Uncategorized

El Consejo Directivo del CNL postuló a Su Santidad el Papa Francisco como candidato para recibir el Reconocimiento Principal al Liderazgo Inspirador Ecológico

En el marco del “Premio Mundial Ciudadanía Verde”.

“Durante la celebración de este importante evento, se otorgará el Premio Mundial de Ciudadanía Verde 2015. 

Como es de vuestro conocimiento, el Consejo Directivo del CNL postuló a Su Santidad el Papa Francisco como candidato para recibir este galardón.
 
Con profunda alegría, comunicamos que el Sumo Pontífice recibirá el RECONOCIMIENTO PRINCIPAL AL LIDERAZGO INSPIRADOR ECOLÓGICO en el marco del Premio Mundial de Ciudadanía Verde.
 
En el desarrollo del Congreso Mundial, me corresponderá dictar una conferencia de la Carta Encíclica Laudato Sí sobre el cuidado de la casa común, en representación del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela.
 
Agradeciendo de antemano la atención que dispensen a la presente, reciban las seguridades de mi alta estima y consideración”.
 
Dra. María Elena Febres-Cordero B.
Presidente
Imágenes integradas 1
 
*Señores:*
*CONSEJO NACIONAL DE LAICOS DE VENEZUELA*
Distinguidos  señores:*La Green Citizen Foundation y la Fundación Ambiental Internacional Vida Verde (FUNVIVE),* conjuntamente con otras Organizaciones Nacionales e Internacionales, tienen el inmenso honor de comunicarle que el honorable* Papa Francisco *de  nombre secular* Jorge Mario Bergoglio*, ha sido galardonado con el *RECONOCIMIENTO PRINCIPAL AL LIDERAZGO INSPIRADOR ECOLÓGICO, *en el marco del* PREMIO MUNDIAL DE CIUDADANÍA VERDE 2015.*

Doctor

MANUEL DÍAZ

Presidente del Comité Organizador

PREMIO MUNDIAL DE CIUDADANÍA VERDE 2015

Valencia, Carabobo

Postulación que enviara el Consejo Nacional de Laicos del Santo Padre Francisco al Premio Mundial de Ciudadanía Verde del presente año.

 Caracas, 29 de Julio de 2015

Respetado Dr. Díaz:

La Directiva del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela, en su reunión ordinaria del 29 de Julio del 2015, aprobó por unanimidad, la postulación de SS Papa Francisco al Premio Mundial de Ciudadanía Verde 2015.

Los miembros del Consejo Directivo analizaron los requisitos y características de dicho Premio, a los fines de fundamentar la postulación del Papa Francisco, en el marco del Congreso Mundial de Ciudadanía Verde.

En este orden de ideas, consideramos que el Papa Francisco tiene los méritos suficientes para recibir tan importante galardón, que se otorga por primera vez en el campo de la gestión ambiental mundial, desde la concepción de Ciudadanía Ambiental. A continuación,  nos permitimos presentar los criterios, a partir de los cuales se sustenta dicha postulación:

  1. El pasado 18 de junio del presente año, Su Santidad Papa Francisco publicó la Carta Encíclica LAUDATO SI sobre el cuidado de la casa común, haciendo entrega a la humanidad, a los hombres de buena voluntad, de un documento que pasará a la historia como la primera Encíclica del Magisterio de la Iglesia Católica, que analiza la crisis socioambiental que enfrenta la sociedad contemporánea.
  2. Esta Encíclica es un punto de encuentro para todas las religiones del mundo, pues expresa y comparte con la humanidad, el compromiso y responsabilidad de las generaciones presentes y futuras con el cuidado de la casa común. Es una advertencia, y a la vez, un documento orientador para los diferentes actores de la sociedad civil mundial.
  3. El Papa Francisco coloca en la agenda internacional, el análisis y discusión de la crisis socioambiental que enfrenta el planeta, estableciendo con magistral pedagogía, las concepciones de la ecología integral,  desarrollo sustentable, nuevo desarrollo cultural de la humanidad, solidaridad intergeneracional, ecología de la cotidianidad, educación ambiental y espiritualidad ecológica.
  4. Laudato SI se convierte en un documento de impacto para toda la sociedad, pues además de abordar la raíz de la crisis socioambiental, propone  alternativas y estrategias para mejorar la calidad de vida, desde las dimensiones ética, social, política, ecológica, institucional, cultural y espiritual.
  5. Laudato SI es un documento de gran valor científico, técnico y espiritual que aborda con absoluta maestría los campos relacionados con las líneas de orientación y acción en materia de política internacional, relación entre política y economía, emergencia de nuevas políticas nacionales y locales, y el diálogo entre las religiones con las ciencias.

