ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, actualidad venezolana, Benedicto XVI, CAMPAÑA "UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ", CAMPAÑA UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ 2.012, catolicos en el mundo, consejo nacional de laicos de venezuela, familia cristiana, fe, Jesuscristo, laicos, oración, red católica

“UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ” 2.012

El Consejo Nacional de Laicos de Venezuela, presenta el afiche 2.012 que acompaña a la jornada de oración “UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ”

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, actualidad venezolana, catolicos en el mundo, comunicados del CNL, consejo nacional de laicos de venezuela, política, sociedad

COMUNICADO DEL CONSEJO NACIONAL DE LAICOS DE VENEZUELA

El Consejo Nacional de Laicos de Venezuela, como organismo de representación y servicio de  los laicos, cuya función primordial es la animación de la sociedad según los principios humanos y cristianos del Evangelio, consciente de la difícil y conflictiva situación que atraviesa nuestro país, se dirige a la opinión pública venezolana para señalar lo siguiente:

 

1-      La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada mediante referendo el 15 de diciembre de 1999, y ratificada a través del Referendo Constitucional de 2007, contiene principios y normas que los diferentes Poderes del Estado deben cumplir, especialmente en situaciones de crisis o de serias dificultades de la Nación.

 

2-      El Poder Electoral ha convocado a todos los venezolanos a Elecciones Presidenciales el próximo 07 de octubre. La comunidad política del país viene trabajando en esta dirección. Corresponde a dicho poder, garantizar y responsabilizarse del proceso comicial en la fecha indicada.

 

3-      Es obligación de  todas las instituciones del Estado, entre ellas,  la Fuerza Armada Nacional,  cumplir y hacer cumplir la Constitución Nacional en la presente circunstancia del país. Solamente con el apego a lo establecido en la Carta Magna, se pueden garantizar la paz y la consolidación de  la democracia y del Estado de Derecho.

 

4-      El Consejo Nacional de Laicos de Venezuela,   interpretando el anhelo de libertad, justicia y respeto al  otro de los venezolanos,  invita a  todos los ciudadanos a cumplir sus deberes cívicos y a participar activamente en el proceso electoral.

 

El Consejo Nacional de Laicos de Venezuela, exhorta a los católicos y a todos los creyentes a invocar la bendición divina sobre nuestro país, pidiendo a Dios que sostenga y anime a quienes en estos momentos se esfuerzan en propiciar el encuentro y la fraternidad entre todos los venezolanos sin distinción alguna.

 

Presidente                  Manuel I. Arcaya

1ra Vicepresidencia   Francisco Valery

2da Vicepresidencia   María Elena Febres-Cordero

 

En Caracas, a los 09 días del mes de mayo del 2012

 

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, actualidad venezolana, Uncategorized

Asamblea 2.012 del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela y Elección de la Nueva Junta Directiva

Imagen

En un ambiente de alegría y hermandad, en el marco de la Asamblea  del Consejo Nacional de Laicos, que adoptó el Lema de Su Santidad Benedicto XVI  “SOMOS UNO EN JESÚS. Laicos, corresponsables en el ser y actuar de la Iglesia”, realizada en Caracas, del 2 al 4 de marzo,  se eligió la Junta Directiva del CNL para el período 2012 – 2015, resultando reelecto por unanimidad, para la presidencia el Sr. Manuel Arcaya.  Primera Vice-presidencia: Dr. Francisco Valery;  Segunda Vice-presidencia: Dra. María Elena Febres-Cordero;  Directores:   Juan Lam;  Arelis Mejías; Pedro Afonso; Mary Cruz Hernández.

La Asamblea  contó con la presencia de Mons. Pietro Parolín, Nuncio Apostólico; Mons. Diego Padrón Sánchez, Arzobispo de Cumaná y Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana;  Mons. Luis Armando Tineo R.  (Obispo Auxiliar de Caracas y Presidente de la Comisión de Laicos y Ministerios de la CEV);  Mons. Saúl Figueroa Albornoz, Obispo de Puerto Cabello; Pbro. David Gutiérrez, Director Departamento de Comunicación y Prensa CEV; laicos, entre los cuales asistieron representantes de los Consejos de Laicos de las Arquidiócesis de: Caracas, Coro, Cumaná, Maracaibo, Mérida, Valencia y las Diócesis de: Barcelona, Cabimas, Guarenas, La Guaira, Los Teques, Puerto Cabello, San Carlos, Trujillo, Valle de la Pascua. Así como, los representantes de los Movimientos de Apostolado:  Acción Católica,  Atletas de Cristo, Cursillo de Cristiandad, Focolares, Sociedad San Vicente de Paúl, Atletas de Cristo, Comunión y Liberación, Cooperadores Salesianos, Damas Salesianas, Damas de San Vicente de Paúl, Institución Teresiana, Las manos que ayudarán a Jesús, Movimiento Neocatecumenal, Orden Franciscana Seglar, Renovación Carismática, Talleres de Oración y Vida, Unión Nacional de Cofradías del Santísimo Sacramento, entre otros.

