juan_manuel_deprada_elmundo-jpg_1306973099

En realidad, la llamada “libertad religiosa” no es otra cosa sino tolerancia condescendiente y socarrona de todo tipo de creencias, sean verdaderas, falsas o mediopensionistas (y con especial aprecio por las más pintorescas o delirantes), de tal modo que todas valgan lo mismo; o sea, NA-DA.

Y, allá donde todas las religiones toleradas valen nada, es inevitable que el orden temporal erija una religión propia (en nuestra época, la idolatría democrática) que usurpa los atributos divinos, exige adoración exclusiva y eleva sus paradigmas ideológicos a la categoría de dogmas de obligado cumplimiento.

La libertad religiosa postula que cualquier persona pueda creer en la transustanciación de las especies eucarísticas, como también en el picotazo de una araña que transformó a Peter Parker en Spiderman; pues ambas creencias le parecen igualmente inofensivas para la hegemonía de la idolatría política vigente.

Ahora bien, si mañana un fan de Spiderman denunciase ante los juzgados a su vecino, por haber pisoteado una araña, el juzgado absolvería al vecino aracnicida, como hace con los profanadores de hostias consagradas. Porque, para la libertad religiosa, el credo católico y las historietas de Marvel son fantasías que cualquiera puede cultivar en la intimidad, incluso celebrar comunitariamente sin causar molestias (con misas o quedadas frikis).

Lo que la idolatría vigente no puede amparar, es que tales fantasías quieran imponer sus dogmas, impidiendo que un señor, en el ejercicio de su libertad de expresión, robe “objetos blancos y redondos de pequeñas dimensiones” (hostias consagradas), para una performance seudo artistica. Porque, para la libertad religiosa, del mismo modo que una persona tiene derecho a creer que en esos objetos blancos y redondos de pequeñas dimensiones está Cristo presente, otra puede también, en el ejercicio de su libertad de manifestación, convertir tales objetos en el telón de fondo idóneo para sus democráticas protestas…

Y es que la llamada libertad religiosa, al ser libertad para adherirse a cualquier error, tiene que bendecir también las bestiales consecuencias de ese error.

Los obispos, deberían empezar a formar a católicos conscientes que entiendan que existe una idolatría que odia su fe, en lugar de formar católicos zombis que, o bien se resignan al desistimiento, o bien invocan bobaliconamente la libertad religiosa, que es como invocar la soga en casa del ahorcado.

 

Juan Manuel de Prada (edit.) / Rel

Anuncios