Aprovechamos la oportunidad para reconocer la gestión que adelanta con su equipo en el marco de la organización del Congreso Mundial, augurándoles el mayor de los éxitos.

Reciba las seguridades de mi alta estima y consideración.

Por la Directiva del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela

DRA. MARÍA ELENA FEBRES CORDERO B.

Presidenta

Estándar
Uncategorized

Circular del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela sobre la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación

    Miembros de los Consejos Arquidiocesanos y Diocesanos de Laicos Miembros de los    Movimientos e Instituciones Eclesiales Miembros del laicado venezolano en general

                                                               CIRCULAR N°01-2015

Estimados amigos, nos dirigimos a ustedes como Directiva del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela (CNL) para animarlos a sumarse activamente en la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación instaurada por Su Santidad Papa Francisco. Dicho evento debe celebrarse los días 01 de septiembre de cada año, constituyendo una oportunidad de participar conjuntamente sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos. El Papa Francisco en reiteradas oportunidades ha enfatizado que la crisis ecológica llama a los cristianos “a una profunda conversión espiritual” y “ecológica”, subrayando que la protección del planeta “no es algo opcional ni un aspecto secundario de la experiencia cristiana”. Por ello, con esta Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, que se celebrará anualmente, el Papa pretende que los creyentes podamos “renovar la adhesión personal a la propia vocación de custodios de la creación”, dar gracias a Dios “por su maravillosa obra”, invocar su ayuda para la protección del planeta y pedir su “misericordia por los pecados cometidos contra el mundo”. Es importante señalar que esta jornada coincidirá con la instituida por la Iglesia Ortodoxa, un hecho que, según el Pontífice, permitirá testimoniar la “creciente comunión” entre ambas Iglesias. “Vivimos en un tiempo en el que todos los cristianos afrontamos idénticos e importantes desafíos, y a los que debemos dar respuestas comunes si queremos ser más creíbles y eficaces”, apunta. Invocamos la intercesión “de la Madre de Dios, en su advocación de la Virgen de Coromoto, cuya aparición celebraremos muy pronto y de San Francisco de Asís, cuyo Cántico de las Criaturas mueve a tantos hombres y mujeres de buena voluntad a vivir alabando al Creador y respetando la creación”. Caracas, 31 de agosto de 2015 .

Dra. María Elena Febres-Cordero Presidente

Econ. Manuel Ignacio Arcaya 1er Vicepresidente

Arellis Mejias A. 2da Vicepresidente

jornada mundial de oracion

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Biblia, Catequesis del juicio final, Evangelio

El Criterio del Juicio Final y sus Consecuencias Socio-Políticas

juicio final

Ustedes no me escogieron a mí,

sino que yo los he escogido a ustedes

y les he encargado que vayan y den fruto

y que ese fruto permanezca”

(Jn 15:16).

El Evangelio, Buena Noticia, es un mensaje de salvación, por lo tanto, es un mensaje de esperanza. Recordemos a Jesús de Nazaret cuando hablaba sobre el buen pastor: “…yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” (Jn 10,10). Y esta experiencia la vivieron a tal grado los apóstoles que, cuando Jesús los conmina a tomar posición ante su enseñanza sobre el “pan de vida”, la respuesta de ellos por boca de Pedro es “Señor, ¿a quién podemos ir? Tus palabras son palabras de vida eterna” (Jn 6,68).

