El Obispo de Gualeguaychú (Argentina), Mons. Jorge Eduardo Lozano, recordó que el sacramento del Bautismo imprime en todos los laicos la vocación a la santidad, pues no se trata de un llamado sólo para sacerdotes y religiosos.

“Consagrados a Dios por medio del Bautismo, los laicos son los hombres y mujeres que viven en el mundo, y por su trabajo, estudio, la vida familiar y social son germen de santidad y pueden construir la sociedad según la voluntad de Dios”, precisó el Prelado en su columna semanal en el diario Crónica.

En ese sentido, destacó que los cristianos están llamados a construir la sociedad según el designio de Dios, “cada uno en su trabajo, pero también sanando las relaciones sociales”.

Luego, tras citar el documento “Navega Mar Adentro” de la Conferencia Episcopal Argentina, resaltó la importancia de la promoción de la dignidad de la persona humana, desde su concepción hasta la muerte natural.

Asimismo, afirmando que son los laicos a quienes les corresponde velar por la vida política, resaltó que mediante ella es posible “ordenar la sociedad para alcanzar el bien común y promover la justicia social”.

Finalmente, Mons. Lozano agradeció a los laicos con vocación de construir una sociedad más justa e invitó a reflexionar sobre la misión de cada uno. “Todos tenemos vocación, porque Dios nos llama, nadie queda afuera de su corazón, es bueno preguntarnos ¿qué lugar pensó Dios para mí en este mundo y cuál es mi misión?”, concluyó.

Aci/EWTN

Anuncios