liturgia

El Futuro de la Iglesia

web-gettyimages-2111027

El catolicismo está pasando por serias dificultades en Occidente, sobre todo en Europa. Con fieles que primero pierden la fe, y luego abandonan la Iglesia. Con templos que deben cerrarse por falta de fieles. Y con cada vez más denuncias de sacerdotes, obispos y cardenales que se desvían de su camino. Sin embargo en este período crítico que viene profundizándose desde los años ’60 del siglo XX, surgió un teólogo que algunos aún no reconocen en toda su valía, Joseph Ratzinger, quien no sólo previó la crisis tempranamente y adelantó el camino que recorrería la Iglesia, sino que propuso senderos para superarla.

LOS CRITERIOS DE RESTAURACIÓN SOBRE LOS QUE TRABAJÓ RATZINGER

Ratzinger hizo gran parte del trabajo de la restauración teológica necesaria, que requería la deriva que había llevado a los teólogos a cuestionar las Escrituras. Sus principales contribuciones – donde los fundamentos estaban más amenazados – fueron sobre la Sagrada Escritura, la interpretación del Vaticano II, y la liturgia.

En el momento que Ratzinger fue ordenado en 1951, varias generaciones de estudiosos bíblicos habían comenzado a erosionar el papel central y sagrado de la Biblia en la vida de la Iglesia. Una supuesta arqueología bíblica, el estudio de las lenguas antiguas y la crítica literaria habían producido notables desviaciones sobre la comprensión de los textos bíblicos. Los estudiosos se habían apartado de la Teología y se habían convertido en estudiosos asépticos. Trataban a la Biblia como si fuera una épica griega o una retórica latina. Ratzinger aceptó todo lo que era bueno en los nuevos métodos, pero insistió en que si las escrituras querían tener alguna relevancia hoy, tenían que ser interpretadas a la luz de la fe, deben leerse como una revelación divina recibida y vivida por la Iglesia. Los estudios bíblicos se alejaban de los siglos de reflexión patrística, y estaban tratando el texto como algo separado de las personas a las que se dirige: a la Iglesia.

El aporte teológico Ratzinger dio sus frutos en dos documentos clave: La Interpretación de la Biblia en la Iglesia (1993) en la Pontificia Comisión Bíblica, y Verbum Domini (2010) que fue el fruto del primer sínodo que convocó como Papa.

Sin embargo, fue su decisión de publicar un estudio de tres volúmenes de la vida de Cristo (Jesús de Nazareth), lo que tendrá el mayor impacto.

En lugar de proponer la forma que los estudios bíblicos debían tener, Ratzinger hizo el trabajo por sí mismo. Lo que confirmaría que era probablemente el hombre más instruido vivo.

Pero también como Papa Benedicto XVI tuvo aportes importantes.

APORTES CENTRALES DE RATZINGER COMO PAPA

Benedicto XVI comenzó la lucha contra relativismo ético y la lucha contra la pedofilia. Y fue el Papa que señaló la función de la Iglesia en la relación entre la razón y la fe “inseparables y purificándose la una a la otra”, que fue la base de la penúltima encíclica de Juan Pablo II, Fides et Ratio (en la cual el futuro Papa colaboró como figura central).

Benedicto XVI fue el Papa que intentó la reconciliación con Lefebvre. Que abrió el diálogo entre la Iglesia y el mundo ateo. Que abrió el camino para el diálogo ecuménico con la Iglesia Ortodoxa Rusa. Que ha hecho viajes clave a Europa y a Oriente Medio para el diálogo con el Islam. Amaba el diálogo no preparado con los fieles (prefería escuchar a las preguntas del público y responder improvisando). Sin embargo unos de los mayores aportes de Ratzinger fue su profecía de hace 5 décadas sobre la implosión de Iglesia en Occidente, cuyas características pueden observase en el mundo actual.

