólo el hombre- es capaz de vivir trastocando la naturaleza de las cosas, desviándolas de la idea de Aquél que ha dado a las cosas su ser específico.
En muchas ocasiones obramos así por pura ignorancia; en otras nos rebelamos y nos anteponemos a Quien es el origen y razón de nuestro existir, con una actitud que trasluce arrogancia y soberbia. “Humano es errar; pero sólo los necios perseveran en el error” dijo Cicerón.
Este folleto pretende aportar algunos argumentos que ayuden a salir de [i]“esa divergencia entre lo que se halla en la superficie y lo que es el meollo del misterio”, es decir , mostrar esos situaciones en que la mirada turbia y egoísta del hombre da una visión de la familia que desdice totalmente de la riqueza de su naturaleza profunda.

2.- LA FAMILIA, UN LUGAR DONDE REINA LA ANARQUIA
La familia es una institución buena, entre otras razones porque no es conciliadora. Es algo bueno y saludable precisamente porque contiene tantas divergencias y variedades como un pequeño reino y, como muchos reinos pequeños, se encuentra generalmente en un estado que más bien se parece a la anarquía. También por ser un pequeño reino, está permanentemente acosada por aquellos que codician sus tesoros.
En la familia, la anarquía se manifiesta en los hechos cotidianos sin aparente trascendencia. El hecho, por ejemplo, de que a un hermano le importen un pito los problemas amorosos de su otro hermano, -lo que realmente le importa es jugar con su videoconsola- da a la familia algunas de las cualidades tonificantes de lo anárquico. Que el padre o el abuelo no aprueben los gustos de la hija o nieta, hace que la familia sea como la humanidad. Papá es a veces autoritario y excitable como la humanidad. El pequeño de la casa puede llegar a ser detestable como la humanidad. El abuelo a veces es tan pesado y viejo como la humanidad.
Esta grandeza de la familia es lo que aterroriza a algunos[ii]. Por más que se empeñen colectivos, autoridades, gobiernos, filósofos de pandereta, escritores sin libro o artistas sin escenario, la familia es como es : única, irremplazable, irrepetible, a veces odiosa, otras muchas agradable, y siempre fantástica. En una palabra ¡ÚNICA!
La familia no obedece a reglas marcadas por los hombres, no la quebrantan las leyes, porque en ella domina su propia ley: ¡EL OTRO!, la relación con el otro es la que ha de ordenar nuestro comportamiento en la família.La ley de la familia supera la imaginación. Así, cuando alguien con la mejor intención dice: “es una suerte que uno se pueda casar con la mujer que ama”, la ley de la familia predica: “es una suerte amar a la mujer con que se ha casado uno”.

3.- LA FAMILIA CRISTIANA
Cristo no sólo restauró a la familia a su tipo original como algo santo, permanente, y monógamo. Elevó el contrato del que se origina a la dignidad de sacramento, y así puso a la familia en el plano de lo sobrenatural. La familia es por tanto santa, ya que coopera con Dios, procreando hijos que están destinados a ser hijos adoptivos de Dios. La unión entre el marido y la esposa es definitiva hasta la muerte (Mt 19, 6 ss.; Lc 16, 18; Mc 10, 11; I Cor7, 10), ¿que sociedad se inicia sin visos de duración?, no es acaso la duración junto con la búsqueda , la aceptación y la coherencia una de las dimensiones de la fidelidad?.

La esposa no es esclava ni propiedad de su marido, sino su consorte y compañera. La familia cristiana es sobrenatural ya que se origina en un sacramento. A través del sacramento del matrimonio, los esposos incrementan la gracia santificante y el derecho a la gracia actual, necesaria para el adecuado cumplimiento de todos los deberes de la vida familiar: la relación entrelos esposos entre sí, y con los hijos, es sobrenaturalizada y santificada por esta gracia actual.

El fin y el ideal de la familia cristiana son igualmente sobrenaturales. Fin: la salvación de padres e hijos; ideal: la unión entre Cristo y su Iglesia. “Maridos, amad a vuestras esposas, como Cristo amó a su Iglesia y se entregó por ella”, dice San Pablo (Ef 25). La intimidad de la unión matrimonial, la casi identificación de marido y esposa, se expresa en la cita: “Así deben los hombres amar a sus esposas, como a sus propios cuerpos. El que así ama a su esposa, se ama a sí mismo” (Ef. 28).

La familia es la institución más antigua de la sociedad. Existe desde que hay hombres en la tierra. Posteriormente ha llegado el Estado. Actualmente, una de las relaciones externas más importantes de la familia son las que mantiene con el Estado.

4.- LA FAMILIA EN EL DESIGNIO DE DIOS CREADOR
Resulta ingenuo –y tristemente arrogante– creer que la época en que uno vive difiere totalmente de todas las anteriores, y que los problemas de los tiempos pasados están superados. Aunque no se reconoce abiertamente, en la actualidad se tiende a considerar que todo cambio significa progreso.
La familia descubre su sentido solamente en el designio de Dios y no solo descubre su identidad –“lo que es”– sino también su misión –“lo que puede y debe hacer”[iii]–. Remontarse al principio del acto creador es una necesidad para la familia para conocerse y realizarse según la verdad interior de su ser.
En el libro del Génesis, se lee el siguiente relato: “Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín del Edén para que lo trabajara y lo guardara […] entonces el Señor infundió un profundo sueño al hombre y este se durmió; luego tomó una de sus costillas y cerró el hueco con carne. Y el Señor Dios , de la costilla que había tomado del hombre formó la mujer y la presentó al hombre. Entonces dijo el hombre: Esta si es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará mujer, porque del varón fue hecha. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán una sola carne.”
La actitud del hombre frente a la mujer que aparece en el relato, es la propia de un marido frente a su esposa. El marido ve en la esposa la realización del designio divino: “No es bueno que el hombre esté solo”. –Voy a hacerle una ayuda adecuada… El hombre hace suya la exclamación de Adán. El autentico amor conyugal supone y exige que el hombre tenga un profundo respeto por la dignidad igual de la mujer[iv]. “No eres su amo”escribe Ambrosio, sino su marido; no la tengas por esclava, sino como esposa. Devuélvele sus atenciones hacia ti y sé para ella agradecido por su amor.

