Uncategorized

Monseñor Tulio Ramírez recibe Ordenación Episcopal en Caracas

“Soy pastor de todos, de los buenos, de los malos, de todos los colores. Quiero ser el pastor de todos como siempre lo he hecho en Valencia. Voy a ayudar al Cardenal en la labor pastoral de la Arquidiócesis de Caracas”, dijo al culminar la ceremonia.

Ramón Antonio Pérez
@GuardianCatolic

Caracas, 08 de julio del 2012. El Cardenal Jorge Urosa Savino confirió la ordenación episcopal al nuevo obispo auxiliar de Caracas, Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, durante una eucaristía que presidió en la Catedral metropolitana, este domingo 8 de los corrientes, en compañía del Episcopado Venezolano y el clero capitalino en pleno. También estuvieron presentes el Nuncio Apostólico, Monseñor Pietro Parolin; seminaristas de Caracas y Valencia; y el gobernador del estado Carabobo, Henrique Fernando Salas Feo, junto a miembros de su tren ejecutivo.

La ceremonia se inició a las 11 de la mañana, pero una hora antes Monseñor Ramírez Padilla había llegado a la Catedral de Caracas en compañía de su señora madre, Norma Padilla Hidalgo de Ramírez. Un grupo de estudiantes del Seminario “Nuestra Señora del Socorro”, se adelantaron para saludarlo y darle la bienvenida en las afueras del recinto religioso. Luego fue recibido por el Deán del Capítulo, Monseñor Rafael Maldonado Pannacci, y el párroco de “El Sagrario”, presbítero Juan Carlos Silva.

Tras su ingreso al templo fue reverenciado por una seguidilla de plausos de los feligreses, en su mayoría provenientes de las distintas parroquias del estado Carabobo, donde hasta ahora había ejercido su sacerdocio por más de 27 años. “Muchos de ustedes están aquí desde la madrugada, y yo les agradezco estas muestras de afecto y cariño, porque vinieron de Naguanagua, Miranda, San Diego, Guacara y Valencia”, dijo el obispo de 52 años, luego de cumplirse el rito de la ordenación.

El Padre Silva, con un crucifijo en mano, le abría el paso hacia el Santísimo donde permaneció unos minutos en oración, para luego ingresar a la sacristía.

Majestuosa ceremonia

A las once de la mañana, una interminable doble fila de sacerdotes y seminaristas ingresó desde la sacristía al pasillo central del templo, con la Cruz Procesional en manos del seminarista Sergio Chaparro. Al fondo, la Coral Betania, interpretaba el canto: “Pueblo de Reyes”, al que se sumó la feligresía con gran fuerza: “Asamblea Santa, Pueblo Sacerdotal; Pueblo de Dios, bendice a tu Señor….”.

Monseñor Tulio Ramírez se quedó en la parte baja del altar, flanqueado por dos sacerdotes amigos de la Arquidiócesis de Valencia, mientras el resto de los celebrantes se distribuían en el amplio recinto del altar mayor. Uno de los sacerdotes asistentes solicitó al Cardenal Urosa ordenara Obispo al presbítero Tulio Ramírez; el otro, leyó el mandato emitido por el Papa Benedicto XVI, el 4 de abril de 2012, mediante el cual se le designó con el “ministerio de Auxiliar con aquella voluntad que te permita ofrecer una valiosa ayuda a la comunidad de Caracas”.

Cumplido el protocolo petitorio, el Cardenal Jorge Urosa Savino agradeció el gesto del Papa Benedicto XVI, por haber acogido la solicitud de un colaborador en las tareas pastorales de la Arquidiócesis de Caracas. Como parte de la majestuosa ceremonia el Primado de Caracas le impuso las manos en señal de Ordenación Episcopal, acto que fue seguido por los más de treinta miembros del Episcopado Venezolano asistentes.

Posteriormente, fue ungido con el Santo Crisma y como parte de la responsabilidad que desde ahora llevará el nuevo obispo auxiliar de Caracas, le fue entregado el Libro de los Santos Evangelios: “Recibe el Evangelio y proclama la Palabra de Dios con deseo de instruir y con toda paciencia”, le dijo el Arzobispo de Caracas. Seguidamente, le fueron entregadas las insignias episcopales: Mitra, el anillo pastoral y el Báculo, que orgulloso, el Prelado portó ante la asamblea religiosa, recibiendo una clara ovación con expresiones de “Aleluya”, Gloria a Dios”, y otros gestos de agradecimientos.

Jesús El Buen Pastor

El Cardenal Urosa, durante la homilía que denominó: “Jesús El Buen Pastor”, indicó que “Cristo llamó a sus apóstoles a predicar e incorporar a los creyentes a la Iglesia por el bautismo (…) les confirió la potestad de perpetuar a través de los siglos su eucarístico sacrificio redentor, y los hizo pastores”.

Agregó el Primado de Caracas que “a través de la historia ese ministerio apostólico ha sido conferido a sus sucesores los obispos como lo enseña el magisterio de la Iglesia, especialmente el Concilio Vaticano II”.

“Cristo consagra a un hermano, a uno de sus siervos y amigos, para que con fortaleza, confianza, alegría y entusiasmo en el espíritu, lleve al mundo en su nombre la luz inefable de su amor, el consuelo de su palabra, el pan de la vida eterna, la fuerza de su espíritu, la esperanza cierta de la salvación”, dijo el Cardenal.

Dando gracias a Dios, reflexionó y recordó la vida de apostolado que hasta ahora ha cumplido Monseñor Tulio Ramírez, quien regresa de Valencia a trabajar en Caracas.
“Fue ordenado presbítero en 1984, con una larga y fecunda trayectoria sacerdotal de casi treinta años, curtido en un variado trabajo pastoral, dotado de una perfecta preparación académica, ha sido llamado por gracia de Dios y la sede apostólica a servir de pastor en Caracas (…) trabajará con entusiasmo para llevar el pueblo tan necesitado la palabra de vida y de salvación eterna”.

Monseñor Ramírez: “estaré cerca de todos”

Por su parte, Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, sin ocultar sus emociones, agradeció a las autoridades eclesiales por la designación como Obispo Auxiliar de Caracas. “Al Papa Benedicto XVI a quien le manifiesto mis sentimientos de agradecimiento y obediencia”; al Nuncio Apostólico, Monseñor Pietro Parolin, “por sus sabios consejos y porque representa el vinculo con Roma”; mientras que al Cardenal Urosa lo consideró como “un padre, maestro, pastor y amigo”.

“Deseo estar cercano a todos sin excluir a nadie; estaré a tiempo y a destiempo para asumir con creatividad las actividades de esta Iglesia arquidiocesana”, expresó. Sostuvo en su intervención que venía a Caracas “a trabajar siempre por la unidad y por la reconciliación. Tenemos que reconciliarnos como hermanos, allí está la clave de todo”.

Indicó que entre sus retos pastorales está el trabajo que cumplirá con la pastoral juvenil, y recordó la frase de Jesucristo de “remar mas adentro”, para “acercarles más a Dios”.

También recordó los 103 años de consagración de Venezuela al Santísimo Sacramento y agradeció profundamente ser un pastor que puede hacer posible la presencia de Jesús Pan de Vida, ya que como sacerdote, es un servidor de la Iglesia.

Luego de recorrer los pasillos del la Catedral Metropolitana de Caracas, saludando y bendiciendo, Monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, se confundió con la feligresía que lo esperaba para recibirlo y felicitarle en sus nuevas responsabilidades.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s