Durante su papado, fuerzas desestabilizadoras dentro y fuera de la Iglesia hicieron campaña contra él diciendo que era un Papa muy distante de la gente. Fue cuestionado  tanto por miembros internos como externos a la curia romana de haber firmado el decreto de liberalización del uso del misal pre-conciliar para la celebración de la misa en latín.

También él y sus colaboradores sufrieron estrategias destructivas estudiadas en detalle para atormentar el pontificado:

            -el “caso Ratisbona” con los musulmanes;

-la controversia sobre el uso de condones;

-las acusaciones estadounidenses de que él encubrió casos de abuso infantil;

-el caso “Williamson”, el obispo lefebvrista negador del Holocausto;

-hasta el robo de sus documentos confidenciales que surgió con el Vatileaks y que nunca se descubrió la verdadera trama que había detrás.

LA IGLESIA QUE PREVIÓ RATZINGER HACE 50 AÑOS SE ESTÁ VIENDO AHORA

El joven teólogo Joseph Ratzinger (Benedicto XVI) advirtió en el año 1969, a poco de terminado el Concilio Vaticano II, que la iglesia se achicaría, perdería poder y fe, y que iba a tener que empezar de nuevo.

De este penoso camino de reconversión, que decía en aquella época recién comenzaba, emergerá una Iglesia más espiritualizada y simplificada.

Benedicto XVI usó su pontificado para alistar a la Iglesia para los tiempos que estaban comenzando, de acuerdo a su profecía.

Y sus predicciones no se han equivocado, porque la iglesia se está achicando en Occidente y la fe se deteriora por una creciente apostasía.

Si se observa la trayectoria de su papado, el esfuerzo estuvo puesto en revalorizar la fe, y no la influencia política de la Iglesia.

Hoy vemos que la Iglesia está pasando por las penosas etapas que él predijo, y las convulsiones las hemos visto en el Sínodo de Obispos sobre la Familia.

EL ESCENARIO

La profecía de Ratzinger cerró un ciclo de lecciones radiofónicas que el entonces profesor de teología pronunció en 1969, en un momento decisivo de su vida y de la vida de la Iglesia.

Eran los años turbulentos de la contestación estudiantil, del Mayo de París de 1968, de la revolución sexual y del amor libre, de la conquista de la Luna, pero también de las disputas tras el Concilio Vaticano II.

Ratzinger, uno de los protagonistas del Concilio, acababa de dejar la turbulenta universidad de Tubinga y se había refugiado en la de Ratisbona, un poco más serena.

Como teólogo, estaba aislado, después de haberse alejado de las interpretaciones del Concilio de sus amigos “progres” Küng, Schillebeeckx y Rahner.

En ese periodo se fueron consolidando nuevas amistades con los teólogos Hans Urs von Balthasar y Henri de Lubac. Con quienes fundó la revista “Communio”, misma que se habría convertido en el espacio para algunos jóvenes sacerdotes “ratzingerianos” que hoy son cardenales.

En el complejo 1969, el futuro Papa, en cinco discursos radiofónicos poco conocidos (y que la Ignatius Press publicó originalmente en el volumen “Faith and the Future”), expuso su visión sobre el futuro del hombre y de la Iglesia.

La última lección, que fue leída el día de Navidad ante los micrófonos de la “Hessian Rundfunk”, tenía todo el tenor de una profecía.

En 2009 Ignatius Press liberó el discurso del padre Joseph Ratzinger  en su totalidad, en un libro titulado Fe y el Futuro.

Aunque aclaró que no pretendía predecir el futuro, puede considerarse un profeta

Ratzinger no quería ser tomado como un vidente o un profeta, él explicaba: “Vamos, por lo tanto, a ser prudentes en nuestros pronósticos.  Lo que San Agustín dijo sigue siendo cierto: el hombre es un abismo; lo que va a salir de estas profundidades, nadie puede ver por adelantado.  Y el que cree que la Iglesia no sólo está determinada por el abismo que es el hombre, sino que alcanza el mayor abismo infinito que es Dios, será el primero en dudar de sus predicciones. Porque este deseo ingenuo, de saber con certeza, sólo podía ser el anuncio de su propia ineptitud histórica”.