II ATAQUES A LA FAMILIA
B.1.- ATAQUES SISTEMÁTICOS A LA FAMILIA
“Abolir la familia” es una frase tomada del Manifiesto Comunista de Karl Marx y Frederick Engels. Hoy esta consigna se ha convertido en la principal agenda de cierta izquierda internacional y del feminismo radical de género. Esta conspiración se está llevando a cabo muy sutilmente bajo un disfraz de derechos humanos, de la igualdad de la mujer y de los derechos de los niños.
La unión entre el marxismo y la ideología de género ya quedó en evidencia en el libro “El Origen de la Familia, la Propiedad y el Estado” de Engels, en el que se señala que “El primer antagonismo de clases coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo, y la primera opresión de una clase por la otra, con la del sexo femenino por el masculino”. Pero todo esto no es nuevo, siempre ha sido peligrosa la familia para aquellos que de alguna manera, cayendo en la trampa de la serpiente –seréis como dioses– han intentado dominar la tierra. No es ésta una afirmación gratuita, dejemos que sea la historia quien nos ilumine:
La Grecia Clásica. Ya desde la antigüedad en Grecia existía una corriente estatista según la cual, olvidada la familia, el niño era sólo un miembro de la colectividad, y a la colectividad incumbía el deber de educarle para hacer de él un buen ciudadano. Al Estado le correspondía asimismo la regulación de la natalidad, para no cargarse de un número excesivo de ciudadanos defectuosos –eugenismo–.
De esta corriente encontramos un primer testimonio de Platón: en su “Ciudad Ideal” suprime el matrimonio, implanta la igualdad absoluta entre el hombre y la mujer y le permite cualquier libertad sexual, pero quitándole todo derecho sobre los hijos. En tal ciudad ideal, desaparece la paternidad pues, al ser el amor libre, no es posible saber de qué padre es el niño. Tampoco se reconoce derecho alguno a la maternidad pues los niños que las mujeres traen al mundo no son sus hijos, sino del Estado.
Platón era un teórico de una sociedad estatista en la que el poder central suplanta a la familia e impone un orden demográfico. Aristóteles adoptará los mismos planteamientos demográficos de Platón, insistiendo aún más en los peligros económicos de una expansión demográfica: en “La Política”, para evitar esta fatalidad, propone establecer un control de la procreación, al tiempo que recomienda, como Platón, poner en práctica cierto eugenismo. Las consecuencias de todo ello nos las muestra la historia con claridad : Grecia tuvo que enfrentarse a una despoblación que trajo consigo su inmediata perdición. El desarrollo de estos planteamientos de la Grecia clásica fue interrumpido por la irrupción de Roma y el Cristianismo.
Roma y el Cristianismo: Roma defendió siempre el ideal familiar: “La familia romana era esencialmente patriarcal. El pater familias, o sea, el marido, constituía la cabeza visible de la misma y ejercía una autoridad completa sobre los demás miembros de la casa. La mujer romana mejoró su posición respecto a la griega -esta última, pasaba toda su vida confinada en el hogar, y tenía a su cargo el cuidado de los hijos y de los esclavos sin que se le permitiera participar en los negocios públicos-.
En la familia de la Roma clásica se distinguían dos grupos domésticos: el más amplio, compuesto por diversas ramas independientes, y la familia en sentido propio. En ella, el padre ejercía un poder absoluto, aunque limitado en alguna medida, según fuera ejercido sobre la esposa, los hijos –la “patria potestad”–, los esclavos o los siervos.
La Revolución Francesa vuelve a suscitar las ideas griegas del derecho del Estado. Dantón, líder pragmático de la Revolución, escribe “Los niños pertenecen a la república antes que a los padres, y añade ¿quién dirá que estos niños mimados por el egoísmo de sus padres, no se convertirán en un peligro para la república?” El control de la familia por el estado ha encontrado siempre una gran acogida en Los Regímenes Totalitarios:
Así lo podemos constatar en los ideales marxistas “El Estado de los Trabajadores acudirá en auxilio de la familia, sustituyéndola; gradualmente, la Sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres ” [v].En el “abc del comunismo”, Eugenio Preobrazhenski y Nicolás Ivanovich Bujarin afirmaban :
“Cuando los padres dicen mi hijo o mi hija, quieren significar el derecho que tienen a educar a sus hijos a su gusto. Desde el punto de vista socialista, ese derecho no tiene fundamento. Por cada centenar de madres, solo una o dos son capaces de ser educadores. El futuro por tanto pertenece a la educación social. No será posible ninguna revolución mientras exista la familia. La familia es una institución aburguesada inventada por la Iglesia.
El Fascismo, no fue mucho mas benévolo con la familia: “La educación totalitaria e integral del hombre italiano pertenece exclusivamente al Estado”[vi]
Además, hay que añadir que en la época actual y como consecuencia del cambio experimentado por la condiciones de vida, parece que la familia ha dejado de ser una necesidad para el Estado contrariamente a lo que ocurría en el pasado.[vii]
Todas estas doctrinas y otras posteriores como el nacional-socialismo parten de un concepto erróneo del Estado. Quienes las promueven olvidan que la familia es la célula primitiva del pueblo y del Estado.
Los enemigos de la familia radicalizan los ataques, empleando una estrategia actual más sutil: se sirven de foros internacionales para introducir sus postulados. La meta es lograr un nuevo orden social basado en “su dogma” plasmado en una tríada intocable:
1) Nuevos derechos humanos (entre ellos los llamados “reproductivos”: anticoncepción y aborto).
2) Desarrollo sostenible (perspectiva de género, salud sostenible, educación sostenible, etc).
3) Conservación del medio ambiente para las generaciones futuras (¿reservar parte del mundo para que lo exploten los países ricos?).