Este mismo Jesús de Nazaret era “poderoso en hechos y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo” (Lc 24,19), pasó por el mundo haciendo el bien, dando fruto y su fruto de salvación, como su palabra, permanece, es eterno (cf. He 10,38).

Jesús nos ha elegido para participar en su misión. Desde esta condición de “elegidos y misioneros” comenzaremos por aclarar un poco los términos criterio y juicio que son el eje transversal del tema sobre el juicio final y sus consecuencias socio-políticas. Un criterio es la norma, regla o pauta que nos permite conocer la verdad o la falsedad de una cosa; la facultad que se tiene para comprender algo o formar una opinión; en suma, es un juicio para discernir. Un juicio puede significar “una forma de opinión”.

El texto sobre el juicio final de Mateo 25, 31-46 es una exhortación a una vida coherente con el Evangelio en el que decimos creer. Es un llamado a reconocer la condición de discípulo expresado, no sólo en la declaración de una doctrina o unos mandamientos, sino, sobre todo, en una vida consecuente con nuestra condición de cristianos.

caridad

La caridad del amor. Su centralidad en el actuar.

Con la palabra caridad expresamos una gama incontable de acciones, actitudes y posturas. En referencia al tema que nos ocupa debemos diferenciar entre caridad asistencial, asistencialismo y el amor cristiano como camino. La caridad asistencial nos remite a acciones tendientes a brindar ayuda a personas necesitadas o desprotegidas para que puedan tener una base que les permita incorporarse con el tiempo a la vida productiva. El asistencialismo, igualmente, brinda ayuda al necesitado o desprotegido, pero con el agravante de que el apoyo recibido genera en quien lo recibe una situación de dependencia hacia quien ofrece la ayuda, pues no se propicia el valor de la corresponsabilidad ni compromiso alguno para reconocer y desarrollar las capacidades y ponerlas al servicio de sí mismo y de otros.

El amor, la caridad cristiana, va más allá de la realización de acciones de ayuda al necesitado. Implica la gratuidad de un servicio en humildad, realizado como opción de vida. El papa Francisco (Cagliari, 2013) ha dicho:

Mirando a Jesús vemos que eligió el camino de la humildad y del servicio…no fue indeciso ni indiferente: hizo una elección y la llevó adelante hasta el final. Eligió hacerse hombre, y como hombre hacerse siervo, hasta la muerte de cruz. Este es el camino del amor, no hay otro. De ahí que la caridad no es un simple asistencialismo, y menos aún, un asistencialismo para tranquilizar conciencias. No, eso no es amor, ¡eso es negocio! El amor es gratuito. La caridad, el amor, son una elección de vida.

Cuando nos encontramos con el pasaje del juicio final, el criterio de selección entre ovejas y cabritos es haber vivido o no, de manera concreta, la caridad, entendida ésta como un movimiento resultante de la fe en Cristo y a Cristo y del amor hacia Él (cf. Mt 25,40). La diferencia entre vida eterna y muerte eterna la establece la relación de servicio al necesitado, pero un servicio desinteresado realizado como expresión del amor a Cristo. Este es el criterio de juicio manifestado en Mateo 25. Como se expresa en el Nuevo Diccionario de Teología Bíblica de Ediciones Paulinas (1990):

“…, para Mt la justicia es querer vivir como Jesús en una sociedad nueva, en la que la regla es Jesús mismo. El “camino de la justicia” es por tanto una nueva ordenación social que se contrapone a todos los proyectos humanos de sociedad. La nueva sociedad de hermanos y hermanas de Jesús, los que hacen la voluntad del Padre (cf Mc 3,35), realiza la justicia, que Jesús sintetizó en el mandamiento del amor a Dios y al prójimo. … para la Biblia la justicia es la garantía de un espacio de relaciones que edifican y conservan la comunión-comunidad de los hombres con Dios y entre sí. Por tanto, la justicia de Dios coincide con su acción salvífica, mediante la cual Dios crea su familia y la sociedad nueva de los que creen en él, haciéndolos justos, es decir, capaces de comunión, y liberándolos del pecado, que es egoísmo y violencia, impedimento para la comunión con Dios y con los hermanos.

