32219_el_papa_francisco_lo_acaba_de_decir__la_confesion_es_el_lugar_natural_de_encuentro_con_la_misericordia_de_dios_

Como conclusión del proceso de conversión, y a la vez como un elemento dinamizador del mismo, se erige, incólume –a pesar de tantos ataques y falsificaciones- el sacramento de la Reconciliación.

 Les dejo algunas pequeñas sugerencias para confesarse bien, en un lenguaje llano, para contribuir –Dios así lo quiera- a que puedas «allanar los caminos del Señor».

 1. Haz bien el examen de conciencia: tomate por lo menos 5 minutos. Hazlo en clima de oración, invocando al Espíritu Santo y a la Inmaculada. Trata de pensar en profundidad. Eso sí: cuanto más tiempo dejes pasar, más difícil será recordar. Y puede quedarte alguna falta grave o –quizá sin ser grave- importante, que no confieses porque con el paso del tiempo quedó «sepultada» en la conciencia. Por eso: confiésate con frecuencia.

2. Piensa en Cristo Crucificado: mirando al Señor en la Cruz, sus heridas, su Corazón traspasado, vemos lo que es en realidad el pecado. Aunque parezca imposible, tus pecados lastiman a Dios, lo hacen sufrir. En la Cruz encontramos el arrepentimiento.

3. Confiesa tus pecados con simplicidad: evita el lenguaje rebuscado, los eufemismos. Trata de ir directo «al grano», sin dar demasiados rodeos. Eso ayudará también al sacerdote a ver lo esencial, y orientarte correctamente.

4. Confiesa tus pecados siguiendo el orden de los Mandamientos: en la vida cristiana, «el orden de los factores altera el producto». Los mandamientos no tienen un orden aleatorio, sino que es importante valorar nuestra vida moral según esa jerarquía. Algunas veces nos perturba e inquieta un pecado de la «segunda tabla» (los mandamientos del amor al prójimo) hasta tal punto que olvidamos la primera. Pero cuando pensamos, nos damos cuenta que esa falta es consecuencia de haber sido negligentes en nuestra vida con Dios.

5. Nunca digas: «Yo padre, ¿qué pecado puedo tener?, me considero un buen cristiano»: es la frase fatal. Muy parecida a la del fariseo del Evangelio: «te doy gracias, Señor, porque no soy como los demás hombres». Y ya sabemos cómo volvió el fariseo a su casa… Si no ves pecado en ti, casi seguro es porque no hiciste el examen, o porque tu conciencia está oscurecida o mal formada, o porque el orgullo te hace «impermeable» a la gracia de la contrición…

6. No le hagas al sacerdote una detallada enumeración de tus buenas acciones: otro error fatal. Jamás empieces tu confesión diciendo: «padre, yo voy siempre a Misa, ayudo a la gente, me llevo bien con mi familia, rezo el Rosario todos los días…» En ese caso, tu lugar no es el confesionario, sino algún retablo donde haya un sitio vacío… Salvo que el sacerdote te pregunte, nunca le digas lo bueno que haces.

7. No confieses los pecados ajenos: otro error frecuente. Algunas veces vamos a la confesión angustiados por situaciones dolorosas, y en lugar de contar nuestras caídas, enumeramos detallada y apasionadamente los pecados de nuestros esposos/as, hijos/as, compañeros de trabajo, vecinos, políticos de turno, etc. Además de dedicar tiempo a algo que no forma parte de la esencia de la confesión (y muchas veces eso significa quitárselo a quien viene detrás en la cola) contar todo eso hace que tu culpa se vuelva insignificante, casi un acto de virtud, una reacción necesaria ante tanta maldad acumulada en tu contra…

8. No minimices el pecadoni lo exageres: la conciencia bien formada, la conciencia delicada (que es una gracia que hay que pedir) está entre dos extremos: la conciencia laxa (que no ve pecado en nada, o que considera leve lo que es grave) y la conciencia escrupulosa (que ve pecado grave cuando es leve, y ve pecado donde no hay). Lee, consulta, pide la gracia, para caminar en el justo equilibrio, que no es el de la mediocridad, sino el de la santidad.

9. Evita mezclar temas que sean para otros momentos: es cierto que no es tan fácil encontrar a los sacerdotes con tiempo, y tal vez por eso, una vez que lo «pescaste» aprovechas a hacer todo junto… pero en principio, lo ideal es separar la confesión de la dirección espiritual o de temas pastorales. Si al terminar tu confesión ves que el sacerdote puede atenderte, dile: «padre, necesito hacerle una consulta…» o bien «necesito hablar con usted, cuando me puede atender».

10. Pide perdón por lo que no te hayas dado cuenta o por si te olvidas de algo: el salmo 50 dice al Señor «absuélveme de lo que se me oculta». Recuerda que hay acciones que muchas veces hacemos sin saber que son pecado. Aun cuando no siempre tengamos responsabilidad moral (si obramos en ignorancia invencible, por ejemplo) esa acción, en cuanto contraria al bien objetivo, no nos plenifica, no nos lleva a Dios. También de ellas y sus efectos necesitamos ser sanados. Y también podemos pedir perdón por aquellas faltas que quizá olvidamos: Él nos conoce mejor que nosotros mismos.

Leandro Bonnin, pbro. / InfoC.

Anuncios