ACTUALIDAD CATÓLICA EN EL MUNDO, Uncategorized

De traficante de la mafia japonesa a sacerdote católico

donald-calloway

El padre Donald Calloway recuerda en su testimonio como pasó de ser un traficante de la mafia de los «Yakuza» a entregar su vida a Cristo en el ministerio sacerdotal.

 En un reciente video producido por Spirit Juice Studios y los Caballeros de Colón, el padre Calloway recordó su radical transformación en la que pasó de ser un joven ateo, drogadicto que abandonó la escuela secundaria a sacerdote católico.

Hijo de una familia militar, Donald (su familia lo llamó Donnie), se trasladó de Virginia al sur de California con sus padres a la edad de 10 años.

Inmediatamente fue seducido por el estilo de vida del sur de California, y a la edad de 13 años vivía únicamente para el placer en una búsqueda que eventualmente le conduciría a una espiral descendente que terminaría en la cárcel  lleno de pensamientos suicidas.

Cuando su padre anunció un día que la familia se mudaría a Japón, Donnie se enfureció al pensar en marcharse, pero una vez en Japón, Donnie buscó amigos que estaban en las mismas actividades que él.

Esos amigos pronto se convirtieron en su conexión con la organización mafiosa japonesa llamada «Yakuza».

«Yo era un joven caucásico que podía llenar mi mochila con drogas y dinero, para traficar en diferentes casinos en la gran isla de Honshu, la isla principal de Japón», recordó en el video.

Donnie fue buscado por el gobierno japonés y el gobierno de los Estados Unidos, incluyendo la presencia militar estadounidense en Japón.

«Literalmente me expulsaron del país con dos policías militares esposados a mis pies y mis manos, y fui puesto en libertad bajo la custodia de mi padre», dijo.

Luego de eso Donnie fue ingresado en un centro de rehabilitación pero recayó inmediatamente después de ser puesto en libertad. En ese momento de su vida, la felicidad era equivalente a sentirse bien, lo que significaba mantenerse en el estilo de vida destructivo en el que nunca estaba sobrio. De vez en cuando se preguntaba sobre el significado de la vida, pero siempre pensando mantenerse experimentando placer y no en un contexto religioso.

Sin embargo, cuando tenía casi 21 años, pasaba una noche tranquila en su habitación. Sin la distracción de la música o los ruidos de una fiesta, sus pensamientos pronto se volvieron oscuros y se sintió invadido por sentimientos de pánico y suicidio. En busca de una distracción agarró un libro al azar de la estantería de sus padres, que trataba sobre apariciones marianas.

Aunque su madre era un católica devoto, había rechazado la religión durante tanto tiempo que no tenía ni idea de quién era la Santísima Virgen María. Pero empezó a leer, y estaba enganchado.

«Hablaba de una bella mujer llamada María, que era la madre de Jesús, y que era hermosa, tan hermosa que hacía llorar a los niños pequeños y caer de rodillas. Eso me fascinó»

«Creo que Dios usó la belleza de la Virgen María para convertirme, y fue un método brillante porque funcionó. Leí todo el libro en una noche, y eso comenzó mi radical enamoramiento de Jesucristo».

En su libro «No Turning Back: A Witness to Mercy» (No volver atrás: un testigo de la misericordia»), el padre Donald recuerda lo que pasó la mañana siguiente.

Apenas fue capaz de contar su experiencia a  su experiencia a su madre, debido a su vergüenza y la falta de vocabulario religioso, pero él finalmente la convenció de que había tenido una sincera experiencia religiosa. Su madre emocionada inmediatamente empezó a llamar a todos los sacerdotes que pudiera pensar que se reunirían con su hijo.

Pero eran las 6 de la mañana y la mayoría de los sacerdotes no estaban despiertos, o no estaban listos para una cita tan temprano en la mañana.

«… el sacerdote no comprendió la urgencia de la situación -la necesidad de una reunión a las 6:30 am, sin previo aviso. Pensó, ¿qué podría ser tan importante que no podía esperar un par de horas? Sin intención de rendirse mi madre llamó a un segundo sacerdote pero obtuvo la misma respuesta. -¿Podemos posponer la reunión hasta las 8:30 o 9:00 am? preguntó.

«Mientras llamaba a un tercer sacerdote, le interrumpí y le dije: “Mamá, ¿no hay uno de esos …?”. Mi voz se apagaba como antes. Ni siquiera sabía cómo llamarles. Estábamos viviendo en la Estación Aérea Naval de Norfolk y no sabía si el lugar en el que pensaba se llamaba una iglesia o una capilla. Le dije: “¿No hay una de esas cosas justo dentro de la puerta principal?”», Recueda en su libro.

«Entendiendo lo que me estaba refiriendo, me miró directamente a los ojos y dijo: “Sí, Donnie. ¡Corre!”»

Poco después, pudo reunirse con un sacerdote que lo invitó a asistir a Misa. Después de la Misa, el sacerdote le dio a Donnie un cuadro de Jesús.

«Me sorprendió que (Jesús) no me mirara como si me quisiera aplastar. La imagen era de él en un gesto de bendición. Empecé a llorar. Me di cuenta de que era amado y que Dios me buscaba».

Finalmente, Donnie se hizo sacerdote con la Congregación de Padres Marianos de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. A menudo viaja para hablar sobre su extraordinaria historia de conversión.

«A menudo digo a la gente que soy la Prueba A de la Divina Misericordia. He hecho tantas cosas malas y herido a tanta gente, y sin embargo hay misericordia para alguien como yo. Y si eso es cierto, y lo es, entonces lo mismo ocurre con todos los demás. Hay un océano de misericordia esperando por nosotros».

«Jesús te ama, y él vino al mundo por ti. Dios está locamente enamorado de ti, anhela tu amistad, anhela por tu corazón. Entrégaselo y pon tu confianza en él».

(CNA/InfoC.)

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s