Es importante notar, cuando leemos el relato de Mateo, que la única diferencia entre lo que se dice a las ovejas y a los cabritos es la palabra “no”. El juicio condenatorio no se determina por los errores o pecados cometidos, sino por lo que se dejó de hacer ante la necesidad de un hermano.

La fidelidad ante el desafío histórico. Consecuencias socio-políticas del juicio final.

fidelidad

 

Pienso que cuando nos corresponda presentarnos ante el juicio de Cristo, no sólo va a preguntarnos acerca de nuestros actos individuales de caridad y nuestras actividades piadosas, sino también cómo fue mi respuesta ante las necesidades de la sociedad y el tiempo en que me tocó vivir. Cuando Jesús nos enseñó a orar nos dijo que usáramos la expresión “Padre nuestro” (Mt 6,9), porque Dios es Padre de todos y nosotros somos seres en relación, y cuando nos habló de amor, nos mandó a amar al prójimo más que a nuestra propia vida (Jn 15,12-13).

Cuando en el contexto cristiano-católico hablamos de política, hacemos referencia a la actividad que tiene como finalidad la búsqueda y construcción corresponsable del bien común. El relato del juicio final plantea una separación entre dos tipos de personas las que fueron capaces de trascender el entorno de sus necesidades particulares o individuales y se reconocieron miembros de una sociedad en la que habitaban otros con las mismas o mayores necesidades y carencias que las propias. Y aquellas que vivieron su vida con la mirada puesta en sí mismas y que jamás la levantaron para observar a los necesitados que estaban a su alrededor y que clamaban su ayuda.

Este relato nos plantea que el camino del crecimiento y realización personal pasa por la dimensión socio-política. Quizá podríamos peguntarnos cuál es la relación entre caridad cristiana y dimensión socio-política. Pienso que la respuesta está en clara en el mandamiento del amor con el cual Jesús resumió toda la ley y los profetas: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y ama a tu prójimo como a ti mismo” (Lc 10,27). Este mandamiento exige la concreción del amor a Dios y al prójimo de una manera relacional y comunitaria.

La caridad comprometida tiene su fuente en la relación con Dios amor-comunión y su expresión en la relación con el prójimo, especialmente con el pobre y necesitado: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron” (Mt 25,40). Y este prójimo no es sólo la persona individual sino el ser social.

Benedicto XVI ha insistido en el alcance político e institucional de la caridad cuando procura transformar las estructuras culturales, sociales y políticas a fin de que den respuestas reales y efectivas a las necesidades de las personas, de la sociedad civil y de toda la humanidad, que es la familia fraterna (cf. Caritas in veritate 7).

Me parece que este pensamiento de Agustín Ortega Cabrera expresa con suma claridad la exigencia de una dimensión socio-política de la caridad: “El ser de las personas se frustra, se malogra y no alcanza la felicidad si no sirve y se compromete con lo socio-comunitario, si no ejerce la virtud ética de la política por la que promueve el bien común, la justicia y la civilización del amor”.