B.2.- UNA NUEVA ESTRATEGIA
La nueva estrategia comenzó a planearse en la década de los ochenta, no interesan ataques frontales que desvelen claramente las intenciones. Más bien interesa, como hace un virus, introducir nuevos conceptos que desvirtúen la esencia de la familia tradicional.
Veamos algunos ejemplos:
Washington en 1980. Se iba a convocar una conferencia internacional cuyo titulo sería “The White House Conference on The Family”. Pero finalmente se introduce un cambio en la convocatoria y el titulo queda como“THE WHITE HOUSE CONFERENCE ON THE FAMILIES”. El cambio apenas es perceptible pero tiene una intencióntorticera; hay muchos tipos de familia. Por tanto nadie debe ser dogmático al respecto.
¿Qué subyace en esta idea? Uno es libre de escoger lo que quiere: cualquier combinación es tan válida y valiosa como las otras, y todas deberían ser reconocidas por la ley y la sociedad.
El Cairo 1994. Se celebra en esta ciudad la conferencia internacional sobre población y desarrollo—1994 fue el año internacional de la familia declarado por la ONU-.
El presidente de dicha conferencia era Fred Sai, curiosamente presidente asimismo de la Internacional Planed Parenthood Federatión (IPPF, Federación Internacional de Paternidad Planificada), cuyos orígenes se remontan a 1916, cuando Margaret Sanger organizó la primera clínica de control de nacimientos de IPPF, conocida en aquel entonces en Gran Bretaña por Liga Internacional de Control de Nacimientos.
Esta organización nació como consecuencia de la mentalidad según la cual los pobres y los marginados eran molestos (Siglos atrás, los calvinistas y otros puritanos tranquilizaban sus conciencias pensando que los ricos estaban destinados a ir al cielo. O como decía el avaro del Cuento de Navidad de Dickens “que se mueran los pobres y así disminuirá el exceso de población”).
El que la presidencia de la conferencia recayera en Fred Sai, decía mucho acerca de la dirección que se quería tomar en el Cairo. Las ideas no eran nuevas y al final se vio el trasfondo. En lugar de ser una conferencia donde se podrían haber afrontado con seriedad los problemas y las diferencias de desarrollo entre el primer y el tercer mundo, se convirtió en un debate sobre el aborto o, dicho de la forma actual, que parece menos dañina, la interrupción voluntaria del embarazo.
Pekín 1995. Ese año se celebra en la capital de China la Conferencia Internacional sobre la Mujer. En el mundo, nueve de cada diez mujeres tienen hijos y todavía muchos movimientos organizados de mujeres consideran al matrimonio y la maternidad como un obstáculo para la realización personal de la mujer.
Sorprendentemente en la 149 páginas de su documento de trabajo los miembros de la Unión Europea no habían incluido ni una sola referencia al matrimonio, la maternidad o la protección de la familia. La delegación de la Unión Europea pretendía arrancar del lenguaje de la Conferencia toda referencia en este sentido. Ante este hecho inexplicable, Mary Ann Glendoon (representante de la Santa sede) se dirigió a los representantes de la UE manifestándoles su contrariedad: “Vosotros tenéis todo esto en vuestras constituciones, está en la declaración de Derechos Humanos, en varias lenguas, ¿porqué no va a estar entonces en Pekín?”.
La Conferencia envió un comunicado de prensa a todos los periódicos europeos planteándoles esta cuestión: ¿Está realmente representando esta delegación la política de sus gobiernos y los intereses de los ciudadanos?. En 24 horas esta cuestión fue introducida en algún parlamento europeo, y la delegación europea se retractó hasta el punto que permitieron una ligera referencia a cada una de las cuestiones en el documento definitivo[viii].
Rio de Janeiro 1998. Se reunió el denominado Consejo de la Tierra, cuya labor fundamental fue elaborar la llamada “Carta de la Tierra”, que es una especie de acuerdo al que se quiere llegar para establecer el Nuevo Orden Mundial y la Nueva Era. Dada la fuerza de laspersonas y grupos que la apoyan, puede llegar a tener una gran trascendencia.
La Carta es un documento pensado en el seno del Consejo de la Tierra que preside Maurice Strong, uno de los subsecretarios generales de la ONU, conocido impulsor de políticas compulsivas de control de natalidad.
Del mismo consejo forma parte el ex premier soviético, Mikhail Gorbachov, fundador de la organización Cruz Verde Internacional. En palabras de Gorvachov “pretende reemplazar los Diez Mandamientos” pues es la única forma de salvaguardar la Tierra. Pretende ser el decálogo de la nueva era.
Esta constituida por 16 principios divididos en cuatro partes. En su estructura se conserva un mensaje antinatalista. Así en uno de sus apartados se manifiesta “Vivir sosteniblemente promoviendo y adoptando modos de consumo, producción y reproducción que respeten y salvaguarden los derechos humanos y las capacidades regenerativas de la tierra”.
Marx declaraba que los medios de “producción y reproducción”, lenguaje que se quiere copiar ahora en leyes y políticas, deben ser arrebatados de las manos del opresor y ser restaurados al oprimido. Que el sistema de clases desaparecería cuando se eliminara la propiedad privada, la familia encabezada por un padre, cuando se estableciera el libertinaje sexual, se facilitara el divorcio unilateral, se aceptara la ilegitimidad, se le otorgaran a las mujeres derechos reproductivos que incluyeran el aborto[…] se eliminara la religión.

B.3.- SEXO Y GENERO
La nueva ideología rompe lanzas por mantener la naturaleza intacta, bosques, mares y montañas, pero desconoce las naturales diferencias entre hombre y mujer, tratando de imponer unos nuevos derechos, basados en la teoría del género y la libre opción sexual.

A esto colabora el proceso de estos últimos años de gradual desestructuración cultural y humana de la institución matrimonial: se separa la identidad de sexo y género: Ser hombre o mujer no estaría determinado fundamentalmente por el sexo, sino por la cultura, y la libre elección personal. Con ello se atacan las mismas bases de la familia y de las relaciones inter-personales. “Si la cuestión del género es cultural y no se identifica el hombre con su sexo para proyectarse como masculino o femenino por qué una madre no puede hacer de padre y un padre de madre?
Los defensores de esta nueva ideología dicen: “Se aprende a ser hombre o mujer, no se nace”[ix]
“Lo fundamental es que se debe proceder a la desconstrucción social de la noción de genero y a su reconstrucción superando las diferencias creadas culturalmente, la noción de género que debe existir es la de género humano y que dentro de este género ya sea hombre o mujer cada persona viva el rol y su vida como quiera pero siempre como algo voluntario nunca impuesto por pautas sociales o culturales”[x].
Son algunas muestras de lo que, desde la década de los setenta, se empieza a llamar “género”. Esta ideología igualitaria cuestiona la familia biparental heterosexual. En respuesta a ello son muy apropiadas las siguientes palabras:
“El ocultamiento de la diferencia o dualidad de los sexos tiene consecuencias inmensas en diversos niveles. Una tal antropología, que pretende favorecer una visión igualitaria en relación a la mujer liberándola de todo determinismo biológico, ha inspirado en la realidad ideologías que promueven, por ejemplo, la contestaciónde la familia, por naturaleza biparental, es decir, compuesta de un padre y de una madre, así como el poner en el mismo nivel la homosexualidad y la heterosexualidad, un modelo nuevo de sexualidad polimorfa”.[xi]