El tema de la Asamblea fue la comunicación y al respecto  señaló el Sr. Manuel Arcaya, Presidente del Consejo Nacional de Laicos,  en el mensaje inaugural, luego de dar la bienvenida a los asistentes,  que si San Pablo viviera actualmente, estaría en la Web.  Y que a todos los laicos, como parte integrante de la Iglesia, nos corresponde, desde el sitio donde nos encontremos, expresar nuestra opinión o parecer para iluminar la realidad existente con las enseñanzas del evangelio.

Mons. Pietro Parolín, representante del  Papa Benedicto XVI en Venezuela,  quien  expresó a los asistentes el saludo, la bendición  y los buenos deseos de su Santidad por el éxito de la Asamblea, se refirió al lema seleccionado y dijo: “Los laicos se encuentran en la línea más avanzada de la vida de la Iglesia, por ello la Iglesia es el principio vital de la Sociedad humana.  Los laicos deben tener conciencia más clara no solo de pertenecer a la Iglesia sino de ser la Iglesia en unión con los obispos y de allí surge su corresponsabilidad en el ser y actuar de la Iglesia”.

Prosiguió diciendo Monseñor Pietro Parolín que  los laicos debemos pasar de la colaboración a la corresponsabilidad.  Agregó,  “no debe ser un laicado que solo de una mano a los pastores y que los acompañe, deben ser laicos y laicas capaces de llevar el rol de protagonistas en toda la vida de la Iglesia”.

Monseñor Diego  Padrón,  Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana,  en su intervención expresó que en todo momento es necesario hacernos la pregunta ¿Qué laico es el que necesitamos?  Cada circunstancia requiere una respuesta adecuada a la misma.  La situación sociopolítica de nuestro país también nos lleva a hacernos también esa pregunta.

Agregó, Mons. Padrón, que la respuesta a ese interrogante es: “El laico cristiano que se define por la fe en Cristo.  El que da la imagen de un verdadero seguidor de Cristo, de un creyente que abre caminos.  El que confiado en la Palabra, promesa y cercanía de Dios se atreve a abrir caminos de amor y de esperanza”.

Posteriormente se dio comienzo al desarrollo de los temas de la Asamblea: Evangelización y Comunicación por el Pbro. David Gutiérrez;  RCL Motivación y Alcances “Eres parte de él”, por Macky Arenas; Integrando redes, por Ayeila Bello Conde;  Humanismo Cristiano, Pedro Afonso del Pino;  Las presentaciones de los Consejos de Laicos de los diferentes estados y de los movimientos, quienes expusieron sus logros y futuros planes.

Las celebraciones eucarísticas estuvieron a cargo de la Comisión de Laicos de la Conferencia Episcopal y fueron momentos de reflexión y verdaderos encuentros con el Señor, que sirvieron para reavivar la fe y el compromiso de servicio de los asistentes.

Imagen

Imagen

ImagenImagen

Imagen

ImagenImagen

Estándar
Uncategorized

Comunicado del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela

1.- Nosotros, laicos católicos del País, representantes del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela y de los Consejos Diocesanos de Laicos, reunidos en Asamblea en Caracas, agradecemos a Dios por el testimonio valiente de fe y de amor de nuestros Pastores, al mismo tiempo que, en comunión con ellos, reafirmamos nuestro compromiso cristiano para obrar movidos por el mensaje de Jesús, y no por otros intereses, dispuestos a denunciar sin miedo todo aquello que va contra los valores evangélicos, que viola la dignidad humana y sus irrenunciables derechos, y a anunciar con entusiasmo, como los primeros cristianos – no obstante las persecuciones, más aún, orgullosos de ellas porque nos asemejan al Maestro – el mensaje del amor.