En este contexto, detengámonos un momento ante nuestra realidad nacional. La Venezuela de hoy es el hombre tirado a la orilla del camino después de haber sido robado y golpeado por unos malhechores (cf. Lc 10,25-37). ¿Entre cuáles de los personajes del relato nos encontramos nosotros? ¿Entre los que se han aprovechado de ella y la han robado y herido? ¿Entre los que están tan ocupados que no tienen tiempo de detenerse ni siquiera para compadecerse de su situación? ¿Entre quienes protegen tanto su vida espiritual que ni siquiera tocan el tema del dolor de la patria porque ello los desconcentra de sus oraciones y de su paz espiritual? ¿Entre los que se detienen ante ella, la toman en sus brazos, procuran aliviar el dolor de sus heridas, más aún, piden a otros que los ayuden en la tarea, ofrecen su aporte, se comprometen a estar pendientes de su recuperación y no se permiten desentenderse de ella hasta ver su franca mejoría?

Urge un sincero examen de conciencia del cristiano venezolano y su consecuente compromiso de conversión, porque la realidad socio-cultural que vivimos, desdice de la coherencia entre fe y vida de una población que se confiesa mayoritariamente católica.

Ponencia de Dunia Mavare Adrianza

Asamblea Anual del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela.

Casa Monseñor Ibarra – Caracas, 29 al 31 de Mayo de 2015

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, actualidad venezolana, CAMPAÑA "UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ", Familia, familia cristiana, fe, Papa Francisco

UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ 2014

¡Que alegría poder poner a sus disposición el material 2.014 de la jornada de oración UN MILLÓN DE NIÑOS REZANDO EL ROSARIO POR LA UNIÓN Y LA PAZ! programa que pertenece al Consejo Nacional de Laicos de Venezuela.
Un Millón de Niños Rezando el Rosario por la Unión y la paz 2014

Este material está conformado por un afiche promocional y un desplegable que contiene: los misterios del rosario a meditar este año, con frases del Papa Francisco, Un instructivo para aprender a rezar el rosario y un juego basado en valores.
La frase del Papa Francisco que ilumina nuestra jornada de oración es “Llevemos a Dios el mundo y el mundo a Dios”.
Te invitamos a unirte desde ya a esta jornada que se realizará en los colegios el 18 de octubre del presente año.
El 19 en las parroquias y el 20 en familia
DESPLEGABLE CARA 1umn 2014

DESPLEGABLE CARA 2umn 2014

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, catolicos en el mundo, consejo nacional de laicos de venezuela, fe, Uncategorized

¿Puede el católico permanecer pasivo frente a la historia?

Imagen


¿Puede el católico permanecer pasivo frente a la historia , dejando en manos de los que quieren manejar la historia, el fin del hombre? Las leyes sobre los “derechos humanos”, que consideramos ofensivas para la dignidad del hombre, pronto se impondrán, aquellos que no las observen serán castigados. ¿Es demasiado tarde para actuar y evitarlo?

 

Con un cierto grado de miopía, se observa que la presencia de Dios en la historia parece estar en contradicción con el comportamiento de los hombres, que lo ignoran cada vez más. Se podría decir que la historia del mundo ya no se rige de acuerdo a las enseñanzas de Cristo. De hecho, parece que muchos cristianos ya no están convencidos de que Cristo ha vencido a la muerte y el pecado, y por lo tanto, imitándole, ellos pueden hacer lo mismo, convirtiéndose en este sentido en levadura en el mundo para vencer el mal. ¿Por qué el cristianismo parece haberse convertido en una cultura, en lugar de ser vivido (triunfando así sobre el mal)?

 Imagen

¿Por qué muchos temen , sin duda equivocados, que la Iglesia pueda ser obligada a entregarse al mundo mediante la aceptación progresiva de unracionalismo teológico inmanente cada vez más separado de la trascendencia, y por lo tanto dispuesto a relativizar los dogmas de la fe? ¿Por qué muchos temen, equivocados, que los guardianes de la tradición podrían estar dispuestos a reducir la objetividad de Dios en la esfera intelectual? Lo suficiente como para imaginar que, como resultado, Dios pueda incluso ser considerado un obstáculo a superar, para permitir al hombre aprender a “ayudarse a sí mismo”, emancipando la moral humana. En realidad, quizá, se acaba de dejar al hombre que se ahogue en el mar tempestuoso de la “fe y razón” en el que no ha estado, desde hace algún tiempo, entrenado para nadar.