B.4.- CONTRADICIONES EN EL DERECHO
La familia ha sido amparada por el derecho internacional. De hecho en el año1998, se celebraron los 50 años de la declaración de Derechos humanos de París donde se expone que:
“La familia es el elemento básico de la sociedad y que cada cual tiene derecho a casarse y a fundar una familia; que el hogar es inviolable ; que todo trabajador tiene derecho a un nivel de vida adecuado para el y su familia, y que la familia en general, y la maternidad y la niñez en particular, tienen derecho a la protección de la sociedad y el Estado”.
¿Sucede realmente así al menos en Occidente, cuna de esta declaración? No hay mas que enfrentar la declaración citada con la actual situación para descubrir la mentira.
Cada vez estoy más persuadido de que la causa más profunda de los males que padece la humanidad es la mentira, que hay que distinguir del error, inevitable en muchas ocasiones, siempre superable y salvable (Julián Marias)
Alguien podrá responder que en la elaboración de este documento se encontraban eminentes cristianos como el filósofo Francis Jacques Maritain y el diplomático libanés Charles Malik. Pues bien, si nos sumergiéramos en una búsqueda en otras legislaciones nos sorprenderían textos legales como los siguientes:
Uruguay,1934, “la familia es la base de nuestra sociedad y que el Estado velará por su propia estabilidad moral y material ”
Irlanda,1937,“El Estado reconoce que la familia es el elemento natural principal y fundamental de lasociedad[…] el estado por lo tanto, garantiza la protección de la familia en su condición y autoridad”.
Bolivia,1947 “El matrimonio, la familia y la maternidad están bajo la protección del Estado”
Italia,1947 “La República reconoce los derechos de la familia como célula natural de la sociedad fundad en el matrimonio”
Alemania ,1949, “El matrimonio y la familia se encuentran bajo la protección especial del orden estatal, cuidado y la educación de los hijos son un derecho natural de los padres y el deber que les incumbe prioritariamente a ellos. La comunidad estatal velar por su cumplimiento”
España,1978, Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia”.
Por tanto, la declaración de Derechos Humanos no es fruto del azar ni de la influencia de algunos intelectuales, sino el reflejo de la conciencia internacional de que la familia es la célula natural y fundamental de la sociedad, anterior al estado y por tanto este tiene el deber de protegerla y ayudarla, garantizando un ambiente sano, promoviendo la prosperidad domestica y respetando su autonomía.
Desgraciadamente, con el transcurrir del tiempo en ocasiones Naciones Unidas se ha convertido en una máquina dominada por la burocracia, y que ha ido llamando la atención de grupos de interés deseosos de influir en sus actividades. Algunos de esos grupos “quieren proteger a la familia como los lobos quieren proteger a los corderos”[xii].
El principio de protección de la familia comenzó a ser atacado precisamente desde Naciones Unidas. En 1995 y desde el Secretariado de las Naciones Unidas para el Año Internacional de la Familia, se publicó un folleto que afirmaba “El principio fundamental de la organización social son los derechos humanos del individuo que se enuncia en los instrumentos internacionales de derechos humanos”.
¿Como conciliar tal afirmación con la declaración de 1948? A esto se anticipó el citado secretariado admitiendo que es cierto que algunos derechos humanos se refieren a la familia como elemento básico de la sociedad, y garantizan su protección y asistencia pero el poder de la familia está y debe ser limitado por los derechos humanos fundamentales de cada uno de sus miembros.
Esto puede parecer razonable a primera vista ya que podría significar que ningún derecho incluido el de la familia es ilimitado. Pero no es esa la intención de aquella afirmación. Valga como prueba el hecho de que en la Convención Internacional de los Derechos del Niño, (Amsterdam 1992), hubo un gran esfuerzo de parte de algunos para oponer los derechos individuales a las relaciones familiares, y colocar al estado entre los niños y los padres, haciendo mella en la situación de la familia como objeto de protección de los derechos humanos.
En un momento en que se pretende que formas de convivencia no matrimoniales – parejas de hecho, uniones homosexuales, etc- se asimilen a una familia, el matrimonio-es decir el matrimonio cristiano- se convierte en un referente de lo que puede y ha de ser una familia.

B.5.¿QUI PRODEST?
¿A quién beneficia?. Esta pregunta se la hacían los romanos cuando precisaban averiguar quien había cometido un crimen.
Desde 1974 Jerôme Lejeune venía denunciando el complot de las Logias contra las raíces cristianas de la civilización occidental: “Se trata realmente de un complot. Es claro que los “ hijos de la Vida “ están conspirados contra los hijos de los hombres. Los adversarios de la vida saben que si quieren destruir la civilización cristiana hay que destruir, en primer lugar, la familia, hay que destruir lo que tiene de más débil, el niño.”[xiii]
También ha sido una constante del feminismo radical. En su libro “The Dialectic of Sex” (La dialéctica del sexo), la feminista radical Shulamith Firestone aplicó la ideología marxista clásica a las relaciones entre los géneros. Esta ideología proponía entonces la eliminación de la propiedad privada (para debilitar la base económica de la familia encabezada por el padre), la legalización del divorcio, la aceptación de los hijos ilegítimos, la integración de toda mujer en la fuerza laboral, el establecimiento de guarderías infantiles gratis las 24 horas del día y la eliminación de la religión, para así destruir la familia y eliminar las clases y demás fuerzas “opresoras”.
Otros beneficiados son los grupos que abanderan la llamada “revolución sexual”: los grupos homosexuales, y los que patrocinan el uso del sexo como “objeto de consumo”.