PENOSO PARA LA IGLESIA

El profesor Ratzinger comparaba la época actual con la del Papa Pío VI, raptado por las tropas de la República francesa y muerto en prisión en 1799. En esa época, la Iglesia se encontró frente a frente con una fuerza que pretendía cancelarla para siempre.

“Nos encontramos en un enorme punto de cambio en la evolución del género humano.  Un momento con respecto al cual el paso de la Edad Media a los tiempos modernos parece casi insignificante”.-dijo-

El proceso será largo y turbulento, como fue el camino del falso progresismo en la víspera de la Revolución Francesa, cuando se podía pensar que un obispo era inteligente si se burlaba de los dogmas e incluso insinuaba que la existencia de Dios no era del todo cierta.

“Ya no será capaz –la Iglesia- de habitar los edificios que construyó en tiempos de prosperidad; con la disminución de sus fieles, también perderá gran parte de los privilegios sociales”.

Como en una pequeña sociedad, se harán mayores demandas de iniciativas a sus miembros individuales.

Será penoso para la Iglesia, porque el proceso de clarificación, le costará mucha energía valiosa.

Esto la hará pobre y provocará que se convierta en la Iglesia de los humildes.

DE AHÍ EMERGERÁ UNA NUEVA IGLESIA

Pero cuando la prueba de este tamiz haya pasado, un gran poder fluirá de una Iglesia más espiritualizada y simplificada. “Será una Iglesia más espiritual, que no suscribirá un mandato político coqueteando ya con la Izquierda, ya con la Derecha. Será pobre…”. “De la crisis actual surgirá una Iglesia que habrá perdido mucho. Será más pequeña y tendrá que volver a empezar más o menos desde el inicio”.

LA SOLEDAD DE LOS HOMBRES

Lo que Ratzinger exponía era un: “largo proceso, pero cuando pase todo el trabajo, surgirá un gran poder de una Iglesia más espiritual y simplificada”.  Entonces, los hombres descubrirán que viven en un mundo de “indescriptible soledad”, y cuando se den cuenta de que perdieron de vista a Dios, “advertirán el horror de su pobreza espiritual”. Los hombres en un mundo totalmente planificado se encontrarán indeciblemente solitarios. Luego ellos descubrirán en el pequeño rebaño de creyentes una respuesta que siempre han estado buscando en secreto. “Lo descubrirán como una esperanza para sí mismos, la respuesta que siempre habían buscado en secreto”.

¿DE QUE TIPO DE GENTE ESTARÁ COMPUESTA LA NUEVA IGLESIA EMERGENTE?

Ratzinger es muy claro refiriéndose al tipo de personas que formarán la Iglesia que el concibe va a emerger. “El futuro de la Iglesia puede y sucederá a partir de aquellos cuyas raíces son profundas y que viven la plenitud de su fe pura.  No sucederá a partir de los que se acomodan simplemente al momento pasajero o de aquellos que se limitan a criticar a los demás y a asumir que ellos mismos son infalibles varas de medir. Ni sucederá a partir de los que toman el camino más fácil, quienes pretenden eludir la pasión de la fe, declarando falso y obsoleto, tirano y legalista, todo lo que son exigencias sobre los hombres que les obliga a sacrificarse”. “Para poner esto de manera más positiva: el futuro de la Iglesia, una vez más, como siempre, será reconfigurado por los santos. Es decir por los hombres que tienen la mente para sondear más profundo que las consignas del día, que ven más que los que otros ven, porque sus vidas abrazan una realidad más amplia”.  “El desinterés, lo que hace libres a los hombres, sólo se alcanza a través de la paciencia de los pequeños actos diarios de auto-negación.  Por esta diaria pasión, que por sí solo revela a un hombre de cuántas maneras está esclavizado por su propio ego, por esta pasión todos los días y por ella sola, se abren lentamente los ojos del hombre”.  “Él ve solamente la medida en que ha vivido y sufrido.  Si hoy estamos casi sin poder tomar conciencia de Dios, es porque nos resulta muy fácil evadirnos, huir de las profundidades de nuestro ser por medio del narcótico de algún placer o de otro tipo.  Por lo tanto nuestras propias profundidades interiores permanecen cerradas para nosotros”  “¿Cómo afecta todo esto al problema que nos ocupa?  Esto significa que las grandes promesas de los que profetizan una Iglesia sin Dios y sin fe, es charla vacía.  No tenemos necesidad de una Iglesia que celebra el culto con oraciones políticas, esto es superfluo y se destruirá. Lo que permanecerá es la Iglesia de Jesucristo, la Iglesia que cree en el Dios que se ha hecho hombre, y nos promete vida más allá de la muerte”.