 

Pero, ¿puede el cristiano  aceptar ser un espectador de estos cambios, limitándose a criticarlos, sufrirlos y soportarlos, resignándose a ellos? ¿Puede un cristiano fingir estar de acuerdo con la cultura dominante que quiere el “mal”, resultado de la ignorancia? ¿Qué quiere él mismo, un animal inteligente, fruto del caos y con la dignidad de los animales?

 

Entiendo la prudencia e incluso el miedo, después de haber visto el final al que llegaron los que expresaron heroicamente la comprensión de la fe, pero ¿hemos entendido que si no reaccionamos ahora vamos a perder la libertad para hacer el bien? ¿Sabemos que no hay verdadera libertad sin Verdad? Si no reaccionamos dejaremos que este “pobre hombre” decida lo que quiere saber y lo que quiere creer, sin haber alimentado adecuadamente el intelecto y el espíritu.

Si no reaccionamos dejaremos que falten el amor, la piedad, el temor de Dios… Vamos a ver leyes globales que establezcan que la verdadera fe es no tener fe.

 

Nosotros todavía sabemos que separando al hombre de Dios , el hombre se degenera paulatinamente, hasta el punto de pensar que él es Dios y creando un trastorno universal. Sabemos que la solución a este trastorno, cuando se propone legislarlo, no está siempre en elegir el menor de dos males, sino en ir con decisión en contra de los males de una vez por todas.

 

Hemos dilapidado los dones del Padre , que la Iglesia ha conservado y transferido a nosotros durante dos milenios. Deberíamos ser como el evangélico “hijo pródigo”. A diferencia de él, sin embargo, la tentación de esta época es la distancia respecto el Padre. Nos han hecho ricos en bienes materiales y bien alimentados. No tenemos hambre de comida ni necesitamos cosas.

Tenemos hambre de Dios, necesitamos fe para fortalecer el espíritu y el magisterio para fortalecer el intelecto.

Tenemos el espíritu cada vez más débil a fuerza de hacer mal uso de la naturaleza, el intelecto y la voluntad.

El pecado nos ha hecho estériles, tanto que por nosotros solos no vamos a encontrar fácilmente la casa del Padre. Tenemos necesidad de ayuda. Ayuda de sacerdotes santos que vengan a confesarnos, que nos vuelvan a enseñar a orar, a “adoctrinarnos” bien. Entonces será un juego de niños (de hijos de Dios), el volver a ser activos frente a la historia y cambiarla para bien…

 

 Ettore Gotti Tedeschi en La Nuova Bussola, Italia.

 

Estándar
catolicos en el mundo, Familia, red provida

¿QUÉ ES LA ABORTOFOBIA?… AHORA LOS PROVIDAS SON CRIMINALIZADOS

ESCARPINES

Roberta Sciamplicott / Aleteia

Multa de 10.000 euros a un anciano por mostrar zapatitos de bebé a una chica para que no aborte
Xavier Dor, activista provida, pediatra e investigador en cardiología del embrión, no se arredra ante multas ni cárceles

«Tu Dios se equivoca»: el juez sermonea a la pro-vida católica Mary Wagner y le añade más cárcel

Jesús Poveda, maestro de rescatadores: «Cuanto más se hable del aborto, menos se practicarán»

Abortera convertida por rescatadores: empezó a mostrar ecografías… y tuvo que cerrar la clínica

Su madre fue violada con 13 años, no abortó, y su hijo, sacerdote, perdonó y confesó a su padre

Francia condena a Xavier Dor, de 84 años, por dar unos zapatitos de bebé a una mujer embarazada: se le acusa de “abortofobia” y debe pagar una multa de 10.000 euros o puede pasar un mes en la cárcel.