III.- LO QUE LA FAMILIA ES
C.1.- LO QUE LA FAMILIA ES
¿Porqué quiso Cristo nacer y crecer en el seno una familia?. Es fundamental llegar al concepto originario de la familia para comprender su auténtico sentido.
La familia es el único lugar donde la persona se ve acogida y se nos quiere seamos lo que seamos, simplemente por ser de la familia. Querida así la persona aprende a querer a los demás miembros de la familia, afecto que podrá expandirse a las demás personas de la sociedad.
Gilbert KeithChesterton, escritor y filósofo ingles, nació (1874) y se educó como anglicano, convirtiéndose al catolicismo en 1.922. Chésterton insistía en la necesidad de entender lo que la familia es y lo que no es, y lo hacía con este argumento “La crisis de hoy es que la familia está hecha añicos de tal manera que ni siquiera hay acuerdo en la misma noción de familia. Pero a pesar de los problemas que acucian a la familia, también es malo aferrarse a la idea de que la familia siempre fue mejor en el pasado. Los problemas de la familia son los de la vida misma, y del trato entre seres humanos imperfectos y, a veces malvados”.[xiv]
Consideraba a la familia como un lugar en el que el ser humano puede entregarse a otro sin pérdida de personalidad o de alegría. Un lugar en el que uno puede llegar a ser realmente libre, donde mandar es obedecer, reinar servir, y un gozo sufrir.
La familia está fundada sobre el amor, reflejo del amor con que Dios nos ha amado desde la creación. Vivificada por el amor, la familia es una comunidad de personas: del hombre y de la mujer esposos, de los padres y de los hijos, de los parientes…. El primer objetivo es vivir fielmente su realidad, recordada en el Sínodo de los Obispos de 1980, siendo estructurada en cuatro objetivos fundamentales:
1. Formación de una comunidad de personas
2. Servicio a la vida
3. Participación en el desarrollo de la sociedad
4. Participación en la vida y misión de la Iglesia
El mismo Dios, cómo un padre amoroso, nos ha ido desgranando el propio ser de la familia:
“Maridos amad a vuestras mujeres como Cristo amó antes a la iglesia y se entregó por ella […] el que ama a su mujer se ama a sí mismo. Porque nadie aborreció su propia carne, antes bien la alimenta y la cuida con cuidado[…] mujeres, estad sumisas a vuestros maridos[…].Padres, no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la corrección según el Señor”.[xv]
Dios ha concebido la familia como un faro que siempre ilumina con una luz constante; como un puerto donde poder amarrar la propia nave cuando las tormentas del proceloso mar de la vida nos golpean con sus furiosas olas; como un lugar donde volver a buscar aquella caricia antigua que tanto nos reconfortaba. Dios creó la familia porque vio que era muy bueno.
C.2 .- LOS NIÑOS SON “LA ARMONIA DE LA FAMILIA”
“Si no os hacéis semejantes a los niños , no entraréis en el Reino de los Cielos”
En la familia, tal como Dios la ha creado, los padres tienen el deber irrenunciable de introducir a los hijos en el descubrimiento del misterio de Dios, y del coloquio personal con Él. Sin embargo no siempre ocurre de ese modo, ya que los niños entran muy pronto en la fase de los relativismos y los racionalismos, que son enfermedades de adultos.
En ocasiones la sociedad actual les inyecta tales dosis de carácter adulto, que pierden pronto el encanto de sus sonrisas y el candor de su inocencia. Ser niño en nuestra sociedad constituye una aventura muy breve. ¿Cómo contrarrestar estas tendencias?, ¿cómo evitar perder esa maravillosa sintonía que da vida a la familia?.
El reto no es sencillo pero tampoco inalcanzable: Luchar porque la familia sealo que ha de ser: Escuela de amor; lugar de encuentro con nuestro Creador; donde cada uno es querido por lo que es, sea como sea. No hay que dejarse intimidar por los fantasmas que crea el progresismo mal entendido y el relativismo actual.
Es fundamental el cuidado y el amor hacia los pequeños, enseñándoles a compartir los bienes, las alegrías, ….Los hogares han de ser alegres, los hijos necesitan un ambiente en el que, habitualmente, se esté de buen humor. Cuando no es así, ese hogar va cayendo poco a poco en un sopor parecido a la tristeza, que nunca es productiva ni libera en nada de los problemas y los sufrimientos.
Preservar la riqueza de la niñez, es preservar la esencia de la familia. Introducir a los niños en el misterio de Dios enseñándoles a iniciar un coloquio personal con Él es reafirmar los cimientos de la familia, reforzar los cimientos de la familia, fortalecer los cimientos de la sociedad.

José Luís Samper Quesada
__________________
NOTAS
[i] .Familiaris Consorcio
[ii] .G.K.Chesterton
[iii] . Enciclopedia Católica
[iv] . Familiaris Consorcio
[v]. Alejandra Kollontai (1872 – 1952)
[vi] . Benito Musolini.Discurso ante el consejo de Ministros 28/03/1928
[vii] . Alejandra Kollontai
[viii] . 14.-M.A.Glendoon Revista Nuestro tiempo marzo 1997.
[ix] . El segundo sexo.Simone Beauvoir
[x]. Cuestión de género, evolución y consecuencias. FERNANDO M. CARLETTI
[xi] .Cardenal Ratzinger
[xii] .Mary Ann Glendoon.Congreso Internacional de la familia de Río de Janeiro
[xiii] .Jerome Lejeune . Premio J.F.Kennedy y miembro de la Academia Americana de Ciencias
[xiv] .Chesterton
[xv] . S.Pablo.Epistola a los Efesios

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Uncategorized

Benedicto XVI: Cristianos constituyen fuerza beneficiosa y pacífica de cambio profundo

VATICANO, 06 Sep. 10 / 08:39 am (ACI)

Al reflexionar sobre los aportes del Papa León XIII y la Doctrina Social de la Iglesia, el Papa Benedicto XVI consideró que en la historia “los cristianos, actuando como ciudadanos individualmente, o de manera asociada, constituyen una fuerza beneficiosa y pacífica de cambio profundo”.

El Santo Padre llegó ayer a Carpineto Romano, a 80 kilómetros de Roma, con motivo del bicentenario del nacimiento -en esa localidad- de Vincenzo Gioacchino Pecci, el Papa León XIII.

El Papa celebró la Santa Misa en la plaza principal ante miles de fieles y en su homilía habló de la “promoción humana aportada por el cristianismo en el camino de la civilización” y explicó que los cristianos han favorecido “el desarrollo de las capacidades internas en la realidad misma. Es ésta la forma de presencia y de acción en el mundo propuesta por la doctrina social de la Iglesia, que apunta siempre a la madurez de las conciencias como condición de transformaciones válidas y duraderas”.

Benedicto XVI afirmó que León XIII “fue un hombre de gran fe y de profunda devoción. Esto sigue siendo siempre la base de todo, para todo cristiano, incluido el Papa. Sin la oración, es decir, sin la unión interior con Dios, no podemos hacer nada, como dijo claramente Jesús a sus discípulos durante la Última Cena”.

“Al amor de Dios y de Cristo -continuó- no se antepone absolutamente nada. Esta primera y principal cualidad, Vincenzo Gioacchino Pecci la asimiló aquí, en su país natal, con sus padres y su parroquia”.

El Santo Padre señaló que “existe también un segundo aspecto, que se deriva siempre del primado de Dios y de Cristo y se encuentra en la acción pública de todo pastor de la Iglesia, en particular de todo Sumo Pontífice, con las características propias de la personalidad de cada uno. Todo Pastor está llamado a transmitir al Pueblo de Dios no verdades abstractas, sino una “sabiduría”, es decir un mensaje que conjuga fe y vida, verdad y realidad concreta. El Papa León XIII, con la asistencia del Espíritu Santo, es capaz de hacer esto en uno de los periodos históricos más difíciles para la Iglesia, permaneciendo fiel a la tradición y, al mismo tiempo, midiéndose con las grandes cuestiones abiertas”.

Refiriéndose al magisterio social de León XIII, el Papa recordó que se hizo “famoso e imperecedero por la Encíclica “Rerum novarum” (1891), rico de otras muchas intervenciones que constituyen un cuerpo orgánico, el primer núcleo de la doctrina social de la Iglesia”.

