unnamed-1-1-e1491682601460-1920x540.jpg

El Verbo de Dios se hizo carne y habitó entre nosotros. “Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitó el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz”. El sol de Justicia, el Verbo encarnado, Jesucristo fundó su Iglesia en San Pedro, con la promesa de que las puertas del infierno nunca prevalecerían sobre ella. La unidad, santidad, catolicidad y apostolicidad son las notas distintivas de la verdadera Iglesia de Cristo.

Les animo a conocer el apasionante testimonio de un joven que acabó en el protestantismo y que quiso estudiar a fondo a la Iglesia Católica para desenmascarar sus errores. A medida que fue descubriendo a los Padres de la Iglesia, los escritos de los santos, el Catecismo…se dio cuenta de que por su solidez doctrinal y grandeza, la Iglesia Católica era la única religión verdadera, fundada por nuestro Señor Jesucristo.

¿Qué es lo que le atrajo del protestantismo para abrirse a conocerlo?

El protestantismo se cruzó en mi camino, como quien se encuentra una moneda en el suelo. Yo era un católico con ganas de conocer más al Señor y de vivir una fe coherente. De pronto una amiga de la infancia me invitó a colaborar en un estudio sobre el cristianismo en Cataluña. Me dijo que era evangélica y no católica. Prácticamente no tenía ni idea sobre la existencia de los protestantes en España. Estuve con mi amiga y por la tarde me invitó a una de sus reuniones de jóvenes protestantes. Allí quedé asombrado por el amor que tenían a Dios y a la Biblia. Fue a raíz de eso que yo, me interesé cada vez más por saber que era el protestantismo. Creía falsamente que esta búsqueda me haría un buen seguidor de Jesucristo.

¿No intuía en el fondo que no era la verdadera religión?

Al principio lo veía un poco extraño. Pero una vez dentro NO, jamás lo intuí. Seguí asistiendo a las reuniones y luego dejé de ir a la Santa Misa para asistir a los cultos protestantes y como se puede comprender, en un ambiente donde todo el mundo es tan amable, me trataron con mucho cariño, nunca fui forzado a nada, aprendía de Dios, hacía amigos, leía la Biblia, aprendí a hacer mucha oración, nunca se me pasó por la cabeza que no era la verdadera religión, es más, pensé que tenía todos los números para serla.

¿Cómo se dejó embaucar?

Es complicado de explicar. Creo que nunca fui embaucado por los protestantes, en el sentido de que me estaban ofreciendo lo que ”en teoría” era lo mejor para mí. Si vamos al sentido menos estricto, me dejé convencer por el protestantismo por mi ignorancia sobre la fe católica. Es el protestantismo el que embauca, casi nunca es el protestante. Lo que más me atrajo al protestantismo fue la salvación solo por la fe. Una salvación que ”parecía liberarme” de las cargas que se supone que tiene la Iglesia Católica. Entre la salvación por la sola fe, y el supuesto de que ya estás salvado, más la predicación que se hacía de la sola Escritura y el énfasis de la gracia de Dios…pues uno piensa que es allí donde de verdad se está predicando la Verdad.

¿Cómo llegó a odiar a la religión católica hasta el punto de querer destruirla?

Prácticamente jamás sentí que me lo inculcaban. Gracias a Dios, tampoco fui a parar a un grupo extremadamente anti católico. A pesar de eso, el protestantismo es anti católico por naturaleza y uno, automáticamente relaciona que si es cristiano protestante, precisamente está protestando en contra de la Iglesia Católica porque no está conforme con ella.

Poco a poco me adentré a conocer quiénes fueron los personajes más eminentes del protestantismo, sus fundadores y sus mejores predicadores. Ellos, más que mi grupo de amigos, fueron los que me transmitieron más la repulsión a la Iglesia Católica, llegando un día al punto en que sentí que me tenía que librar de ella y no podía hacerlo de otra forma que destruyéndola personalmente.

¿Cuándo se dio cuenta de que las tesis protestantes repugnan al sentido común y a la razón?