Investigador sobre la cardiología del embrión, multado en Francia por mostrarle unos escarpines a una mujer embarazada

Investigador sobre la cardiología del embrión, multado en Francia por mostrarle unos escarpines a una mujer embarazada


A causa del “delito” de “abortofobia”, los franceses pro-vida pueden ahora ser procesados y condenados simplemente:

-por realizar actividades de información y disuasión en los hospitales,
-por indicar un número de teléfono a una mujer embarazada
– o por proponerle una reflexión sobre lo que es el aborto.

De la misma forma, serían criminalizados aquellos que organizan y participan en las Marchas por la Vida o mantienen páginas web con informaciones contrarias al aborto. La pena máxima prevista por la ley es de dos años de prisión a 30.000 euros de multa.

La oposición intelectual: un crimen
La enésima paradoja de nuestro tiempo es el delito de “abortofobia”, un concepto simplemente surrealista que vendría a significar el acto de oponerse al aborto, aunque sea una oposición intelectual en vez de física.

En una época en que se padecen “fobias” de todo tipo, la fobia que tiene como objetivo el aborto es particularmente asombrosa.

El concepto de “fobia” pasó a ser usado, de manera general, para indicar la actitud negativa y la injusta discriminación de personas o de situaciones, identificadas por la palabra que se combina con el término “fobia”: piense en la “cristianofobia”, ya presente en muchos países, cuyo objetivo (de ataques físicos, asedio moral y marginación) son los cristianos; o la “homofobia”, que es la violenta aversión a las personas homosexuales.

En el caso del aborto, sin embargo, la situación “denunciada” como si fuera prejuiciosa es la oposición a un verdadero delito, que es el de asesinar a un niño.

En la sociedad de hoy, en que se defienden a capa y espada los derechos de todos, menos los del feto, el nuevo absurdo parece no escandalizar a casi nadie.

Por el contrario: quien se opone al aborto es quien se vuelve el “culpable” a castigar, aunque sólo exprese una opinión o pida que las mujeres que planean abortar sean debidamente informadas sobre todas las alternativas que podrían sustituir ese gesto extremo.

El paladín de los derechos abortistas parece ser Francia, donde la ley Weil, de 1975, creó el “delito” de obstrucción del aborto”.

Quien comete ese “delito”, el de obstaculizar el aborto, puede ser considerado un “abortofóbico”.

Aborto: de fracaso a derecho
Una nueva medida legal propuesta en Francia, contraria a quien está contra el aborto, incluye dos artículos de extraordinaria gravedad.

El primero altera la ley actual, que ya permite el aborto para las mujeres “en situación de dificultad”.

Esta ley es de amplia interpretación, tanto que la historia francesa no relata un único caso de mujeres que hayan tenido un aborto negado por ausencia de tal “situación de dificultad”.

Aún así, el texto será alterado y la nueva ley dirá que el aborto está permitido para las mujeres “que no desean llevar a cabo el embarazo a término”.

En la práctica, poco cambia: el aborto en Francia, al final, ya está permitido para cualquier mujer que lo solicite; pero el cambio es decisivo desde el punto de vista del principio. El aborto no será ya considerado como la consecuencia de una dificultad, como un drama, como una derrota, y sí como una opción completamente normal; como un derecho (cf. La Nuova Bussola Quotidiana, 24 de enero).

El truco: prohibir la “obstaculización psicológica”
La segunda alteración en la legislación francesa prohíbe obstaculizar el aborto no sólo físicamente, lo que ya estaba en vigor, sino también psicológicamente.

La lectura de los trabajos preparatorios revela que la intención del legislador es:

– prohibir que en los hospitales las mujeres sean informadas sobre las alternativas al aborto;

– prohibir, también, que los voluntarios de los centros de apoyo a la vida circulen por los hospitales;

– y prohibir, incluso, aun fuera o en la proximidades de los hospitales que haya protestas o divulgación de informaciones pro-vida a las mujeres.

Esa ley fue aprobada en la primera sesión, pero debe ser sometida a una segunda.