Benedicto XVI rememoró también la Encíclica “Catholicae Ecclesiae” (1890), que el pontífice dedicó al tema de la esclavitud. En este contexto dijo que “la nueva fraternidad cristiana supera la separación entre esclavos y libres, y desencadena en la historia un principio de promoción de la persona que llevará a la abolición de la esclavitud, pero también a sobrepasar otras barreras que todavía existen”.

“En una época de áspero anticlericalismo y de encendidas manifestaciones contra el Papa, León XIII supo guiar y sostener a los católicos en el camino de una participación constructiva, rica de contenidos, firme en los principios y con capacidad de apertura.

Inmediatamente después de la “Rerum novarum” se verificó en Italia y en otros países una auténtica explosión de iniciativas: asociaciones, cajas rurales y artesanas, periódicos. (…) Un Papa muy anciano, pero sabio y con visión de futuro, pudo introducir así en el siglo XX una Iglesia rejuvenecida, con la actitud correcta para afrontar los nuevos desafíos. Era un Papa todavía política y físicamente “prisionero” en el Vaticano, pero en realidad, con su Magisterio, representaba a una Iglesia capaz de afrontar sin complejos las grandes cuestiones de la contemporaneidad”.

El Santo Padre concluyó “dejando” a los presentes “el mandamiento antiguo y siempre nuevo: amaos como Cristo nos ha amado, y con este amor sed sal y luz del mundo. Así seréis fieles a la herencia de vuestro gran y venerado conciudadano, el Papa León XIII. ¡Y así sea en toda la Iglesia!”.

Copyright © ACI Prensa
(http://www.aciprensa.com)

Estándar
comunicados del CNL

MENSAJE DEL CONSEJO NACIONAL DE LAICOS (CNL) CON MOTIVO DE LAS ELECCIONES PARLAMENTARIAS DEL PRÓXIMO 26 DE SEPTIEMBRE.


Votar es un derecho y un deber cívico cuyo ejercicio consciente, como forma de participación efectiva, es promovido por la Doctrina Social de la Iglesia.
La democracia auténtica, recordemos, es más que la aceptación formal de unas reglas, es además aceptación convencida y activa de valores como la dignidad de la persona, el respeto a los derechos humanos, el bien común como fin y criterio regulador de la vida política.
El 26 de septiembre próximo, los venezolanos elegiremos a quienes nos representarán en una nueva Asamblea Nacional así como en el Parlamento Latinoamericano. Cada uno de nosotros decidirá su voto a conciencia, ponderando las diversas candidaturas y programas que se nos presentan. Debemos recordar: “La Iglesia ha rechazado las ideologías totalitarias y ateas asociadas en los tiempos modernos al ‘Comunismo’…” Catecismo de la Iglesia Católica 2425.
En este momento personalísimo con evidentes implicaciones sociales, tendremos presente las palabras de Juan Pablo II en la Encíclica Centesimus Annus (44):
“Es preferible que un poder esté equilibrado por otros poderes y otras esferas de competencia, que lo mantengan en su justo límite. Es este el principio del ‘Estado de Derecho’, en el cual es soberana la ley y no la voluntad arbitraria de los hombres.”
Por todo lo anterior recordamos que nuestro deber cristiano es votar con conciencia.
Consejo Nacional de Laicos de Venezuela

Estándar
Buenas Lecturas que Valen la Pena, Uncategorized

Esencia del Alma Femenina

Decididamente, cuando el hombre se pone a examinarla, le resulta incomprensible. Bueno esto es lógico que así sea, pues los hombres tratamos de analizar las conductas femeninas, basándose siempre en nuestra propia naturaleza y en nuestros propios criterios de actuación y naturalmente siempre nos equivocamos. Sin embargo no se equivocan tanto, aquellos que careciendo en el grado adecuado de la hormona denominada testosterona, comprenden mejor el alma femenina e incomprensiblemente para nosotros, y esta clase de, llamémosles hombres sin ánimo de ofenderles, a las mujeres le resultan graciosos y agradables. Quizás sea, porque ellas no ven en este clase de, hombres, un potencial de peligro al ser unas semi-compañeras.

No quiero avanzar en la escritura de esta glosa, sin dejar de manifestar que no soy ningún psicólogo ni siquiera tengo estudias al respecto, pero si tengo ojos en la cara y también pienso que tengo algo de sentido común, lo que me lleva a razonar.

Desde que era niño, con la primera comunión recién hecha, como era muy observador, me llamaba la atención, que en los confesionarios con dos rejillas laterales y un frontal, las mujeres se confesasen por medio de las rejillas laterales, de las que siempre salían a ambos lados largas colas de ellas esperando confesarse, mientras que los hombres se confesaban por el frontal. ¡Qué tiempos aquellos, Dios mío! El frente estaban siempre vació, lo que era fantástico para los hombres que nunca tenían que aguardar cola. Esto me hacía pensar que las mujeres eran más pecadoras que los hombres y esta idea me la reforzaba el hecho de que siempre veía a más mujeres que hombres en la iglesia, naturalmente, pensaba yo que necesitan acudir más a la iglesia porque pecaban más.

Fui creciendo y poco a poco fui dándome cuenta de mi error inicial. Aunque tanto unas como otros, somos cuerpo y alma, para mí que la mujer es más alma que cuerpo y nosotros somos más cuerpo que alma. Ella ama más y más profundamente que nosotros. En ellas fluye siempre una intensa sensibilidad interior, un deseo de ser amadas tal como se recoge en el Génesis cuando este dice: “A la mujer le dijo: Tantas haré tus fatigas cuantos sean tus embarazos: con dolor parirás los hijos. Hacia tu marido irá tu apetencia, y él te dominará”. (Gn 3,16).

Bueno, no me meto en analizar una estadística inexistente, de si pecan más las mujeres o los hombres, pero lo que sí puedo asegurar con rotundidad, es que las mujeres, aman más al Señor que los hombres y si tenemos en cuenta que la esencia del Señor, es amor y solo amor (1Jn 4,16), al ser el alma femenina más predispuesta al amor y al sacrificio que la del hombre, ellas se encuentran más cerca de Dios, que nosotros. Lógicamente existen sus excepciones en uno y otro campo. Prueba es la infinidad de veces que tanto el Señor, como su Madre María, se han aparecido a ellas, más que a hombres. Recuérdese a este respecto las apariciones más conocidas en el mundo.

