(Si es posible, se reza todos los días, si no, al menos todos los Jueves porque en este día se conmemora la institución de la Sagrada Eucaristía y del sacerdocio. Comúnmente al Jueves se le llama día eucarístico sacerdotal y suelen haber Horas de Adoración)

Oh, Dios omnipotente y eterno, dígnate mirar el rostro de Cristo, el eterno sumo sacerdote y, por amor a Él, apiádate de tus sacerdotes. Acuérdate, oh Dios misericordioso, que ellos también son débiles y frágiles criaturas. Mantén encendido en ellos el fuego de tu amor. Consérvalos cercanos a ti, con el fin de que el enemigo no prevalezca sobre ellos y nunca sean indignos de su sublime vocación.

Oh Jesús, yo te ruego por tus sacerdotes fieles y fervorosos, por tus sacerdotes tibios e infieles, por tus sacerdotes que trabajan entre nosotros o en las lejanas misiones, por tus sacerdotes que se encuentran en tentación, por tus sacerdotes solos y abandonados, por tus sacerdotes jóvenes y ancianos, por tus sacerdotes enfermos y por los que agonizan, por las almas de tus sacerdotes que sufren en el Purgatorio. Y sobre todo te encomiendo a  los sacerdotes más cercanos a mí: el sacerdote que me bautizó, el que absolvió mis pecados, los sacerdotes que celebraron las santas misas en las que yo he participado y que me han ofrecido tu cuerpo y tu sangre en la Santa Comunión, los sacerdotes que me enseñaron e instruyeron, que me han dado fuerzas y consejos, todos aquellos sacerdotes con los que tengo una deuda de gratitud. Oh Jesús, mantenlos en tu corazón junto a tu Santa Madre y dales abundantes bendiciones ahora y siempre. Amén

Preces encaminadas a conseguir de Jesús, santos y sabios sacerdotes:

Señor, para celar tu honra y gloria

                Danos sacerdotes santos (*)

Señor, para aumentar nuestra fe (*)

Señor, para sostener tu Iglesia (*)

Señor, para predicar tu doctrina (*)

Señor, para defender tu causa (*)

Señor, para contrarrestar el error (*)

Señor, para aniquilar las sectas (*)

Señor, para sostener la verdad (*)

Señor, para dirigir nuestras almas (*)

Señor, para mejorar las costumbres (*)

Señor, para desterrar los vicios (*)

Señor, Para iluminar el mundo (*)

Señor, para enseñar las riquezas de tu corazón (*)

Señor, para hacernos amar al Espíritu Santo (*)

Señor, para celar la honra y gloria de tu Madre, la Santísima Virgen María (*)

Señor, para que todos tus ministros sean la luz del mundo y la sal de la tierra (*)

Oración

Corazón de Jesús, Sacerdote Santo, te pedimos con el mayor encarecimiento del alma, que aumentes de día en día, los aspirantes al sacerdocio y que los formes según los designios de tu amante corazón. Solo así conseguiremos sacerdotes santos, y pronto en el mundo entero no habrá más que un solo rebaño y un solo pastor. Amén

Oración

Jesucristo, Buen Pastor, envía a tu Iglesia de Venezuela, pastores según tu corazón. Danos hombres y mujeres de fe profunda, de entrega y virtud, sacerdotes, religiosos y religiosas santos, que amen a tu pueblo como lo amas Tú. Amén

Anuncios