Y también explicita el tipo de sacerdote que emergerá en esa Iglesia: “El tipo de cura que no es más que un trabajador social puede ser reemplazado por el psicoterapeuta y otros especialistas. Pero el cura que no es especialista, que no está mirando al mundo y dando consejos políticamente correctos, sino que, en el nombre de Dios se pone a disposición del hombre, lo forma en la Verdad, que está a su lado en sus dolores, en su alegrías, en su esperanza y en sus miedos, ese tipo de cura es sin duda el tipo de cura que se necesitará en el futuro”.

TIEMPOS MUY DUROS

La Iglesia se enfrentará a tiempos muy duros. La verdadera crisis apenas ha comenzado. “Vamos a tener convulsiones terribles.  Pero estoy igualmente seguro de lo que quedará al final: no la Iglesia del culto político, que ya está muerta, sino la Iglesia de la fe”. Ella bien puede no ser el poder socialmente dominante en la medida en que lo era hasta hace poco. Pero va a disfrutar de un florecimiento fresco y ser vista como el hogar del hombre, donde se encuentre vida y esperanza más allá de la muerte.

ALGUNAS CONSIDERACIONES

Ratzinger estaba profetizando principalmente sobre la iglesia en Europa y en general en lo que se conoce como Primer Mundo. En África y Asia, y hasta cierto punto en Latinoamérica, la iglesia tiene un vigor propio de una zona de misión exitosa, de modo que estamos en un escenario mixto, o si se quiere, en el campo de un profecía parcial. Sin embargo los aspectos doctrinales de la Iglesia, por ejemplo, en África, son también mixtos. Porque si bien son ortodoxos respecto a la homosexualidad, no lo son respecto al matrimonio, debido a su propia cultura ancestral. Por otro lado, esa Iglesia no tiene ni de cerca el peso político de la Iglesia de Occidente. En cuanto a Iberoamérica, muchos países se están alejando de la Ley Natural, imponiendo la Ideología de Género, sin que muchos fieles, le opongan la debida resistencia, véase lo que sucede en Argentina, Uruguay, México, Colombia, Bolivia…, lugares donde al ideal de Justicia (que impera en el Reino de Dios, junto con la Paz y el gozo en el Espíritu Santo), se opone el de una mal llamada “igualdad”, que favorece a los “activistas” y no realmente a los más necesitados.

Por otra parte, a pesar de la figura mediática de Francisco, cuyo pontificado ha tenido cierta penetración en los medios de comunicación occidentales y en la política mundial, lo cierto es que la Iglesia está perdiendo poder en Occidente en manos del laicismo. Pero hay que tener esperanza y trabajar por traer el Reino de Dios a la Tierra.