Georges Chevrot escribe a este respecto diciendo: “Por regla general, las mujeres suelen ser más piadosas que los hombres, pero eso no se debe, dígase lo que se diga, al mayor sentimiento que manifiestan en la expresión de su fe. La causa es más profunda: su fe es en primer lugar fidelidad. Razonan tanto como nosotros, aunque de otro modo, y su intuición las lleva al interior del misterio, mucho antes que nuestras estrictas deducciones. Ellas atraviesan también las regiones de la oscuridad y de la duda, pero con un paso más firme, porque en un acto de fe, se han entregado a Dios con todo su ser. Y también saben esperar. Mientras que un hombre corta un nudo con una navaja, la mujer lo deshace pacientemente. Nuestras hermanas aceptan más valerosamente que nosotros, los incomprensibles rigores de la adversidad: en el momento álgido de la desbandada saben que no se ha dicho la última palabra y que esa palabra la dirá Dios. Su confianza es más interior; más pura, y por un motivo inexplicable, generalmente acaban por tener razón”.

Ellas comprenden el amor mejor que el hombre porque desean ser amadas y ese deseo insaciable de ser amadas, es esa fuerza interior que las mantiene firmes a pesar de las difíciles situaciones que nos depara la vida. Prueba de ello es con la mayor facilidad que sale adelante una viuda antes que un viudo. Ella nunca duda en sacrificarse por los demás y más concretamente por sus hijos, porque en la defensa de ellos le sale a flote un instinto de leona. El Señor en la tierra colmará necesidad muy profunda de toda mujer: la de amar y ser amada, la de tener parte en el amor y crecer en él. Porque el Señor a su paso por la tierra será un reflejo de lo que hay de femenino en el corazón de Dios. Su amor es profundo y tierno. Su compasión es expresión de la compasión de Dios y de sus “entrañas misericordiosas”, de ese amor de índole maternal que con tanta frecuencia aparece descrito en el Antiguo testamento.

Ellas son portadoras, de ese lugar tan especial donde una nueva vida comienza, alimentando desde su vientre, ese ser que apenas se está formando, y que las hará capaces de conocer uno de los más grandes amores que pueda sentirse en esta vida, es la maravilla de la maternidad. Es la realidad de compartir con Dios su obra creadora, ofreciéndole a Él un cuerpo distinto siempre a todo lo creado anteriormente y también distinto a lo que se cree en el futuro, donde el Señor insuflará un alma, también distinta, a todo lo creado anteriormente y también distinta a lo que Él, llegue a crear en el futuro. Es la maravilla de la maternidad, que no acaba con el nacimiento de él o de ella, sino que se prolongará toda la vida entre madre e hijo o hija, creando una especial relación de amor difícil de romperse.

Los rabinos de Israel, enseñan que Dios extrajo a la mujer no de la cabeza del hombre, para que no le gobernase, ni de sus pies para que no fuese su esclava, sino del costado para que estuviese cerca de su corazón. Fulton Sheen escribe: “La primera diferencia entre un hombre y una mujer, es que el hombre se preocupa principalmente de cosas y la mujer de personas. De ahí que el hombre hable de negocios, de asuntos, mientras que la mujer converse del modo como está vestida otra mujer. El interés del hombre es más remoto, el de la mujer es más inmediato. El interés del hombre tiende a lo abstracto, el de la mujer a lo concreto e íntimo. Un hombre se afana con objetivos, fines, propósitos, la mujer con algo muy próximo, cercano y querido para ella. Porque el hombre encuentra su interés en cosas y la mujer en personas, esta se siente inclinada a charlar, a criticar, a comentar. Una mujer no cree todo lo que oye, pero a lo menos puede repetirlo. Una segunda diferencia entre el amor de un hombre y el de una mujer, es que el primero siempre dará razones para amar, la segunda en cambio, no da razones para amar. El hombre dirá: Yo te amo porque eres hermosa; yo te amo porque tus dientes son como perlas, yo te amo porque haces hermosos postres; yo te amo porque eres delicada y dulce. La mujer dirá simplemente: Yo te amo y punto. El amor del hombre siempre está mezclado con razones. Para una mujer en cambio, el amor es siempre su propia razón: Yo te amo porque te amo. Una tercera diferencia es que los defectos influyen en el amor del hombre; la mujer, en cambio, no se deja influenciar por los defectos del ser al que está amando…. La mujer no prestará oídos a nadie que eche por tierra su futuro. Sabe que su prometido tiene defectos, pero lo ama a pesar de todo.

Y después de leer lo anterior, uno se pregunta: ¿Cómo puede haber mujeres, que quieran romper el encanto de la feminidad, aduciendo razones de igualdad de sexos?

Juan Del Carmelo

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO

Sólo Universidades Católicas que Conserven Identidad Tienen Futuro, Dice Autoridad Vaticana

ROMA, 16 Ago. 10 / 01:19 am (ACI)

En el marco del 20° aniversario de la exhortación apostólica Ex Corde Ecclesiae sobre las universidades católicas, el Prefecto de la Congregación para la Educación Católica, Cardenal Zenon Grocholewski, señaló que sólo “la universidad católica que conserve su identidad tendrá un futuro y contribuirá con el bien de la sociedad” De perderla, se convertirá en una casa de estudios como cualquier otra.
En entrevista concedida a ACI Prensa para hablar sobre este “documento estupendo que proporciona el espíritu a la universidad católica” y que regula a estos centros de estudios en todo el mundo, el Purpurado se refirió a las dos importantes razones que llevaron a Juan Pablo II a escribirlo y presentarlo el 15 de agosto de 1990: La primera, dijo, era la importancia que le daba a la universidad católica a la que el Papa peregrino dedica un acápite especial al final del texto sobre el testimonio católico.


