logo cnl completo

Los católicos organizados de Venezuela han enviado al Papa una correspondencia – en ocasión de la reciente celebración de su Asamblea Anual (29 al 31 de mayo)-  donde  presentan la situación venezolana y sus urgencias además de solicitar al Pontífice considerar puntos específicos, en su agenda con el presidente Maduro, decisivos para aflojar nudos gordianos y “contribuir grandemente a la distención del grave enfrentamiento político en Venezuela”. A continuación, el texto completo de la carta.

“Su Santidad, urge aplicar los procedimientos institucionales, legales, administrativos y morales para el rescate de la democracia, el respeto a los derechos humanos, la imparcialidad y la justicia, la verdad y  la libertad en todos los ámbitos y niveles del país. En tal sentido, podría Usted contribuir grandemente a la distención del grave enfrentamiento político en Venezuela, solicitando al Señor Presidente, la liberación de los presos políticos, así como el establecimiento de una fecha para las elecciones legislativas, despejando  las dudas crecientes que existen sobre su celebración”.

Su Santidad

Papa Francisco

Sumo Pontífice

Ciudad del Vaticano

Roma

 

De nuestra consideración,

 

El Consejo Nacional de Laicos de Venezuela es un organismo de representación, coordinación y servicio que, basado en el principio de comunión, sirve de plataforma para animar e impulsar la participación activa y el rol protagónico del laico en la misión evangelizadora de la Iglesia en Venezuela, para promover la formación integral, el encuentro de los laicos de nuestro país, a los fines de vivir los valores humano-cristianos del Evangelio en los distintos sectores de la sociedad.

 

Del 29 al 31 de mayo pasado, celebramos la Asamblea Anual del CNL, en la Ciudad de Caracas, teniendo como tema: Dimensión social y política del Evangelio. Esta convocatoria reunió a un grupo significativo de laicos del país, para analizar y discutir los enfoques, criterios, principios y propuestas que, basados en la Doctrina Social de la Iglesia, permitieron abordar la realidad del país, evaluar la situación que vivimos desde las perspectivas social y política, con el objetivo de juzgar desde los principios y valores del Evangelio, la acción del laico frente a la grave situación económica, social, educativa, política y ética que enfrenta la sociedad venezolana. Unido a ello, revisamos el papel de la cultura, la universidad, los medios de comunicación y la familia, entre otros, temas que Usted ha abordado desde su Pontificado, enviando al mundo un claro y potente mensaje. En síntesis, preocupados por el bien de los venezolanos asumimos el método del ver, juzgar y actuar.

 

En el mes de enero de este año 2015, la Conferencia Episcopal Venezolana,  puso en manos de los diferentes sectores del país, la Exhortación Pastoral: Renovación Ética y Espiritual frente a la Crisis. De esta importante Exhortación, tomamos del numeral 19, la siguiente afirmación: La grave crisis que confrontamos en Venezuela revela una situación aún más profunda: Una crisis moral, de valores, actitudes, motivaciones y conductas, que es preciso corregir… Estamos convencidos de que es posible una Patria en la que impere la democracia, con instituciones eficaces y saludables, donde cada persona y la sociedad entera puedan desarrollar sus iniciativas, superarse y comprometerse con la promoción del bien común.

 

En este orden de ideas, tomando como punto de partida la referida situación de nuestro país, el sentir de la mayoría de los venezolanos, las reflexiones y aportes de la Asamblea Anual que acabamos de celebrar, nos permitimos manifestarle como miembros de la Iglesia y ciudadanos con compromiso cristiano y cívico, nuestra profunda preocupación por el autoritarismo, desabastecimiento y escasez, la persecución política, corrupción, acusaciones de narcotráfico, inseguridad, violencia, entre otros asuntos de la vida pública,  y a la vez solicitarle sus buenos oficios, en la vía de propiciar los canales de diálogo y de toma de decisiones del Gobierno Nacional y sus Autoridades para que asuman su responsabilidad en desarrollar y aplicar los correctivos necesarios para solucionar los problemas que enfrentamos los venezolanos, día a día.

 

Su Santidad, urge aplicar los procedimientos institucionales, legales, administrativos y morales para el rescate de la democracia, el respeto a los derechos humanos, la imparcialidad y la justicia, la verdad y  la libertad en todos los ámbitos y niveles del país. En tal sentido, podría Usted contribuir grandemente a la distención del grave enfrentamiento político en Venezuela, solicitando al Señor Presidente, la liberación de los presos políticos, así como el establecimiento de una fecha para las elecciones legislativas, despejando  las dudas crecientes que existen sobre su celebración.

 

El domingo 31, a las 7 de la mañana, S. E. Monseñor Aldo Giordano, Nuncio Apostólico, celebró la Santa Misa en el marco de la Asamblea Anual, festividad de la Santísima Trinidad. Reunidos en oración ante el Altar, recibimos el mensaje del Nuncio Apostólico y la Bendición que, a través de su persona, nos envió desde el Vaticano.

 

Como nueva Junta Directiva del Consejo Nacional de Laicos de Venezuela para el período 2015-2018, reciba nuestro gran afecto y consideración, dispuestos a responder y trabajar en los campos y retos que se le plantean a la Iglesia en Venezuela. Asimismo, le pedimos Su paternal bendición, en la seguridad de que oramos por nuestra querida Patria, pidiendo al Señor sus bendiciones, y la maternal protección de la Virgen de Coromoto Patrona de Venezuela, a quien pedimos, de manera especial, por su Pontificado.

 

 

Atentamente,

 

 Por la Directiva Consejo Nacional de Laicos 2015-2018

 

 

    María Elena Febres-Cordero                                   Manuel Ignacio Arcaya                   

                  Presidente                                                             Primer Vicepresidente         

 

 

 

Anuncios