2.- En consecuencia, queremos alzar nuestra voz en solidaridad con la Conferencia Episcopal Venezolana, su directiva, y en particular con Su Eminencia el Cardenal Jorge Urosa Savino, injustamente denigrados por señalar problemas y verdades que, no sólo ellos, sino también la gran mayoría de los venezolanos sentimos. Además de que no deben renunciar a su vocación y misión de Pastores de la Iglesia, ejercen el derecho constitucionalmente amparado como ciudadanos venezolanos, a la libre expresión de su pensamiento. Rechazamos igualmente las injustas agresiones, por parte de altos personeros del Gobierno, a personas e instituciones, hiriendo inclusive el sentimiento religioso de diversas confesiones y comunidades.

3.-  Apoyamos  y nos adherimos plenamente a cuanto nuestros Obispos han declarado en la Carta Pastoral  con  motivo del Bicentenario de la Independencia de la República y en su última exhortación emanada de la reciente XCIV Asamblea Plenaria Ordinaria. Reafirmamos el amor a nuestra Madre la Iglesia,  al Santo Padre Benedicto XVI  y a su Representante Pontificio en Venezuela, quienes también han sido irrespetados.  

4.- Por encima del clima de división, violencia, agresión y hasta odio, las palabras de Jesús nos iluminan y nos llenan de fortaleza y esperanza: Bienaventurados los pacíficos, los que tienen sed de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los perseguidos… (cf. Mt. 5,1-12) y con Él, pedimos para todos aquellos que nos están ofendiendo y haciendo sufrir: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc. 23,34).

5.- Anhelamos un País en el que se respire un nuevo aire de entendimiento  y reconciliación; en el que sean posibles el diálogo, la confianza, la seguridad, la paz, pero ello no será realizable si no lo construimos todos juntos, en el respeto mutuo, en la  sinceridad, en la verdad, en la búsqueda del bien común. “Sentimos que Dios y la Patria nos llaman e interpelan, en primer término, a colaborar en la construcción o más bien reconstrucción material y espiritual de la República en un clima de solidaridad y convivencia, que incluya a todos y en la que todos tengamos vida en libertad”. (Carta Pastoral CEV, Bicentenario, 12.01.2010, N.28). Reiteramos, por ello, nuestro compromiso, de palabra y de obra, a involucrarnos en los destinos de  la Patria. Soñamos y pretendemos que se respete el derecho de los ciudadanos a pronunciarnos sobre políticas que, en lugar de ser presentadas para debate y decisión ante la nación, van siendo aplicadas con el ejercicio indiscriminado del poder sin considerar a quienes directamente nos afectan.

6.- Este año electoral es una ocasión para salir de la apatía, superar el desaliento y ejercer, libremente,  nuestro derecho al voto, revisando las propuestas de fondo de los candidatos que los distintos partidos políticos nos ofrecen, porque nuestra participación activa y consciente tendrá consecuencias en el futuro inmediato. Por ello, nos comprometemos a hacer cuanto esté a nuestro alcance para crear en nuestros propios ambientes las condiciones de participación más favorables, sobre la base del diálogo y el respeto mutuos.

7.- Necesitamos pues, más que nunca, crear y reforzar nuestros lazos de fraternidad, de unidad, con todas las personas de buena voluntad, compartiendo las alegrías y los dolores, las tristezas y esperanzas,  los temores y las ilusiones de nuestros hermanos, especialmente los más pobres,  y buscar juntos soluciones a los verdaderos problemas que aquejan al País, que día a día ve truncado el futuro de tantos venezolanos. En las actuales circunstancias, y contra la campaña de amedrentamiento, que tiene como objetivo generar tristeza y pasividad  y lleva a la desesperanza – sentimientos que son ajenos a nuestra fe – se nos presenta una oportunidad para involucrarnos todos, como Iglesia, en la campaña para fortalecer la esperanza. Dios, el Señor de la historia, no abandona a su pueblo.

8.- Confiamos a nuestra Madre, la Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela, nuestras preocupaciones y esperanzas, pidiéndole que interceda ante su Hijo para que nos conceda el don del discernimiento, vigorice nuestra fe y nuestra esperanza y nos inunde con su paz.  Para ello, invitamos a todos los laicos del país a intensificar la oración y la reflexión, así como a organizar una jornada nacional en torno a María, en su fiesta, el próximo 11 de septiembre.

 

Caracas, 18 de julio de 2010

Estándar