Forosdelavirgen

Fuentes:

•Cardenal Joseph Ratzinger “La iglesia se convertirá en pequeña”. Fe y el Futuro (San Francisco: Ignatius Press, 2009)

•http://aleteia.org/2016/06/13/when-cardinal-joseph-ratzinger-predicted-the-future-of-the-church/

•http://www.lastampa.it/2013/02/18/vaticaninsider/es/vaticano/la-profeca-olvidada-de-ratzinger-sobre-el-futuro-de-la-iglesia-3SHxeEueLAMehXcDynN1UO/pagina.html

•http://www.catholicherald.co.uk/issues/april-21st-2017/the-biblical-crisis-that-benedict-resolved/

Estándar
Buenas Lecturas que Valen la Pena

Estudiar el universo con la ciencia es un acto de oración, explica el astrónomo Guy Consolmagno

Brother-Guy-Consolmagno-t-006.jpg

Guy Consolmagno es una autoridad mundial en el campo de la astronomía. Es el director del Observatorio astronómico del Vaticano ha sido además reconocido con la Medalla Carl Sagan de la Sociedad Astronómica Americana.

Zenit le ha entrevistado tras presentar el Congreso científico sobre los agujeros negros, las ondas gravitacionales y la peculiaridad del espacio-tiempo, que se realiza desde el 9 al 12 de mayo en el Observatorio Astronómico Vaticano de Castel Gandolfo.

“Dios es la evidencia de la existencia del universo”

“Al inicio del tiempo Dios habló con nosotros a través de lo creado, dice la carta de san Pablo a los Romanos. Por lo tanto estudiar el universo con la ciencia es un acto de oración, un modo de encontrar a Dios”, dijo Consolmagno. Pero para ello, explicó, “antes es necesario encontrar a Dios, como padre, como Abba, contrariamente no se puede encontrar a Dios en la Ciencia”. O sea que “la Fe está antes si se quiere poder ver a Dios en la creación”.

El astrónomo estadounidense Guy Consolmagno, cuando ya contaba con un brillante curriculum científico, ingresó en 1989 a la Compañía de Jesús, tomando los votos en 1991. En 2015 fue nombrado director de la Specola Vaticana,  el Observatorio astronómico del Vaticano. En el 2000 la Unión Astronómica Internacional le dio su nombre a un asteroide de la faja principal, 4597 Consolmagno, conocido también como “Little Guy”.

Interrogado sobre si Dios no es una evidencia, y sobre el universo como un reflejo de Dios, señaló: “Dios es la evidencia de la existencia del Universo. Porque si no se cree en un Dios se podría pensar que el universo no existe, que es todo una imaginación”.

“Un Dios bueno que ha creado el Universo”

El jesuita añadió que “si no se cree en un Dios como en el Dios del cristianismo, no se puede creer en el universo que obra con leyes y con un sistema”. Contrariamente “sería un universo del caos, de dios naturaleza, como Jove o Júpiter”. Precisó así que “esta no es nuestra idea de Dios. La idea es de un Dios sobrenatural que da espacio para las leyes de la Ciencia”.

“También creemos –añadió Consolmagno– en un Dios bueno que ha creado el Universo por su voluntad y no por un accidente o por un caso”. En un Dios “que ha dicho que el Universos es bueno, y que dijo ‘Esto es bueno’.

Un congreso sobre agujeros negros

Sobre el evento que realizarán esta semana en Castel Gandolfo, precisó: “Es un congreso científico que quiere juntar a tantos expertos de varios campos especialistas en agujeros negros”. Y precisó que el congreso reúne no solo los teóricos de los agujeros negros, sino también aquellos que observan y a los que los estudian desde otras perspectivas científicas.

“Porque muchas veces sucede que hay un convenio de observadores, otros de teóricos, otros de agujeros negros, etc. Pero aquí queremos poner a los diversos científicos juntos, como en un taller”. Además porque “faltará siempre el tiempo para hacer presentaciones y discusiones, por ello queremos favorecer el intercambio libre de ideas”.

Zenit  / ReL9 mayo 2017

Estándar