Estándar
ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Buenas Lecturas que Valen la Pena, catolicos en el mundo

El Martirio de la Coherencia

COHERENCIA

Javier Paredes, profesor de Historia, nos explica en qué consiste, en estos cuatro reveladores párrafos:

1. En el mundo Occidental, hoy en día, a los perseguidores de la fe ya no les importa tanto, si vas o dejas de ir a Misa. Es más, si el edificio de la parroquia en la que se celebra dicha Misa, necesita reparación, el sistema político puede que hasta lo financie, así como el mantenimiento o la limpieza del templo. Lo cual puede crear la apariencia de que todo marcha estupendamente, facilitando un cristianismo cómodo, tibio. Por lo tanto, en nuestra opinión particular, a los cristianos del siglo XXI no se nos preguntará sólo si hemos asistido a Misa los domingos y fiestas de guardar, sino que además, se nos pedirá cuentas también, y especialmente, de lo que hicimos con esta sociedad desacralizada.

2. “Porque a diferencia de otras épocas en las que también había obligación de dar la cara por Jesucristo en la vida pública, en la nuestra, es especialmente necesario por estar nuestras instituciones civiles más necesitadas de Dios, y porque además, el magisterio nos ha recordado en el Concilio Vaticano II que lo propio de los laicos es santificar las estructuras temporales.

Y la tarea no es sencilla, ya que la coherencia es incompatible con la esquizofrenia moral que, por ejemplo, farisaicamente, puede aprobar la financiación de templos, colegios católicos y ONGs bienintencionadas, a cambio de que no salgamos de las sacristías…, para impedir así que cristianicemos los parlamentos, los periódicos, las universidades, las fábricas, las diversiones, los hospitales…”.

3. “Lo dramático de este modelo de persecución es que los verdugos no se encuentran solamente fuera de la Iglesia…, porque la coherencia de los católicos que han puesto en la santidad el objetivo de sus vidas, a quienes pone en evidencia principalmente, no es a los ateos, ni a los hombres sin fe, ni a los “rojos”, ni a los masones, sino a todos aquellos católicos tibios y esquizofrénicos que prefieren el juicio de los hombres al de Dios. Esta persecución que ya ha comenzado, es tan grave y tan importante en la historia de la Humanidad, porque el día que se generalice, será la última y clara señal de que hemos entrado en los últimos tiempos anunciados en el Apocalipsis, que preceden al fin del mundo, sin que sepamos el tiempo que ha de transcurrir entre los últimos tiempos y el fin del mundo”.

4. “Los truenos y los relámpagos quedan reservados para el fin del mundo, que –como he dicho- estará precedido de los últimos tiempos en los que tendrá lugar esta tercera persecución, ya iniciada, en un ambiente tan de aparente calma y normalidad, que desde este momento habrá que estar muy pegados a la Santa Misa, al Sagrario, a la Santísima Virgen y a la Caridad con los hermanos, porque de lo contrario nos deslizaremos sin darnos cuenta y pasaremos a engrosar las filas de los verdugos. Además, los que se mantengan fieles a la Verdad serán tachados de radicales, fanáticos y fundamentalistas, como ya ocurre actualmente, aunque todavía no se presente dicha acusación con la virulencia y encono a la que se puede llegar en el futuro”. En cualquier caso, seamos coherentes con nuestras vidas, aunque nos cueste el martirio, el amor a Cristo y la felicidad eterna, valen la pena.

Por último, jamás perdamos de vista que Dios es el Señor de la Historia, como afirmaba el beato Juan Pablo II, y su Madre, nuestra Madre, esta pronta a socorrernos también en el peligro… Seamos coherentes con nuestras vidas

José Zavala…, del prólogo del libro de Santiago Lanús: “Madre de Dios y Madre Nuestra. Fátima, Amsterdam y Garabandal” (Editorial San Román)

ReL, 1-5-13

Estándar