Me iba dando cuenta de ello cuando leía algunos escritos de Martín Lutero, Juan Calvino u otros. También en ese tiempo fui un enamorado del famoso predicador protestante Charles Spurgeon. Vi que sus escritos o sus prédicas eran algo forzados, había disensiones entre ellos. Al principio tuve gran admiración por estos personajes, pero tampoco tardé en ver que sus palabras no me transmitían del todo la calma que se supone que tendrían que tener sus corazones, por lo tanto, tampoco calmaban el mío. Me parecía que sus corazones no escribían tranquilos, había una especie de euforia desmedida, imprecisiones y como una especie de olvido de la historia del cristianismo, que en general, atentaba precisamente contra ese sentido común y razón cristiana, que avalan la vida del Cristianismo desde que nuestro Señor lo introdujo en el mundo.

¿Por qué se abrió a estudiar a los Padres de la Iglesia y que descubrió en ellos?

Me introduje a conocer y a estudiar a los Padres de la Iglesia por dos motivos. El menos importante es porque quería saber que fue lo que pasó en la época de los primeros cristianos. El segundo y más importante era porque, como necesitaba destruir a la Iglesia Católica, pensé que sería una buena idea acudir a los primeros cristianos para que me ayudaran a conseguirlo.

Evidentemente, todo fue un gran chasco para mí. En ellos, para mi desgracia en ese momento, más que ver que enseñaban doctrinas protestantes veía que transmitían doctrinas católicas. Descubrí como los antiguos Padres se hacían llamar miembros de la Iglesia Católica y luchaban cada uno contra las herejías que en cada época iban naciendo, según el innovador que tocase.

¿Cómo ante esta grandeza empezó a ver inconsistentes a los teólogos protestantes?

Conocer a los Padres de la Iglesia y posteriormente a otros católicos de diferentes épocas, debilitó muchísimo mi confianza en los teólogos protestantes. No quisiera parecer grotesco u ofensivo, pero la verdad es que empecé a ver sus grandes carencias. No solo las visualizaba en la parte teórica, ya que en ese campo cualquiera puede extraviarse, sino sobre todo en su testimonio personal de vida.

Resalta a los ojos claramente que el teólogo católico está a un nivel muy superior en correspondencia al teólogo protestante. Pero lo que queda a años luz de diferencia es el testimonio de vida de los Padres de la Iglesia y los otros Santos Católicos con relación al de los heresiarcas protestantes. Unos brillan en infinidad de virtudes y son heroicos. Los otros, pese a sus ganas de seguir a Cristo, se dejaron arrastrar por el peor enemigo, la soberbia. Cuando uno se deja llevar por el orgullo, ya nada bueno puede hacer.

¿Cuál fue el punto de inflexión que inclinó la balanza de nuevo hacia el catolicismo?

Estuve 1 año y 6 meses en el protestantismo sin pensar en lo más mínimo que pudiese cambiar mi rumbo hacia la Iglesia Católica. Fue a partir de ahí, como os he explicado anteriormente, que tuve un gran deseo de acabar mi relación con la Iglesia Católica definitivamente y para siempre. Así que por eso inicié la lectura de los Padres de la Iglesia y del Catecismo para demostrar que la religión católica estaba errada. No es que lo dijeran los protestantes, es que yo quería ver como el mismísimo catolicismo se contradecía a si mismo y a la vez iba en contra de la palabra de Dios.

A partir de ese momento, cuando empecé a conocer a los Padres, a otros santos, a leer el catecismo, a leerme los cánones del Magisterio de la Iglesia, a conocer casos de grandes conversiones al catolicismo, fue cuando se me pasó por la cabeza que había una posibilidad de que me hubiera estado equivocando todo este tiempo. Entonces a partir de ahí, vi que en mis principios no había sido diligente ni responsable conmigo mismo. Mi ignorancia me jugó una mala pasada, y comencé como si dijéramos a pensar en que quizá la Iglesia Católica, lejos de no tener ninguna opción de ser la religión verdadera, podría tener también grandes aptitudes de serla.

¿Cuando tuvo la certeza de que la Iglesia Católica era la única verdadera?

Llegó el momento en que tuve que decirles a mis amigos protestantes que debía abandonar el protestantismo para volver a la Iglesia Católica. No porque ya supiese con total certeza que la Iglesia Católica fuese la única y verdadera, sino porque lo que fui descubriendo en esos seis meses, me obligaba a dejar el protestantismo y continuar estudiando a la Iglesia Católica desde dentro para esclarecer definitivamente mis dudas.