La segunda, comentó, era que Juan Pablo II consideraba necesario generar una legislación que estableciera la misión de las universidades católicas, así como el marco jurídico para su creación.
Tras señalar que desde que saliera a la luz Ex Corde Ecclesiae unas 250 universidades se crearon en todo el mundo con la determinación de permanecer en esta identidad, el Purpurado recordó que un teólogo que enseña en una casa de estudios católica debe tener las cosas claras.
“Para ser teólogo uno tiene que creer en las Sagradas Escrituras y en la Tradición, y tiene que estar unido al Magisterio de la Iglesia. Es riesgoso que una persona quiera ser más importante que este Magisterio de la Iglesia”, precisó.
Luego de recordar la exhortación apostólica “sigue vigente actualmente en todo lugar”, el Cardenal alertó que “si una universidad católica pierde su identidad, se vuelve en algo similar a otras universidades, se hace entonces prácticamente menos significativa y eso es un gran desafío, o un gran problema”.
Al comentar que ha recibido distintas quejas y reclamos de personas que asisten a universidades católicas por recibir contenidos y enseñanzas que no están de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia calificando a este tipo de centros de estudios de “hipócritas y mentirosos”, el Purpurado vaticano indicó que “tienen razón y lo mismo se aplica para las escuelas católicas”.
“Ex Corde Ecclesiae no exige una ‘gran reforma’, el documento es actual, es una aproximación muy realista y en sí misma tiene un gran dinamismo para hacer a la universidad católica algo muy importante hoy en día… cuando se vive un relativismo cultural y moral que genera mucho daño”, dijo.
“Lo que se necesita en el contexto moderno de permisivismo y relativismo es que la universidad católica defienda la verdad, la verdad objetiva”, agregó.
Seguidamente explicó que las universidades católicas no deben compararse unas a otras sino buscar en el documento el marco para su desarrollo porque “allí se resalta el ideal de universidad católica, y creo que estudiar el texto es mucho más productivo” que mirar a “distintas realidades” u otras universidades para tener una guía.
Preguntado sobre la perspectiva del Papa Benedicto XVI sobre la educación católica actual, el Cardenal Grocholewski dijo que él es “un gran entusiasta de la universidad católica. Prácticamente se regocija cuando que la universidad católica progresa y preserva su identidad” y destacó que siempre lo alienta a “luchar por el futuro de las universidades católicas”.

Estándar
Buenas Lecturas que Valen la Pena

Descubrir el Sentido de Mi Vida

CAMINEO.INFO.- Las circunstancias y los hechos nos golpean. La marcha de la vida deja sus huellas en el cuerpo y en el alma.
Pero más allá de lo que ocurre a nuestro alrededor, en cada ser humano, a no ser que una enfermedad psíquica haya anulado sus capacidades más profundas, hay una inteligencia y una voluntad capaces de reconocer el sentido de la propia vida.

Es una de las enseñanzas más ricas y más fecundas de Viktor Frankl (1905-1997), psiquiatra austríaco que pasó por la experiencia dramática del campo de concentración.

Frankl observó que ni las murallas, ni los golpes, ni las amenazas, ni el hambre, ni las humillaciones, eran capaces de aniquilar la fuerza interior del espíritu.

Cada prisionero podía encontrar y asumir la situación del láger. Quienes no lo lograban, quienes tiraban la toalla ante la inmensidad del drama, sucumbían a la enfermedad o llegaban al gesto dramático del suicidio.

La enseñanza de Frankl vale para situaciones menos extremas, pero vividas intensamente por cada ser humano. ¿No nos aturde escuchar que la crisis económica ha provocado suicidios entre personas que tenían un nivel de vida muy superior al de los prisioneros de Auschwitz? Por el contrario, ¿no nos lleva a poner en discusión los propios “valores” esa actitud serena de miles de pobres que llegan incluso a ofrecer un lugar en sus casas y un poco de comida a un forastero?

Mi vida avanza. Desde éxitos y desde fracasos, la historia queda escrita, con letras más o menos claras. Delante tengo un futuro incierto, que depende, en buena parte, de lo que ahora decida.

El futuro será triste si me dejo hundir por las tinieblas. Será hermoso y grande si me abro a la posibilidad de amar y si me dejo arropar por tantos corazones buenos que hoy encuentre junto a mí en el mismo caminar de la existencia humana.

Fernando Pascual LC.

Estándar
Buenas Lecturas que Valen la Pena

Usar Nuestra Razón

A todas horas llegan hasta nuestros oídos y nuestros ojos, palabras e imágenes de multitud de cuestiones, que apenas podemos procesar, ya que se atropellan con rapidez, se suceden de forma caótica, pasan de un asunto a otro, sin solución de continuidad. Para prestar atención a algo sería necesario interrumpir el flujo, hacer silencio y ponernos a pensar.

Pero como no estamos acostumbrados a pensar, a interrogarnos acerca de si lo que llega hasta nosotros es la verdad que se corresponde con la realidad, optamos por aceptar como verdadero, sin más razones y valoraciones, todo aquello que recibimos de los medios y de los comunicadores con los que en algún momento decidimos identificarnos. Podemos comprobar que muchas personas opinan siempre de acuerdo con los programas de la radio o la televisión que sintonizan o con el diario que leen.

Los técnicos en publicidad se han dado cuenta de la identificación de los seguidores de un programa con el conductor del mismo que, sin cambiar de ropa ni ambientación, proponen a su audiencia comprar desde una pulsera para combatir el estrés a un crecepelo.

Sería necesario, para conservar nuestra propia libertad y autonomía de criterio, sustraernos de esta dependencia de los medios y dedicar algún rato cada día a pasar por nuestra propia razón lo más importante que haya llegado hasta nosotros.

Tendríamos que preguntarnos ante cada asunto sobre el que decidamos pensar, en primer lugar acerca de su verdad, de su adecuación con la realidad, después indagar sobre el interés que pueda tener para quienes echaron a rodar la información y el que pueda tener para cada uno de nosotros, que puede ser radicalmente diferente. Siempre es pertinente la pregunta ¿a quién aprovecha lo que se dice, lo que se propone, lo que se murmura, lo que se acusa?

Razonar es analizar y analizar es descomponer en sus partes cualquier proposición y estudiarlas con objetividad, desde fuera, sin prejuicios. El prejuicio nos lleva a asumir y resaltar lo que pensamos nos conviene y a rechazar lo que pueda contradecir nuestras previas opiniones. La honestidad nos obliga a rectificar nuestras posturas cuando descubrimos que estábamos en el error. Descubrir la verdad sobre algo es lo más importante, aunque esta verdad sea siempre provisional y sujeta a revisión.

Hay que abandonar la inercia que nos lleva a creer que ya sabemos lo suficiente de cualquier cosa, que estamos debidamente informados de todo. La plétora de informaciones que recibimos cada día hace que apenas sepamos de nada, sobre todo porque se está utilizando a menudo el lenguaje para disfrazar la realidad. Nada más falso que el constante eufemismo de lo políticamente correcto que deja de llamar a las cosas por su nombre.

Estamos dotados de razón, ¡utilicémosla! Si dejamos de usarla cada vez seremos más vulnerables, más manipulables. No dejemos que otros decidan lo que hemos de pensar, lo que hemos de creer, lo que hemos de votar. La razón es la facultad que nos eleva a criaturas únicas e irrepetibles, pero hay que ejercitarla. Es lamentable que pongamos más atención en desarrollar nuestros músculos que en desarrollar nuestra razón, nuestra inteligencia, nuestra voluntad.

Francisco Rodríguez Barragán
Miembro del Movimiento Familiar Cristiano

Estándar