En esos instantes no sabía si dentro de un tiempo iba a volver al protestantismo en el futuro. Yo seguí siendo pertinaz en mi estudio y en la oración. Acudí a un sacerdote católico, seguí perseverando en conocer las entrañas de la Iglesia Católica, conocí a apologistas católicos que me ayudaban a resolver las dudas, leía artículos, seguía solucionando controversias…hasta que llegó el día en que definitivamente me llegó en plenitud por obra de la gracia de Dios, el conocimiento absoluto e inquebrantable en mi interior de que la Iglesia Católica era la única verdadera, fundada por Cristo. Tras dos años de duros esfuerzos e intensos sacrificios, pude retornar al hogar que nunca debí abandonar.

¿Cómo le ayudó la Santísima Virgen a descubrir la verdadera religión que fundó su Hijo?

La Virgen María…podría resumirlo en una palabra: Madre. Con mucha tristeza recuerdo todos los días que le di la espalda a la Virgen María en el protestantismo. Es verdad también que fue una de las cosas que más me costaba dejar. Pero claro, en el protestantismo dejé de rezar el Rosario, dejé de pedirle intercesión y dejé de mostrarle mi estima. Pero ella ¡oh! Ella… ahora me doy cuenta que siempre tuve sus ojos impregnados en mi nuca. Nunca, nunca ella me abandonó pese yo abandonarla. Lo sé, porque sin la vigilancia de mi madre preocupada nunca hubiese podido conocer la verdadera Iglesia de su Hijo. Para mi la Santísima Madre de Dios fue causa providencial de mi retorno. ¡Cuánto la quiero!

¿Qué experimentó en ese momento? ¿Esa alegría le dura hasta el día de hoy?

Me sentí como un converso. Cierto es, que hubiera dado lo que sea por no haber puesto en peligro jamás mi alma en una religión falsa, ya que es algo muy grave e inseguro. Pero la verdad es que una vez obtenido este final (y solo con este final) ha sido algo muy positivo para mí.

Hace ya dos años y medio que estoy muy feliz en el seno de la Iglesia Católica, la cátedra segura de San Pedro y os bien garantizo que, pese que ya ha pasado cierto tiempo, no hay día que no me levante con una felicidad inmensa diciendo: La Iglesia Católica es la verdadera, soy católico, es increíble, lo he conseguido…

La alegría de un converso es algo muy peculiar, es en verdad un tesoro y un privilegio, algo maravilloso de sentir. Pero insisto, preferiría haber sido católico siempre y nunca haber dudado de mi fe. Quisiera felicitar a todos los católicos que jamás han dudado de su fe y espero que ellos también sientan con el mismo entusiasmo que yo, la increíble felicidad de ser miembro de la Iglesia Católica.

Criterios de credibilidad que demuestran que la Iglesia Católica es la única verdadera.

Con el sacerdote católico con el que trabajé para descubrir cuáles eran los motivos de credibilidad de la Iglesia Católica, seguimos la famosa lista de San Roberto Belarmino de las 15 marcas de la Iglesia, que la identifican como verdadera:

1 El nombre de la Iglesia Católica. 2 Su antigüedad. 3 Constante duración. 4 Extensa. 5 Sucesión Episcopal. 6 Acuerdo Doctrinal. 7 Unión. 8 Santidad. 9 Eficacia. 10 Santidad de vida. 11 La gloria de Milagros. 12 El don de Profecía. 13 La oposición de los enemigos. 14 El triste final de todos los que luchan contra ella. 15 La Paz Temporal y Felicidad Terrenal.

¿Qué actitud se requiere para encontrar la verdadera religión?

A todos aquellos que en estos momentos estén buscando la verdad, les recomiendo que no  tengan miedo. Que acompañen su búsqueda de una oración sincera y fervorosa. Que pongan a Jesucristo como prioridad principal en sus vidas. Abrir vuestro corazón. No es tanto el buscar, sino el dejar de una vez por todas que la gracia de Dios penetre e irradie vuestras almas. ¡Qué inteligentes serán los que busquen la humildad!, la virtud más grande. ¿Errar? Cualquiera puede errar. ¡Pero que pocos son los que abjuran de sus errores! Solo se una cosa. Quien busca de verdad LA VERDAD, la encuentra. Ánimo buscador.

Todo este apasionante testimonio está ampliado y perfectamente desarrollado en el nuevo libro UN CATÓLICO MÁS. En el que aparte del testimonio extendido, encontrarán una magnífica refutación del protestantismo de una manera sencilla pero precisa. Las personas interesadas en adquirirlo pueden enviar un correo a la dirección: ucmpedidos@hotmail.com

Javier Navascués / AlF, 2017

Anuncios